Policiales

Otras nueve personas

Caso Margiotta: la Fiscalía pidió que declaren nuevos testigos

05|07|18 11:13 hs.

Durante la audiencia preliminar del nuevo juicio oral por el crimen de Federico Margiotta, ocurrido hace 16 años en Coronel Pringles, el fiscal Rodolfo De Lucía pidió a los jueces del Tribunal en lo Criminal Nº 3 la incorporación de nueve testigos que hasta el momento no habían declarado en el proceso. 


Los abogados Rubén Diskin y Sebastián Martínez, quienes asesoran a los imputados Jorge Fabrizio y Pedro Martínez respectivamente, se opusieron a la solicitud del representante del Ministerio Público. 

Martínez, en tanto, ofreció como testigos a Federico Striebeck, ex juez de Paz de aquella ciudad, y a Néstor Larrouy, secretario de ese juzgado. 

El doctor De Lucia también requirió a los magistrados Ricardo Gutiérrez, Eduardo D´Empaire y Hugo De Rosa, sumar al expediente "prueba documental" consistente en dos Investigaciones Penales Preparatorias (IPP). Una de esas causas tiene como acusada de falso testimonio a Natalia Gorordo y la otra se originó por una "denuncia contra Fabrizio", según afirmó. 

El titular de la UFIJ Nº 20 propuso que el nuevo debate se extienda como máximo 8 días, y los defensores consideraron que el juicio se puede desarrollar en un lapso menor. 

Por su parte, los abogados Héctor y Matías Bertoncello, quienes representan a la familia Margiotta, adhirieron a los planteos del fiscal. En la sala de audiencias del quinto piso de Tribunales estuvieron presentes Eva Molina y Donato Margiotta, padres del chico fallecido, así como la hermana de la víctima. 

"La causa de mi hijo quedó en las manos de Dios; espero que los jueces crean en él y hagan justicia. Si esta vez se hace justicia, el pueblo de Coronel Pringles va a descubrir lo que está pasando", dijo Molina.

"Porque las fiestas y los abusos (a menores) continúan, pero nadie quiere decir nada. Quiero que la gente se despierte y no tenga miedo de denunciar estos casos. Las amenazas no me afectan; hasta me llegaron a decir que me vaya de Pringles. Pero no me voy a ir porque tengo a mi hijo ahí y no lo voy a dejar solito", finalizó la mamá del menor asesinado en 2002. (lanueva.com)