116 años junto a cada tresarroyense

ST 32. 1°
Despejado

Desde la Redacción

Desde la Redacción

Un reproche selectivo

30|11|17 09:16 hs.

El intendente Carlos Sánchez le reprochó públicamente al Ministerio de Seguridad a través de varios medios de prensa locales que no lo notificaron por la desafectación de nueve efectivos de la Policía Comunal, entre ellos el subcomisario Gabriel Blanco. 


El jefe comunal, ofuscado por haberse enterado de esta situación a través de LA VOZ DEL PUEBLO, quizá pudo olvidarse que no es la primera vez. Demostrando independencia en su proceder, Asuntos Internos, dio el primer ejemplo con la causa "Títulos truchos". 

Esa investigación iniciada por este diario y que tuvo repercusión en los medios de todo el país, se ventiló sin la necesidad de informar previamente al intendente, quien llegó a ser mencionado entre los documentos analizados.

Si el mismo intendente o alguien de su equipo hubiera seguido la causa, se hubiera informado llamando a diferentes dependencias judiciales y provinciales para averiguar por los avances del expediente, seguramente tendría los mismos datos que La Voz del Pueblo 


Blanco informó 
Lo llamativo de la situación desencadenada con la causa del violento desalojo, es que fue el propio Blanco quien elevó por lo menos dos de los informes conocidos públicamente a Asuntos Internos dando a conocer investigaciones administrativas que se iniciaban contra la oficial Verónica Galeano a la que acusó de faltar el respeto, y a la autoridad, en referencia a la directora de Prevención Ciudadana, Catalina Loza. 

El otro informe que Blanco envió al director de Asuntos Internos, Guillermo Berra, fue el de los siete policías, en el que omitió a uno que luego de la investigación también fue desafectado, sumando así ocho el número de policías suspendidos -por el momento- en sus funciones. 

En ese detalle consignaba datos filiatorios, sanciones y los nominaba como los participantes en el desalojo de la calle Rondeau 1570. En tanto para el informe entregado en Fiscalía aportó el dato de quién efectuó la llamada que finalmente motorizó el operativo que él posteriormente ordenó. 

Por tal motivo, Loza, seguramente será llamada a declarar o a dar explicaciones de los hechos. 

Si bien Blanco consideró que ante un llamado o reclamo de cualquier vecino, o un posible caso de usurpación tiene que actuar -cuestión que es su potestad- nada dijo de la manera violenta y sin orden judicial en la que se llevó a cabo dicho procedimiento, circunstancia que lo ubica en el lugar de tener que dar explicaciones por ello.     

Podría haberse roto algún vínculo de confianza teniendo en cuenta que al menos -hasta ahora- una funcionaria municipal tuvo acción directa en los hechos que se están investigando. 


Lo sabían 
Cabe mencionar que ante la presencia de los instructores de Asuntos Internos en Tres Arroyos durante todo el día 10 de noviembre y hasta la madrugada de la jornada siguiente, el ahora ex subcomisario a cargo de la Comisaría Primera no se presentó y no explicó, ni oralmente ni por escrito, los motivos de su ausencia. 

Ahora bien, tampoco el jefe político de la Policía Comunal, cargo que detenta el intendente Carlos Sánchez, tal como lo ha afirmado en reiteradas oportunidades en los últimos días, se acercó o pidió audiencia con los integrantes de la comitiva que investigaba el accionar policial y la administración de la comisaría ubicada en calle Pringles, porque aún estaba de licencia y era reemplazado interinamente por el concejal Guillermo Sailm. 

Pero sí lo hizo su secretario privado -y ex secretario de Seguridad- Pablo Abraham, que tuvo algunas palabras con los instructores, especialmente solicitando información acerca de su accionar en nuestra ciudad. 

En la Primera también estuvo Catalina Loza, incluso haciendo alguna referencia a la foto que una periodista de LU 24 le sacara a un instructor. 

Entonces si el subcomisario Blanco, el jefe policial de la Policía Comunal comisario Pablo Rigo, el secretario privado del intendente -y abogado- Pablo Abraham y la directora de Prevención Ciudadana, Catalina Loza, estaban informados de la investigación, relevamiento administrativo, y la toma de testimoniales que se estaban llevando a cabo en la Comisaría Primera se supone que también su jefe político, el intendente Carlos Sánchez, lo sabía.  

Seguir la causa 
El enojo del jefe comunal porque desde el Ministerio de Seguridad no le informaron acerca de las medidas que Asuntos Internos -organismo independiente- tomó respecto a los nueve policías desafectados, podría no ser tal. 

Si el mismo titular del Poder Ejecutivo o alguien de su equipo hubiera seguido la causa, se hubiera informado llamando a diferentes dependencias judiciales y provinciales para averiguar por los avances del expediente, seguramente tendría los mismos datos que La Voz del Pueblo. 

Podrían saber que la causa está en la Fiscalía General de Bahía Blanca bajo la IPP (Instrucción Penal Preparatoria) Nº 02-01-2271-17 caratulada "Dte. Lobelo María Belén s/averiguación de ilícito, daño e incumplimiento de los deberes de funcionario público", que ya tiene un despacho de reasignación pero hasta el lunes faltaba que lo firme el fiscal general que estaba de licencia y se reincorporó esta semana. 

Seguramente por estos días se podrá conocer en qué fiscalía tramita el expediente mencionado, aunque se sabe que tendrá carácter de reservado según le indicaron a este diario fuentes de Asuntos Internos y de la Fiscalía General de Bahía Blanca. 

Confianza 
Entonces el intendente debería tener en cuenta que tal vez no sólo se trate de desinformación, o falta de gestión, sino que podría haberse roto algún vínculo de confianza teniendo en cuenta que al menos -hasta ahora- una funcionaria municipal tuvo acción directa en los hechos que se están investigando. Y figura en la causa. 

El verticalismo practicado en determinados gobiernos abre el interrogante sobre la cadena de responsabilidades y órdenes que se pudieran haber seguido para que se haya dispuesto aquel violento desalojo, o si bien todo llega sólo hasta la responsable municipal de la Dirección de Prevención Ciudadana. 

Esas mismas dudas fácilmente podrían trasladarse al nunca aclarado episodio en el cual el nombre del intendente Carlos Sánchez quedó expuesto en los audios de la causa por los Títulos Truchos, en los cuales el ex secretario de Seguridad, Ricardo Magrath, llegó a decir delante de los efectivos de la ex Policía Local, hoy exonerados: "Yo ya arreglé con el intendente y todo", después de haberles indicado cómo proceder con la documentación en cuestión. 

Además, desde el trabajo de Asuntos Internos, el nombre del intendente tresarroyense también resonó con el caso ocurrido en San Mayol, cuando pidió que se remueva a la oficial Verónica Galeano, y por invitar a pelear a un productor agropecuario, todos hechos que quedaron -por ahora- en los detalles de la investigación interna policial, sin haya merecido una investigación al menos de oficio por parte de la Justicia tresarroyense

Conocer la verdad 
En cuanto a la causa por el desalojo en calle Rondeau, sólo queda esperar que declaren Blanco, Rigo, los ocho policías -incluido el que Blanco no mencionó en su lista- y conocer la verdad y la disposición final que adopte Asuntos Internos respecto a las funciones de los efectivos desafectados, como así también la determinación que aplique la Justicia respecto al violento desalojo.

Sin pedido 
Finalmente, La Voz del Pueblo pudo saber que por lo menos hasta las 15 de ayer -ni en el Ministerio de Seguridad, ni en la dirección de Asuntos Internos- se registraron pedidos de audiencia desde la Municipalidad de Tres Arroyos.