116 años junto a cada tresarroyense

ST 31. 3°
Despejado

La Ciudad

Palacio-Torre

El ABC late

15|07|18 09:56 hs.

Con la firme intención de recuperar y valorizar una esquina llena de historia y tradición, los hermanos Pablo y Gabriel Quantín, a través del arquitecto Julio Castro, buscan jerarquizar una emblemática esquina de la ciudad. 


Se trata de la intersección de Maipú y 25 de Mayo, donde durante 76 años -hasta 1992- funcionó Grandes Almacenes El ABC, una empresa tresarroyense que en sus años dorados se convirtió en una de las más importantes de la provincia. 

Tras el quiebre de la firma, el edificio, declarado como Patrimonio Histórico, experimentó un proceso de deterioro que resultó más que evidente para cualquier vecino que por allí transitara. 

Sin embargo, desde julio de 2017, esa zona comenzó a mostrar otro aspecto, el cual pone de relieve que El ABC todavía late y está más vivo que nunca. Sin embargo, el optimismo de los inversores no tiene techo y consideran que lo mejor está por venir. Eso es partir de un ambicioso proyecto denominado Palacio-Torre ABC que los hermanos Quantín impulsan con el único propósito de recuperar y revalorizar el Patrimonio Histórico. 


La obra está en ejecución desde julio de 2017 y se espera que esté lista para mediados del próximo año


El proyecto ABC consta de construir dos edificios perfectamente diferenciados donde habrá 76 viviendas en total. Uno, el edificio de los ex grandes almacenes El ABC, al cual se le va a realizar una recuperación y puesta en valor integral en su fachada y patio interno. 

Con un único confort y una moderna tecnología, ese edificio contará con seis departamentos por planta -12 en total-, dos de los cuales serán de una habitación y diez de dos habitaciones, aunque con superficies más que espaciosas. La Torre, por su parte, será un edificio de moderna construcción, con 13 plantas de viviendas, donde se distribuirán 64 departamentos con distintas ofertas que buscarán satisfacer todo tipo de demanda habitacional. 

“El proyecto se define por sí solo, pero si tuviera que utilizar un adjetivo ese sería ‘ambicioso’”


Habrá unidades de uno, dos y tres dormitorios, siempre con amplias dimensiones y comodidades. En ambos edificios las unidades se entregarán completamente equipadas. Tendrán piso radiante, aire acondicionado frio/calor con sistema Multisplit, aluminio exterior con vidrio DVH, baños revestidos de mármol travertino turco, cocinas y toilettes con porcelanato de primera calidad, artefactos Roca, griferías FV de alta prestación, entre otras prestaciones de alta calidad.

Si bien habrá dos edificios diferenciados, los mismos estarán unidos por un basamento, el cual se convertirá en una especie de paseo comercial.


Gabriel Quantín, Luis Guzmán, Pablo Quantín, Federico Santinón y el arquitecto Julio Castro


La mente 
LA VOZ DEL PUEBLO se metió en el corazón de la obra y pudo observar cómo avanza la ejecución del proyecto que finalizará, según lo previsto, en julio de 2019. El arquitecto español Julio Castro es el responsable de la puesta en valor del edificio. Y en diálogo con este diario, el profesional abordó los aspectos más sobresalientes en torno a una idea que, sin dudas, le cambiará la fisonomía al centro de Tres Arroyos.   

- ¿Hace cuánto tiempo que es arquitecto? 
-Ya pasó bastante tiempo. Desde hace 23 años que ejerzo la profesión 

- Como arquitecto, ¿Cómo podría definir el proyecto a su cargo? ¿Cuál cree que es la principal fortaleza del proyecto? 
-El proyecto se define por sí solo, pero si tuviera que utilizar un adjetivo ese sería “ambicioso”. Y no planteado bajo el concepto económico sino porque suma una serie de características excepcionales. Primero la recuperación de un edificio que es Patrimonio Histórico para la ciudad, sumado a levantar a su lado una Torre, que hoy es el edificio más alto de la ciudad, con características distintas, modernas y muy funcionales pero conformando un conjunto integrado. Que visualmente impacte. A su vez, la dinamización que dicho conjunto crea en la zona de implantación hace que tenga más vida y que sirva a la ciudad de crecimiento de su centro neurálgico. 



