Sociales

Autora e intérprete de Relincho

Carmen Meinhof: “No hay nada ofensivo en lo que hago”

22|07|18 11:53 hs.

Carmen Meinhof es española. Llegó a nuestra ciudad la semana pasada, cambiando el verano europeo por el crudo invierno tresarroyense. Sin embargo no se queja; “me han recibido con mucha calidez”, afirma. Estudió coreografía y danzas contemporáneas en el Conservatorio Superior de Valencia, donde conoció a la tresarroyense Natalia D´Annunzio, también bailarina. 


“Después me mudé a Berlín donde estuve estudiando Butoh, que es una danza contemporánea japonesa, y Bharatanatyam, que es una danza clásica india”. Allí en Berlín, gestó “Relincho”, la obra que cerrará el Festival Latinoamericano de Teatro esta noche a las 20 en el Teatro Municipal. “El texto de la obra es mío, yo la interpreto y la codirigí con Valeria Germain”, explica Carmen.

La obra 
“El punto de partida de ‘Relincho’ es la historia de mi abuela paterna, que quedó embarazada sin estar casada en la década del ´50 en una pequeña aldea de España, con todo lo que eso implicaba. A ella su padre le cortó la trenza del pelo como un escarnio, como un estigma. Fue tachada de ser una prostituta, más allá de haberse casado con el padre de su hijo”. 

Si bien la historia es fuerte, eran años de posguerra en España y lo que le sucedió a la abuela de Carmen era moneda corriente. “Curiosamente ella nunca asumió lo que le había pasado, ni siquiera siendo una anciana. Controlaba las fechas para que el casamiento sea anterior a su embarazo. A mí siempre me llamó la atención eso, me parecía lógico que en los ´50 hubiera actuado así, pero me llamaba mucho la atención que a los ‘90 continuara con esa postura”, recuerda. 


“Relincho” se podrá observar hoy a las 19.30 en el Teatro Municipal


“Luego ella tiene un final trágico y partir de ahí es que comienza mi reflexión –indica-. La idea de ‘Relincho’ es intentar comparar el mundo como era para las mujeres en esa época y cómo fue para mí, y cómo lo es actualmente”. 

“Relincho” tiene escenas de desnudo y se aconseja que asistan mayores de 16 años. Consultada sobre si lo que vamos a ver esta noche es una obra con contenido fuerte, Carmen afirma que “en realidad la gente suele pensar que lo más fuerte de mi obra es el desnudo, pero yo no diría que ése sea el motivo por el que sea para mayores de 16 años, creo que es por la temática. Porque en el fondo es una comedia. Es una obra bastante divertida, pero sí, tiene momentos chocantes. Hay una especie de recorrido, de la oscuridad a la luz, y al final termina de forma reconfortante, pero empieza en las sombras”.  

Con el corazón 
Conoció a Mauro Molina (el director del Festival) en Berlín, y a Natalia D´Annunzio, otra de las gestoras, ya la conocía de Valencia. Uno de los interrogantes que surge al hablar del CLT es cómo logran que fluya, teniendo en cuenta la lejanía entre sus integrantes. Al respecto valora que “ellos tienen verdadera pasión por lo que hacen. Y le dedican esfuerzo, corazón. No como esa idea del artista alejado de la gente, sino todo lo contrario. ´Somos artistas y por eso estamos con la gente´. Creo que el Festival puede hacer mucho para que la gente se interiorice con el teatro, que naturalicen. Que año a año se repita va a generar que la gente espere cada año que llegue la fecha del Festival”. 

Justo en un momento en que en Argentina se debaten temas como el aborto y el matrimonio igualitario. “Yo creo que es un momento global. Sigo los acontecimientos en Argentina, sé que es un momento especial, de crecimiento en la sociedad. ¿Cómo puede ser que algo que es biológico, como el hecho de reproducirse o de mantener relaciones sexuales pueda ser una amenaza para la moral? Es algo muy falso, absurdo. Esa es un poco la reflexión de la obra. Lo que Valeria y yo tuvimos claro desde un principio es que queríamos llevar un mensaje sin que sea tan explícito, sin que la gente se diera cuenta. Utilizando el humor para que la gente esté un poco indefensa hasta el final, que es el momento en que todo encaja. La idea es que llegue el mensaje sin que la gente se cierre antes”. 

Expectativas 
Se acerca la fecha de su momento, el cierre del Festival, pero Carmen lo toma con tranquilidad. “No estoy nerviosa, porque lo que hago lo hago desde el amor, y creo que nadie debe sentirse ofendido, porque no hay nada ofensivo en lo que hago. Te puede gustar más o menos, pero no se van a sentir ofendidos”. 

Cuando se refiere a que no hay nada ofensivo en su obra, habla del desnudo y la reflexión que busca generar en su público. “Se trata sobre la situación de las mujeres en el mundo del arte, y el espacio que se les ha reservado en el mundo del arte históricamente es cuando están desnudas. No es una reivindicación escandalosa, o que tenga algo que ver con lo sexual. Sino que es una reflexión sobre qué espacio ocupa la mujer en el mundo del arte, y también por el hecho de que somos animales, y los animales no llevan ropa, ¿no?”, concluye.