116 años junto a cada tresarroyense

ST 15. 9°
Escasa nubosidad

Carta de Lectores

.

“Cuando todos están equivocados…”

02|06|18 10:27 hs.

Señora directora: 


La sesión del Concejo Deliberante local en ocasión de la rendición de cuentas ha dejado sin dudas algunas circunstancias que vale la pena comentar. 

En primer lugar, si bien hace muchos años que no se producían rechazos a la presentación del Ejecutivo, es oportuno señalar que también durante años, la oposición no prestó conformidad, aunque la mayoría automática del vecinalismo simplificaba las cosas para que la rendición saliera aprobada. La población de Tres Arroyos decidió, por las razones que cada uno quiera analizar, que esa mayoría automática debía terminar. Saludable decisión en lo que a mí respecta. 

La primera curiosidad que observé es que la bancada oficialista, que históricamente criticó a la oposición de tener ante las rendiciones, una mirada política y no meramente técnica, este año imploraba que la cosa fuera al revés. Cosas veredes Sancho…

La rendición de cuentas de un gobierno siempre tiene dos aristas: la técnica que nos dice si todos los asientos contables reflejan exactamente lo actuado, pero también y muy importante, si los gastos realizados se condicen con la capacidad de los ingresos. Esta regla no tiene aristas de significado ideológico. Todos sabemos que gastar más de lo que dan los recursos ya sea en el orden familiar, empresarial privado o del sector público, a la corta o a la larga termina mal. Pero también en una rendición de cuentas hay que tener una mirada política orientada a observar las disposiciones de política económica decidida por quien administra: en síntesis, hacia donde van destinados los fondos de libre disponibilidad. O en otras palabras, una relación entre la orientación a satisfacer las necesidades de la población y la escasez de los recursos. Prioridades que le dicen.

No queda ya ninguna duda de que la actual administración municipal comandada por el intendente Sánchez y su alter ego jefe de Gabinete han tenido déficits presupuestarios constantes y crecientes, financiados principalmente con una deuda comercial también constantemente creciente en forma equivalente. Esto es, en castellano simple que los proveedores del municipio han venido financiando los desajustes presupuestarios municipales. Obviamente que nadie financia sin costo. Hay una regla fija que dice: no pagarás pero caro lo llevarás…

En definitiva, si miramos desapasionadamente los hechos, poco ha cambiado en el municipio local. Las posturas han sido siempre las mismas. Los déficits crecientes también. Lo que sí cambió fue la composición numérica de oficialismo y oposición, algo que los primeros una vez más, y posiblemente por la habitual soberbia que los ha caracterizado, no tomaron debida nota de la decisión popular en las últimas elecciones. 

hizo suyas las palabras del Presidente Macri, cuando se quejó que existieran elecciones cada dos años (sólo faltó decir que las urnas deben estar bien guardadas como alguna vez manifestó Leopoldo Galtieri) y planteó que alguien le ordenó a la oposición que votara en contra (¿?). ¿Un peronista le ordenó a Cambiemos? ¿Un Pro-Cambiemos le ordenó a los peronistas?. Esto me trae a la memoria un dicho del General Mitre al General Julio A. Roca cuando este último se negaba a reconocer la nueva realidad popular: “Cuando todos están equivocados, es porque todos tiene razón”. 

Mario L. Pola