La Ciudad

Un móvil de Vittal

Una abuela esperó cuatro horas a la ambulancia

30|06|18 10:37 hs.

Una abuela que reside en una pensión de nuestra ciudad tuvo que esperar cuatro horas para que la ambulancia del Hospital Pirovano la fuera a buscar y la trasladara para su atención al nosocomio. Sin embargo, aunque se hicieron presentes, a la señora la llevó al centro de salud el servicio de Policoop. 


El jueves cerca de las 14 horas el médico clínico particular de la abuela llegó a la pensión en la que se encuentra viviendo por cuestiones de salud. Allí constató que la anciana estaba con complicaciones cardíacas, alta presión y otros síntomas por los que se encontraba descompensada. Inmediatamente escribió la orden de internación y les pidió a las cuidadoras de la pensión que llamaran a la guardia del Hospital para que la trasladen inmediatamente a la clínica Hispano Argentina. 

Pero el tiempo fue un poco más largo, la inmediatez pasó a convertirse en cuatro horas de espera. Cuando una de las responsables del lugar donde reside la abuela llamó a la guardia y explicó los motivos por los que solicitaba que la ambulancia del hospital la fuera a buscar, además de leer la orden emitida por el médico particular de la abuela, le dijeron que debía llamar a Vittal porque ellos no hacían traslados de jubilados o pensionados de PAMI. Cuando la cuidadora se comunica con el Servicio Vittal, le pidieron que llame a PAMI. 

En esa repartición informaron que no podían aceptar la orden del médico de la señora porque no es el que le corresponde a ella por su obra social. Mientras tanto el profesional de la salud se impacientaba dada la urgencia del cuadro que presentaba la señora mayor, por lo que decidió llamar al director del Hospital Pirovano, Javier Pizarro. 

En esta primera comunicación el profesional le explicó al funcionario la situación y le pidió que la ambulancia del nosocomio traslade a la mujer para su atención. Como siguió pasando el tiempo y los llamados se cruzaban, del Hospital a Vittal, de Vittal al PAMI, del PAMI de nuevo al Hospital, pero la respuesta era siempre la misma, nadie podía por diferentes cuestiones ya sean burocráticas o caprichosas, como en otros casos que también se han denunciado en estas páginas.

Cerca de las 18 horas mientras la ambulancia de Policoop se llevaba a la señora para que reciba atención hospitalaria, arribó la del hospital , cuatro horas después.


El traslado 
Por segunda vez y ya cerca de las 17.30 horas el doctor que atendió en la pensión a la abuela reitera el llamado al director del Centro de Salud, Javier Pizarro y le pidió que actúe y le dijo que necesitaba que la ambulancia brinde el servicio para ingresar a la abuela en la guardia y atenderla.  
Para esta hora la dueña de la pensión había tomado la decisión de convocar al servicio de Policoop que asistió y fue quien finalmente trasladó a la señora a la clínica privada, a pesar que pagan por Vittal. Mientras esta ambulancia se retiraba con la abuela, llegaba la del nosocomio local. Ya eran las 18 horas, cuatro horas después del primer llamado. 

Cuando los encargados de la misma se bajaron y hablaron con las cuidadoras de la pensión dijeron que habían recibido un rato antes la orden para ir a buscar a la mujer. Una vez más el llamado a la guardia del Hospital para solicitar el traslado de una abuela, no fue resuelto de manera inmediata por la salud pública. Una vez más, Vittal tampoco quiso hacerlo y PAMI se excusó en el sistema.