La Ciudad

ALPI lleva adelante una amplia y valiosa tarea

El placer y la responsabilidad de ayudar

31|12|17 10:03 hs.

ALPI es una institución con más de 60 años de trayectoria en nuestra ciudad que lleva adelante una misión extraordinaria no siempre conocida, pero sí valorada por la comunidad. La VOZ DEL PUEBLO visita la sede ubicada en Quintana 318, que se encuentra abierta y activa. 


Gente esperando para ser atendida, pequeños que terminan sus terapias y el Taller Protegido que a las 10 de la mañana hacía un alto en la jornada laboral para compartir una merienda.

En la sala de reuniones Liliana Castiglioni, Viviana Ané, Sara García, Susana Aure, Laura Ambrosius y María Leonardi conversaron con LA VOZ DEL PUEBLO y relataron sus vivencias como parte de la comisión directiva de ALPI Tres Arroyos. Liliana preside la entidad y como integrante se sumó hace mucho tiempo, en el año 1973. 

En sus palabras se trasluce el amor que siente por el trabajo que allí se realiza y por el enorme esfuerzo que se hace para sostener el edificio, las actividades y servicios. "Durante el año trabajamos mucho. Tratamos de recaudar suficiente dinero porque tenemos gastos muy altos, por eso hicimos varios eventos en el año y la comunidad siempre colabora con nosotras. Las empresas, cooperativas y la gente en general ayudan con donaciones que vienen a dejar a la institución o asistiendo a los eventos que organizamos, también a través de la factura de la luz", destacó. 

En el Taller Protegido se desempeñan 14 operarios. "Trabajamos para mantenerlo de la mejor forma, lo mismo para mantener el edificio que es muy antiguo", agregó Liliana.



Arreglos en la sede 
María Leonardi es arquitecta, revisora de cuentas de la comisión y la vocera del grupo para contar los proyectos de refacciones. 

"Hemos recibido una importante donación de pisos flotantes, Durlock, grifería y mesadas para el Taller. Vamos a renovar todo el piso del gimnasio y el hall, también tenemos previsto colocar Durlock en un sector que tiene humedad y en el Taller Protegido se va a cambiar la mesada por otra buena, de acero inoxidable, porque ahora están muy limitados porque la que tiene es muy chiquita", explicó. 

La obra va a comenzar en enero, pero no es el único proyecto en carpeta. También necesitan ampliar el depósito en el que guardan los elementos que alquilan para las diferentes rehabilitaciones, porque las sillas de ruedas, camas y colchones ocupan mucho espacio. "Recibimos la autorización de la Municipalidad -señaló Leonardi- para ampliar el depósito, es lo que queda pendiente y por eso que seguro requeriremos de más ayuda".  

"Bien ocupados" 
Susana Aure, prosecretaria de ALPI, es la encargada de contar sobre el funcionamiento del Taller Protegido, que funciona de lunes a viernes de 8 a 12. Confeccionan bolsas de residuos y de comercio. "Hay una firma muy importante que nos ayuda un montón, a la que abastecemos todo el año", dijo la prosecretaria de la entidad. 

ALPI tiene en exposición los diferentes modelos de bolsas que se producen en el Taller en una vitrina que se encuentra en el hall. También se hacen a medida con serigrafía. "En el Taller Protegido siempre hemos tenido trabajo, también la Municipalidad nos pide bolsas", indicó. 

Para la merienda de las 10 de la mañana una firma de Tres Arroyos provee de masitas y "las chicas de la comisión les hacen tortas. Están bien ocupados y hacen muchas tareas en conjunto, coordinados por una terapista ocupacional y dos personas más". 

El Taller Protegido recibe la colaboración ad honorem de personas que asisten a enseñarles tai chi, expresión artística, y diferentes técnicas. "Un operario hace cosas en madera y vino a enseñarles, también cultivamos suculentas que se han vendido muy bien, cada año se agrega algo nuevo. El trabajo grupal los contiene y están muy bien los chicos", afirmó Susana Aure con satisfacción. 

Graciela Chalde dicta tai chi ad honorem todos los miércoles de 8 a 9, al igual que Alcira Lembi que les da expresión artística todos los viernes de 11 a 12. Recordó que "es una actividad que había comenzado a realizar con Ricardo Listorti". 

