116 años junto a cada tresarroyense

ST 16. 1°
Escasa nubosidad

Carta de Lectores

Psicología

Cerrado por... ¡vacaciones!

31|12|17 10:26 hs.

Por Claudia Torres 


Ahí está, lo podemos distinguir... ya se puede sentir en el ambiente, el clima de a poco va cambiando, días más largos, calor, más gente en las calles disfrutando de las plazas... cada uno de nosotros también lo va percibiendo interiormente... cierto apuro por terminar con esas cosas pendientes, fin de ciclos electivos, cursadas, fin de actividades extraprogramáticas, entrega de trabajos... ¡¡¡Fin de Año!!!... y con él, cansancio y agotamiento de un año intenso, cargado de acontecimientos que nos han alegrado y otros no tanto. 

Quizás sea el momento oportuno para plantearnos ¿y si nos vamos de vacaciones? ¿Si nos tomamos ese merecido descanso que nos ayude a cargar "las pilas"? Ese suele ser el anhelo de muchos de nosotros, descansar y volver renovados, listos para seguir que nuestros trabajos y nuestra rutina diaria.

El término vacaciones, deriva del latín "vacans" y significa estar libre, desocupado, vacante... ¿pero sucede esto en esos días que nos tomamos para el descanso... realmente descansamos? 


Ahora bien... veamos qué beneficios pueden traer este periodo vacacional a nuestras vidas. El término vacaciones, deriva del latín "vacans" y significa estar libre, desocupado, vacante... ¿pero sucede esto en esos días que nos tomamos para el descanso... realmente descansamos? 

Es necesario tener en cuenta que el simple hecho de tener vacaciones no es por sí mismo reparador, sino que el descanso proviene del cambio de actividades y formas de pensar en comparación con la situación habitual. 

De este modo, no todo vale, si no que se debería tener presente algunos elementos que dificultan el verdadero disfrute del período vacacional. En este sentido, un problema común ante la presencia de vacaciones, especialmente si se trata de unas de corta duración, es la programación excesiva. 

Frecuentemente se tiende a hacer extensos listados de cosas que hacer o visitar. Vale la pena no perder de vista que cantidad no equivale a calidad, ya que saturar el tiempo disponible puede producir aún más estrés. Entendidas como recompensa por el esfuerzo realizado, las vacaciones resultan un elemento reforzador de la autoestima y el autoconcepto, además de prevenir la aparición de estrés y otros trastornos. 

Se trata de un período en el que se puedan hacer actividades que nos resulten placenteras y para las que normalmente no se tiene ocasión de realizar, dejando atrás temporalmente las responsabilidades asociadas al cargo o al rol que nos toca desempeñar. Cambiar la rutina ayuda a desconectar "el piloto automático", en la vorágine de nuestro quehacer cotidiano, tenemos la sensación que los días se pasan rápido, que casi todos se parecen entre sí, nos podemos sentir más autómatas como esas máquinas que imitan las acciones de los seres animados, que personas. Y es ahí donde surge la pregunta ¿Qué beneficios me puede aportar este periodo de descanso?

Sin lugar a dudas que uno de los beneficios que nos traen las vacaciones es la posibilidad de disfrutar de las personas que tenemos cerca, parejas, hijos, amistades. Nos permite generar experiencias, vivencias y sensaciones que de ser positivas nos acompañaran por el resto de nuestras vidas, seguramente tengamos algunos recuerdos más que gratos de esos momentos que pasamos con nuestros seres queridos. 

También nos permite pasar más tiempo con uno mismo, estar más relajado y fuera del contexto habitual te puede facilitar un diálogo interno, las vacaciones pueden ser una inyección de motivación. El periodo vacacional ayuda a relajarse, reparando el organismo de los daños provocados por el aumento de los niveles de estrés, que pueden ser producto de nuestra manera de vivir. 

Asimismo, un buen descanso produce un aumento notable de creatividad, pudiendo dar pie a la formación de nuevas estrategias e ideas que en un entorno estresante no surgirían. Esto es debido a que en los períodos de descanso el cerebro no está inactivo, sino que únicamente deja de centrarse en determinada estimulación, activándose muchas otras áreas de la psique que suelen dejarse de lado. 

En este sentido, el desbloqueo mental que produce la pausa de nuestras actividades provoca una mejora de la capacidad de juicio y decisión, posibilitando el análisis completo de la información disponible y la posterior toma de decisiones. Además de ello, el descanso produce un incremento de la productividad y la concentración, al disminuir el bloqueo intelectual y el enlentecimiento mental y físico propio de una situación continuada de estrés. 

 Una consideración más que debería tenerse en cuenta, para aquellos cuyas vacaciones se lleven a cabo en compañía de otros, es la recomendación de escoger las actividades a realizar de manera colaborativa. Esto refuerza el vínculo entre los sujetos, proporcionando además diferentes perspectivas que pueden ayudar a encontrar mejores opciones para todos. No perdamos de vista en aprovechar las vacaciones para practicar cualquier tipo de deporte, también lo veremos reflejado en beneficios psicológicos. 

Cualquier actividad física te ayudará a reducir los niveles de estrés y ansiedad, mejora la memoria y el funcionamiento intelectual, nos aporta mayor estabilidad emocional, una imagen corporal más positiva ... Pero como todo comienza... también termina y el período de descanso vacacional tiene un final.

 Tener presente este hecho y afrontarlo puede suponer la diferencia entre reincorporarse a la vida cotidiana con energía y optimismo y entrar en un estado de abatimiento ante el retorno de las obligaciones, conocido popularmente como síndrome postvacacional, cuando fracasa el proceso de adaptación entre un período de vacaciones y de ocio con la vuelta a la vida activa, produciendo molestias que nos hacen responder a nuestras actividades rutinarias con un menor rendimiento. 

En este sentido deberemos intentar un retorno progresivo para readaptarse a la cotidianeidad, por ejemplo volviendo al hogar unos días antes, o volviendo a nuestras rutinas horarias. Asimismo, al iniciar las vacaciones es importante no obsesionarse con el tiempo que queda para que finalicen, pero sí planificarse para tener en cuenta que se va a volver en un período concreto. 

Si podemos tomarnos vacaciones en este período del año y tenemos la posibilidad de viajar... o simplemente quedarnos en nuestra casa, tengamos presente algunos de estos conceptos para poder realmente disfrutarlas y volver renovados a nuestras rutinas. 

"Los ratos de ocio son la mejor de todas las adquisiciones". Sócrates 

 ¡Feliz Año Nuevo y felices vacaciones! 

Lic. Claudia Eugenia Torres 
M.P.: 40256 
Lic.claudiatorres@outloock.com 
En Facebook: Licenciada Claudia Eugenia Torres