- ¿Qué lo motivó a aceptar la propuesta de ser el líder de la ejecución del proyecto? 
- Para todo profesional, cualquier proyecto que caiga en sus manos se convierte en un desafío y este aún más por sus características. El tomar un edificio como EL ABC y hacer una recuperación integral de sus fachadas y mansardas, plantear una transición por su fachada interna hacia el pulmón verde y finalizar con una torre de 14 plantas con características modernas lo hace atractivo y más aún cuando después de conocer la historia del propio edificio y de lo que en su día significó para la ciudad. 

- Cuando se hizo cargo del desafío, ¿Qué aspecto tuvo que tener en cuenta y que no había considerado en anteriores proyectos? 
-Los desafíos para preservar el patrimonio histórico son muchos. El patrimonio es un conjunto de bienes tangibles o intangibles que una persona o sociedad posee. El primer desafío para un profesional se sitúa desde un principio ante el inversor ya que el patrimonio requiere una gestión que esté siempre dirigida a resguardarlo de intereses particulares, que inevitablemente tienden a ponerlo en riesgo



Y esta fue la principal razón por la que decidí tomar la responsabilidad del proyecto, ya que me encontré con dos personas, los propietarios de la Inversión (Pablo y Gabriel Quantín), que desde el primer momento se mantenían firme en la preservación de la identidad histórica y la memoria del edificio El ABC, y un concepto claro; preservar dicha memoria e identidad no implica convertirlo en “museo urbano”, sino dinamizarlo y derivar las acciones en los usos futuros y posibles del Edificio.  

“Para todo profesional, cualquier proyecto que caiga en sus manos se convierte en un desafío y este aún más por sus características”


- ¿Qué materiales e insumos se utilizan? ¿Hay alguno que sea novedoso? 
- La arquitectura a nivel internacional esté llena de novedades, pero centrándonos en el contexto de la propia ciudad el uso de Torre Grúa como medio de elevación, los sistemas de enconfrados y el proceso de refuerzo del palacio son sin duda algo sorprendente para los procesos habituales en la construcción de edificios por esta zona. 

Con respecto a las terminaciones de los departamentos, todos los materiales son de primera calidad: mármoles para baños, mesadas de granito importadas, griferías de alta tecnología, calefacción por piso radiante con calderas individuales, aire acondicionado con sistemas miltusplit, ascensores importados, madera laminada en los pisos, porcelanatos técnicos, presurización centralizada en la instalación de agua corriente y presurización de escaleras de incendio, etc. 



- ¿Es la primera experiencia de este tipo que encabeza?
- Durante gran parte de mi carrera he estado ligado a este tipo de trabajos. Uno de los últimos en los que estuve implicado en mi ciudad y al cual le tengo mucho cariño es La Antigua Audiencia de Sevilla, que fue construida en 1595 y hoy es Patrimonio Nacional y sede de una Fundación y el edificio contiguo que en su día fue la “Cárcel Real” donde mantenían a los presos que anterior y posteriormente pasaban por la Audiencia y donde cuenta la leyenda que comenzó a escribir Miguel de Cervantes, “El Quijote”. 

- ¿Tiene conocimiento de otros proyectos similares en el país a través del cual se busca recuperar un patrimonio histórico del lugar? 
- Por suerte se ha ido teniendo conciencia de la recuperación histórica en La Argentina y ya no se hacen demoliciones de edificios con cierto grado de relevancia Histórica. Cada vez son más las recuperaciones y las protecciones que se hacen al respecto. 

- ¿Cuál fue hasta el momento el principal obstáculo que tuvieron? ¿Lograron superarlo? ¿Cómo? 
-Todo el proyecto está muy bien estudiado y las situaciones que pueden resultar conflictivas tratamos de evaluarlas con anticipación a que nos ocurra. Eso hace que dichos obstáculos no aparezcan o si surge alguno no sea de gran relevancia. Sí nos encontramos, una vez iniciada la obra, con que el edificio histórico, el Palacio, no estaba en tan buenas condiciones como se creía, pero se rehizo un estudio completo de su estructura mientras avanzábamos con la Torre, lo que no hizo demorarnos.  



- ¿Cuál considera que será la clave para el éxito del proyecto? 
- La clave del éxito del proyecto ya está dada. La suma de profesionales capacitados, la calidad en la construcción del edificio, los materiales de primera calidad, la tecnología que se está utilizando y con la que contará una vez finalizado, la variedad de superficies en los departamentos para llegar a la máxima demanda y necesidades posibles. 

El proyecto ya es un éxito en sí mismo. Solo nos queda compartir dicho éxito con las familias que quieran formar parte del mismo y lo descubran por sí mismas. Es un proyecto muy deseable y será sorprendente una vez finalizado. 

