Policiales

Tiene 17 años

Cayó el segundo adolescente acusado de torturar y quemar vivo a un chico de 13 años

13|10|22 21:08 hs.

Detuvieron en las últimas horas al joven de 17 años acusado de haber asesinado, junto con otro menor, de 14, a Nicolás Alexander Cernadas, el chico de 13 años que fue quemado vivo en un descampado de Mariano Acosta, en Merlo. Otro adolescente, de 16, es buscado por su presunta participación el hecho. Según los primeros indicios recogidos por los investigadores, los homicidas habrían planeado el crimen porque le tenía “bronca y odio” a la víctima, a la que conocían del barrio, y que filmaron el ataque por “diversión”. Es decir: mataron por matar y por placer. 


 Cernadas estaba bajo tutela judicial, debido a que sus padres lo obligaban a mendigar desde que tenía 8 años. Vivía con sus tíos y la abuela de un compañero de colegio. Así pasaba sus días en ese contexto, de falta de contención familiar y fragilidad afectiva. 

Al principio el homicidio fue investigado por el fiscal de Morón Claudio Oviedo, pero al comprobarse que los sospechosos eran menores, el sumario pasó a la fiscalía del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil. La fiscal de menores Aldana Zingg indagará al nuevo detenido en las próximas horas. Al tener 17 años, es punible, aunque en caso de una condena, recibirá una pena atenuada, menor de la que le correspondería en caso de ser mayor de edad. 

 En cuanto al chico de 14 años acusado de ser coautor del crimen, el juez de Garantías del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil podrá dictarle una medida de seguridad con el objetivo de tratamiento y resocialización, y hasta que pueda ser contenido en el seno de su familia. Pero esa medida de seguridad deberá cesar cuando el menor cumpla los 18 años. 

Según las pruebas incorporadas al expediente, se determinó que ambos jóvenes mataron a Nicolás porque les divertía verlo sufrir y causarle daño. Además, los investigadores establecieron que los menores asesinos filmaron la agresión previa a la que sometieron a Nicolás, que derivó en el homicidio. 

 Debido a que carecía de un lugar fijo de residencia, nadie advirtió que la víctima había desaparecido hacía tres días. Ni sus tíos ni la abuela de su compañero de colegio realizaron la denuncia por averiguación de paradero. Su ausencia fue advertida en el barrio Parque San Martín, de Merlo, cuando comenzó a circular el rumor de que dos menores habían asesinado a un chico al que siempre hostigaban. 

Entonces, los vecinos que conocían esa situación de agresividad permanente contra el chico de 13 años, abonaron la presunción de que la víctima podría ser Nicolás. Al mismo tiempo, los investigadores policiales y judiciales comenzaron a buscar alguna pista en las redes sociales. 

 Así fue que los responsables de la pesquisa comprobaron la existencia de conversaciones entre los acusados en una red social, lograron identificar a los agresores y encontraron elementos que los vinculaban con el asesinato de Nicolás. 

 “Gatooo. Mirá. Ya, ya. Lo encontraron en la zona donde lo dejamos”, le escribió al día siguiente del homicidio, el acusado de 14 años a su cómplice, al pie de una captura de pantalla con la imagen de un canal de noticias en el que se informaba sobre el hallazgo del cuerpo calcinado de la víctima. 

 “Nooo. Lpmm. Ya está, cagamos”, respondió el cómplice de 17 años detenido en las últimas horas. (DIB)




Add space 300x250x2