Carta de Lectores

Una pequeña devolución de tanto que nos dio Istilart

26|06|22 18:55 hs.

Señora directora:


Hace 88 años, un 26 de junio de 1934 se producía el fallecimiento de quien fue sin dudas el ciudadano más destacado de la rica historia de nuestra ciudad.

Juan Bautista Istilart, había llegado a nuestra ciudad en el año 1890 luego de una corta estancia en la ciudad de Dolores, trabajando en un principio como administrativo del Molino Mayolas y poco más tarde, impulsado por su progresista inquietud, comenzó con una actividad industrial que se consolidó en la empresa que llevaba su nombre y que tuvo un inmenso prestigio que excedió las fronteras no solamente de nuestra ciudad sino del país entero.

Pero Juan Bautista Istilart no solamente fue un exitoso empresario, sino que su veta más importante fue la de benefactor y fundador de una gran cantidad de instituciones que fueron y son fundamentales en la vida de la ciudad. Istilart fue fundador de la Previsión Cooperativa de Seguros, de la Chacra Experimental de Barrow, del Banco Comercial de Tres Arroyos, de la Liga de Industria y Comercio (hoy Cámara Económica), de la Cooperativa Eléctrica Limitada deTres Arroyos; donó el edificio de la avenida Moreno donde funciona la Biblioteca Pública Sarmiento, entidad con la cual además contribuyó durante toda su vida; fue responsable de la construcción del edificio del Hospital Pirovano; donó los terrenos que ocupa el Club Atlético Huracán, entidad de la que fue consejero y benefactor en innumerables ocasiones; se encargó de la construcción del edificio del Ejército de Salvación, sitio donde funcionó el Hogar de Niños El Amanecer; actuó como vicepresidente de la Comisión Pro Escuela de Artes y Oficios, actualmente Escuela de Educación Técnica N.º 1; fue directivo de la Sociedad Filantrópica Francesa; colaboró permanentemente con la Sociedad Damas de Beneficencia; apoyó fervientemente al desarrollo de la Escuela N.º 5, la cual lleva su nombre; y su casa se convirtió en el Club Municipal.

Y justamente esto último, su casa particular, es lo que me mueve a escribir estas líneas: es penosamente lamentable el estado en que se encuentra lo que fuera su casa particular, prácticamente derruida y abandonada. Creo que la comunidad toda y especialmente las fuerzas vivas de nuestra ciudad deberían propiciar un proceso de restauración de dicha vivienda y darle un uso que de alguna manera recuerde su inolvidable trayectoria. Sería una muy pequeña devolución de lo inmenso que nuestra comunidad recibió de Istilart y así se honraría su memoria.

Mario L. Pola
DNI 11043665



Add space 300x250x2