- En un contexto en el que la modernidad y los avances avanzan a pasos agigantados, ¿Cómo se hace para mantener el equilibrio a la hora de recuperar y darle valor a un edificio histórico de una ciudad como Tres Arroyos? 
-Precisamente, dichos avances son los que facilitan enormemente la recuperación y puesta en valor del patrimonio porque ofrecen soluciones y velocidades que utilizando sistemas tradicionales o utilizados en su época de construcción harían que dicha recuperación fuese mucho más dificultosa y lenta. 

- ¿Cuándo se empezó con la obra y para cuando se estima su finalización? ¿En qué porcentaje de avance está hoy en día? 
- Se inició el 13 de julio de 2017 y su fecha de finalización está prevista para julio de 2019. Hoy estamos con el 60 por ciento del proyecto ejecutado.  

- ¿Los plazos de obra están siendo como los que se planificaron originalmente? 
- Todos los plazos de obra y por todo concepto se están respetando a día de hoy. En la presentación, que se realizó en octubre de 2016, se dio como fecha de comienzo de obra en febrero de 2017 pero en el camino sumamos la compra de un nuevo predio adyacente para convertir la “semitorre” prevista inicialmente en una torre completa, lo que no consideramos un atraso sino que en los cuatro meses posteriores se trabajó a contrarreloj para rehacer un proyecto completo e iniciar la obra de inmediato. De hecho, el 13 de julio se cumplió un año exacto desde que entró la primera máquina para comenzar a realizar la excavación del predio. 

“Solo nos queda compartir dicho éxito con las familias que quieran formar parte del mismo y lo descubran por sí mismas”


- ¿Cuánto costará la obra al finalizar? 
- Sin dudas, es un proyecto muy ambicioso, como ya hemos dicho. Por suerte el costo de esta obra es directamente proporcional con el resultado, cosa que no siempre ocurre, ya que no solo va a tener unos materiales y terminaciones de primera calidad, con la involucración de empresas de primer nivel en todos los sectores (Otis, BGH, Samsung, Roca, FV, ILVA, etc.), sino que en su proceso constructivo estamos contando ingeniería de primer nivel en cálculos de estructura, sistemas de encofrados alemanes y medios de elevación españoles (Grúa Torre). El precio final de cada unidad a la venta tiene plena justificación por su calidad. 

- ¿Cuántas personas trabajan en el proyecto? ¿Se tiene pensado seguir sumando personal? 
- A día de hoy hay 135 personas trabajando directamente en el proyecto. En un par de meses más podríamos a tener un pico de casi 180 personas. 

- ¿Cómo se compone su equipo de trabajo y cómo lo define? 
- Tenemos un equipo de trabajo muy diverso, joven y muy experimentado al que hemos sumado profesionales que se están iniciando en estas lides y a los que auguro un gran futuro. Esto en el plano técnico pero a su vez contamos con empresas de primerísimo nivel, las cuales fueron traídas desde distintos puntos del país, con gran experiencia en este tipo de proyecto para poder realizar la obra. Sinceramente, gratamente sorprendido y agradecido por todo lo que a su vez siguen enseñando estos profesionales. 



- ¿Por qué son dos edificios? 
- El proyecto comienza, como hemos dicho, con la recuperación y puesta en valor del Edificio EL ABC, pero el predio reunía condiciones y dimensiones como para hacer algo más. Podría haberse realizado una continuidad en todo el predio con la misma identidad del edificio existente, es decir, copiando lo que ya existía, pero la idea siempre fue preservar la historia. De ahí que se hiciera una propuesta de recuperación y que siguiera manteniendo su identidad, sin nada a su alrededor que compitiera y hacer más atractivo el proyecto yéndonos al extremo opuesto, una Torre Moderna. 

Se concibe así en el inicio, pero el proyecto tenía una situación inconclusa: el predio tenía su división medianera en el eje del portón sobre calle Maipú, así que se adquirió la parcela faltante hasta el final del muro que corre sobre Maipú y se rehizo el proyecto completo, que es el que hoy estamos materializando: una torre completa, con vista a todos los puntos cardinales. Todas las plantas tienen balcones y ventanas a las cuatro caras de dicha Torre. 

- ¿Qué significa para Tres Arroyos la puesta en valor de este edificio? 
-La respuesta que he encontrado en la gente es muy positiva. Gente que trabajó allí, que paseaba por allí, que compraba…Las personas lo tienen metido en su memoria y no hay nada más importante que recuperar la memoria y no olvidar lo que fuiste.