Los eventos 
Por su parte, Viviana Ané, vicepresidenta segunda, manifestó que "permanentemente programamos algo. Si no es la cazuela, es el desfile o un evento de música en el Museo Mulazzi. La carrera de regularidad, la canasta de fin de año. Vendemos rifas en los remates, siempre algo se inventa. Todo suma, además de las donaciones importantes". 

Asimismo, la secretaria Sara García dijo que "el alquiler de elementos es muy importante, bastones, muletas, sillas de ruedas, colchones para escaras, botas ortopédicas, trípodes. Vamos cambiando y comprando nuevos elementos continuamente, con una donación que recibimos muy grande los podemos renovar". 

Los consultorios 
En ALPI funciona un equipo de Neurología. La presidenta comentó que "hay profesionales que trabajan juntos y otros que lo hacen de manera independiente. Entre unos y otros tenemos cubiertas todas las especialidades y necesidades de la rehabilitación". 

Con la ayuda del resto de las integrantes de la comisión, enumeró los servicios que posee ALPI, "tenemos fonoaudiología, psicología, kinesiología, terapia ocupacional, terapia física, técnico en prótesis y ostesis -que asiste una vez por mes desde Bahía Blanca- asesoramiento legal para la discapacidad a cargo de una especialista en este tema. El equipo de neuro trabaja con dos grupos de adultos mayores, en programas cognitivos y agrupados en distintos niveles". 

Las entrevistadas también dieron a conocer que la sede permanece abierta de 8 a 19 y que se desarrollan otras propuestas como dos tipos de gimnasia y yoga, al que se le suma un grupo de gimnasia especial dictada por la kinesióloga. Con PAMI tienen un contrato especial para pacientes agudos, existe un padrón que pertenece a ALPI y otro al Hospital. 

Puntualizó que "cuando se prescribe rehabilitación a algún paciente y está en el padrón de ALPI, una kinesióloga que trabaja especialmente con esos pacientes es la que cumple con la tarea. Todos los espacios están alquilados y en realidad ya está quedando chico". 


Viviana Ané, Laura Ambrosius, Maria Leonardi, Susana Aure, Liliana Castiglioni y Sara García


"Te atrapa"
 "Entrás a ALPI a la mañana y es un pulpo que te atrapa, hay tantas puertas abiertas, tanta demanda...", describió Liliana Castiglioni. Cada una de las integrantes de la comisión cumple su tarea, algunas con más facilidad para vender rifas, otras para conseguir las publicidades, otras en hacer el seguimiento de los elementos que se alquilan, en la organización del Taller Protegido. 

Cada una cumple con el rol que mejor puede hacer y en los tiempos que se requieren; además se turnan para participar de los diferentes eventos de manera que no recaiga el trabajo siempre en las mismas personas. 

Están muy agradecidas a la organización de la carrera de Regularidad de autos contemporáneos y antiguos, al Moto Club, al Club Quilmes, a los empresarios que ayudan, a la gente que dona muchísimo para todos los eventos que realizan, a las cooperativas. 

Sienten orgullo de pertenecer a una entidad muy ordenada y muy estricta respecto a la confirmación de turnos y al cumplimiento. Del mismo modo tienen sus cuentas y el balance impecable, con una dinámica bien aceitada a través de la que solicitan las donaciones. 

"Los números de ALPI son cristalinos, por eso la gente colabora tanto. Eso siempre se ve y nunca tuvimos un problema de dinero, las secretarias no mueven un peso de la caja sin su comprobante, lo mismo nosotras, tenemos que ser muy ordenadas. Con más razón cuando los números son tan justitos", afirmaron. 

Los vecinos confían mucho en ALPI y en los profesionales que se desempeñan en la institución. La motivación para formar parte de la comisión es que "te sentís tan bien, ayudar al otro es bárbaro, te reconforta el alma, cuando vez que los chicos pueden trabajar, la gente los apoya y los chicos con discapacidad encuentran un lugar para poder hacer algo por ellos. Es voluntario, hay que hacerlo con placer y responsabilidad", concluyeron.