116 años junto a cada tresarroyense

ST 17. 2°
Lluvia ligera

La Ciudad

DIA DEL PERIODISTA

“Es un amor insustituible”

07|06|18 09:54 hs.

El periodista y escritor español Juan Cruz Ruiz, adjunto a la dirección del diario El País, describe con tales palabras su relación con el diario. Definiciones de un hombre que se siente feliz en una redacción, aunque a veces –admite- se enfada con el periódico


 - “Aprendí una cosa acerca de las entrevistas. No preparar preguntas, sino asuntos, porque eso te permite buscar un ritmo personal de conversación. Un periodista no conversa, pregunta, pero sí lo hace a partir de asuntos tiene el campo más abierto”

 - “Cuando me pongo a escribir cualquier texto, escucho mientras voy escribiendo y sé que hay dos partes en lo que escuchas. Una que te enorgullece y otra que te amenaza; muchas veces estás escribiendo y te gustas, pero a lo mejor no es el momento feliz del artículo. Tienes que tener en cuenta algo que decía Juan Carlos Onetti sobre los periodistas que escribimos y hablamos: deberíamos tener una tercera mano que es la que te dice ‘oye esto que estás diciendo no está bien’. Y la mano te golpea y te saca de ahí”

 - “Creo que de los defectos humanos, la prepotencia es el peor. El orgullo de creer que tú puedes decir de los otros lo que no admitirías nunca que se dijera de ti. Tendría que haber una cuarta mano para eso”

 - “Si un texto no se lee bien, algún elemento le falla”

- “Creo que los egos perdonables son los egos de los escritores. Porque el hombre o la mujer está solo, ante su mesa de trabajo, y no reciben otro imput a su escritura que la que al final un escritor, un amigo, alguien profesional le dice. Lleva tanto tiempo dándole a la escritura, llega alguien y le hace una observación: ‘este capítulo...’. Pero el ego de un periodista debiera estar penado con parte del sueldo. Como es esto que no puede venir otro colega…( a opinar o corregir)”

 - “En España tuvimos, en El País, dos periodistas que se enfadaron con el director del periódico porque les cambió un titular. El director consideró que era mejor. Lo paradójico es que la noticia de que eso ocurrió apareció en el New York Times, donde nadie, ningún periodista pone su titular, lo que hace es situar algunas palabras que puedan indicar por donde puede ir el titular. Lo que a veces se estima como libertad de expresión, debería llamarse libertad de queja del periodista. El oficio es así” 

 - “Ernest Hemingway, uno de los grandes escritores de la historia, mandaba sus escritos sin títulos” 

 - “Nos hemos acostumbrado en el periodismo actual, contaminado por la ventolera de las redes sociales y los sitios digitales, a que nuestras opiniones son sagradas. Hemos invertido los términos, la información es sagrada. La opinión la puede tener cualquiera” 

 - “Los periódicos nos hemos dejado contaminar por esa avidez apresurada de la opinión, del punto de vista” 

 - “Un periodista tiene que dar la información para que el lector se forme un punto de vista. No estamos para adoctrinar a la gente” 

 - “Para mí la redacción es el sitio donde yo quise estar. Es como cuando persigues un amor. El periodismo para mí es un amor insustituible. A veces me enfado con el periódico, es como mi hija, con quien también me enfado, pero no se lo digo muy alto” 

 - “En El País tenemos ‘fe de errores’. Muchos periodistas hacen lo posible porque no se publiquen. Pero yo creo que una de las cosas que tenemos que decirle a los ciudadanos es que nos equivocamos” Las frases corresponden a una entrevista realizada en el canal La Nación+, en el ciclo “Conversaciones”