116 años junto a cada tresarroyense

ST 12. 8°
Despejado

La Ciudad

Analizan crear uno en nuestra ciudad

Cómo funciona un Banco de Leche

30|05|18 09:26 hs.

Ana Tabuenca, neonatóloga MP 112.526, es la jefa del Banco de Leche que se encuentra en el Hospital Interzonal General de Agudos General San Martín de La Plata dentro del Servicio de Neonatología. 


Ante la propuesta de creación de un Banco de Leche en el Hospital Pirovano de nuestra ciudad realizada por el concejal Matías Fhurer del bloque 1 País-Frente Renovador, LA VOZ DEL PUEBLO entrevistó a quien lleva adelante el primer servicio del país en recolectar, pasteurizar y distribuir leche humana. 

El Banco de Leche se inauguró el 15 de mayo de 2007 y fue el primero del país. La idea la trajo de Estados Unidos la técnica en nutrición Gabriela San Toro. Ella fue quien habló con el doctor Gustavo Sager -que se dedicaba a la lactancia en la maternidad del Hospital San Martín- para poder implementarlo. 

Fue justamente San Toro la que hizo los trámites en las Cámaras de Diputados y de Senadores hasta que lograron dar forma al proyecto y lo pusieron en marcha a cargo del doctor Sager y de la licenciada en enfermería Benita Toledo Infante. 

A los pocos meses convocaron a Ana Tabuenca -que por ese entonces estaba en el servicio de neonatología del San Martín- quien está en el Banco de Leche desde su creación. En Argentina hoy hay seis Bancos de Leche, en Brasil, por ejemplo, hay más de 200.

Funcionamiento 
El Banco de Leche no sólo recibe la leche, pasteuriza, analiza y distribuye, sino que propicia la lactancia a nivel público y privado. Se atiende en un consultorio a tal fin y en el lugar hay un área en la que se recibe la leche. Se ayuda a las mamás internadas en conjunto en lo que tiene que ver con la lactancia, a las mamás que tienen bebes internados en neo -se las orienta y ayuda con cualquier inconveniente que tengan-, a las embarazadas en el curso de preparto -para que tengan muy buena lactancia-, también en otros hospitales o en jornadas y congresos en cualquier parte del país para que todos tengan una lactancia exitosa. 

La mamá puede extraerse leche en el domicilio -donante externa- o en el lactario del Hospital San Martín. En el lugar hay saca leches eléctricos y la mamá para hacerlo debe atarse el pelo primero, lavarse las manos con agua con un desinfectante, los pechos con agua sola, descartar las primeras gotitas, hacerse un masaje en el pecho para que la leche comience a fluir. 

Luego la leche se pone en un frasquito estéril -puede ser de vidrio o de plástico, no los de mermelada- los de urocultivo que tienen la PP y el número 5 y el triángulo de reciclable o envases para poner leche humana. Las bolsitas no se recomiendan porque no tiene un cierre hermético. 

Cuando una mamá dona leche, las extracciones las guardan en envases diferentes y si el bebé es más grande puede juntar en el mismo frasco dos o tres extracciones. La leche sale de nuestro cuerpo a 37 grados, hay que ponerla luego en el recipiente a enfriarse más rápido antes de guardarla en el congelador o en el freezer para que no se reproduzcan las bacterias malas que se puedan encontrar. Siempre hay que trasportarlas guardando la cadena de frío o en cajitas especiales o con refrigerantes.  


La doctora Tabuenca (la segunda de la derecha) junto a su equipo de trabajo, entre la que se encuentra la tresarroyense Alejandra Pereyra (hincada)


A domicilio 
El Banco de Leche de La Plata además presta el servicio de pasar a retirar la leche a domicilio. Lo hacen con la camioneta del SAME dos veces por semana, los martes en La Plata y los jueves alrededor de La Plata. 

Las mamás que viven más lejos, de Coronel Suárez, Tres Arroyos, Chascomús, buscan centros comprometidos con la lactancia que según explicó la neonatóloga Tabuenca “son nuestras referencias”. 

Cuando llega la leche se observa que los frascos estén en óptimas condiciones, se las clasifica desde la más vieja según fecha de extracción hasta la más nueva. Se descongela a baño María en una cuba térmica y se hace el ácidosnortic de la lactosa, una medición del ácido láctico, luego se pasa a biberones especiales que soportan el choque térmico de la pasteurizadora, que es una máquina que hace el proceso de pasteurizar hasta siete litros por vez. 

Una vez que ocurre este proceso un bacteriólogo toma muestras y se deja la leche 48 horas, sólo después de la cuarentena se determina si esa leche se puede distribuirse o no. “Los bebes que consumen la leche prioritariamente son los de nuestro hospital -explica la neonatóloga a cargo del Banco de Leche platense- pero en casos especiales se distribuye para bebés abandonados por las mamás, o que estén en orfanatorios o bebés con HIV para que al comienzo de su vida tengan defensas”. 

Las donantes deben ser no fumadoras, no deben ingerir grandes cantidades de alcohol ni estar sometidas a tratamientos con anticonceptivos o medicamentos. 

Tres Arroyos: el Centro de Recolección, una opción
Tres Arroyos podría tener un Centro de Recolección y enviar una vez al mes al Banco de Leche de La Plata lo que se juntó. “De ese modo si necesitan en su ciudad leche pasteurizada se podría cambiar por leche cruda, para esto se necesita un freezer, un lactario, envases estériles y una persona responsable que pueda decir si la mamá es apta o no”, explicó Ana Tabuenca. 

En cuanto a la infraestructura que se requiere para tener un servicio como los seis que existen en el país, Tabuenca explicó que se requiere una máquina pasteurizadora, puede ser manual o automática que insume menos personal y es la adoptada en Argentina. 

Además, agregó que los bancos necesitan personal nombrado y específico porque hay que cumplimentar muchos pasos, también un bacteriólogo, nutricionistas, bioquímico. “Sería ideal que la Provincia nombre puericultoras, estoy luchando para eso porque son indispensables, no tienen vicios respecto a la lactancia que son conceptos errados y están preparadas para ello, por eso habría que nombrarlas en todos los hospitales”, destacó. 

Actualmente la tresarroyense Alejandra Pereyra se encuentra terminando su carrera de puericultura en el Banco de Leche de La Plata colaborando con todo su personal. Para tener un Banco de Leche en una ciudad como Tres Arroyos lo conveniente es que haya por lo menos 20 bebitos de promedio por día en neonatología, manifestó Ana. 

Y además se requiere mucho personal, aparatología e insumos. Pero destacó que mantener un Banco de Leche un año compensa el gasto de tener un bebito con enteritis en ese mismo tiempo.