116 años junto a cada tresarroyense

ST 15. 9°
Lluvia moderada

Carta de Lectores

Escribe Alicia Hurtado

Esperanzas

28|04|18 09:26 hs.

Señora directora: 


Esperanzas tenemos muchos, pero esperanzas casi al revés pues esperamos que no sean ciertas algunas noticias que rondan peligrosamente. 

Como el educativo es casi mi leit motiv, casi siempre mis esperanzas se relacionan con esta temática. 

¿Qué esperamos? 

Pues que no cierren escuelas artísticas ni centros de educación física. Tampoco escuelas rurales, a menos que no haya ni un alumno que quede sin atender. Tampoco los llamados FINES, a menos que ya nadie haya quedado sin la posibilidad de acceder al secundario, que no por ser obligatorio en los papeles resulta serlo en la práctica (según datos locales, cuatro de cada diez chicos que ingresan a las escuelas medias no terminan sus estudios). 

Tampoco las escuelas especiales, ya que si bien es cierto que la integración es imprescindible, nada prueba que su existencia conspire en contra de ella. Tampoco los institutos terciarios (los hay ya centenarios), porque si bien todos aspiramos a la mejor formación académica, nada nos asegura que una universidad pueda reemplazar a todo un entramado que ya está funcionando. 

¿Qué hay cosas para mejorar? Más vale. ¿Qué los maestros necesitamos mejores y mayores herramientas? Por supuesto. 

Pero no es anulando primero lo que ya está para apostar a lo que aún se encuentra solo en las mentes de unos pocos, como vamos a lograrlo. 

Los argentinos tenemos tristes y reiteradas experiencias de los desastres que conseguimos “gracias” a reformas inconsultas, aplicadas antes de que quienes deben aplicarlas estén preparados. 

Además, ¿a algún genio de estos pseudo iluminados se le pasó por su cabeza cuántos chicos y chicas encuentran contención dentro de centros de educación física por ejemplo?, ¿alguien piensa que cada hora de permanencia dentro de una escuela, instituto, centro de estudios o de formación profesional, es una hora menos de calle para muchos adolescentes? 

Una amiga me dijo, con gran criterio, que hay quienes baten el parche de la lucha contra las mafias, el narcotráfico y la inseguridad mientras intentan cerrar escuelas, sin ver, aparentemente, la evidente relación que existe entre estos temas. 

Estamos cansados de medidas inconsultas, de saltos al vacío, de reformas que nada reforman. Por eso esta es una nota de esperanza, de esperanza en que el buen criterio impere, que no se cierre un solo servicio que deje chicos en la calle, que realmente se consulte a quienes saben sobre el tema que son, por supuesto, los especialistas, pero también la gente de a pie, los alumnos, los docentes, los padres. 

Por favor, no puede ser tan difícil de entender, ¿o tan equivocados estamos los ciudadanos cuando votamos, que terminamos eligiendo siempre a nuestros verdugos? 

Alicia Hurtado