La Ciudad

Entre las avenidas Monteagudo y Moreno

Con San Agustín 3, se sumarán otros 119 lotes al crecimiento de Tres Arroyos

19|06|22 09:58 hs.

Hace seis meses se iniciaron los trabajos de movimiento de suelos, preparación del zanjeo para los servicios y adecuación de los terrenos para el barrio abierto San Agustín 3, que desarrolla Pardo Inmobiliaria. “Nos quedan aproximadamente otros seis meses para terminar todo lo que denominamos obra sucia, que hace que esté todo dado vuelta. Hay martillo neumático, motoniveladora, pala, camiones. Tuvimos que romper mucho porque es un predio con tosca”, explicó Juan Pardo en un diálogo con La Voz del Pueblo. 


Mientras tanto, en forma paralela “se está avanzando con aprobaciones, subdivisiones. De manera tal que una vez finalizados los trabajos, salga a la venta”. 

En este sentido, puntualizó que San Agustín 3 contará con “119 lotes que se incorporarán a la oferta de Tres Arroyos. Los estamos dotando de los servicios de cloaca, agua corriente, energía eléctrica, cordón cuneta”. 

También se están realizando gestiones con la finalidad de contar con gas. Señaló que “requiere de una burocracia, intervienen distintos organismos. Pero está todo apuntado a que tengamos el gas en el desarrollo. Son todas instalaciones que se hacen con fondos privados, no interviene el Estado”. 

San Agustín 3 está “enmarcado geográficamente entre las avenidas Monteagudo y Moreno”. Los lotes son un poco más grandes, aunque de características similares que San Agustín 1 y San Agustín 2. 

Juan Pardo destacó que “tiene un buen cordón verde, una loma que da al arroyo, hace un quiebre muy profundo que estamos forestando de una manera muy particular, respetando plantas del lugar. Vamos a dejar las retamas, que es una planta muy colorida de inicio de primavera, y estamos agregando otras para generar un espacio verde con un área de esparcimiento”. 

En esta primera etapa, “el equipo de mantenimiento fino” de Pardo Inmobiliaria no entró a trabajar porque en el loteo se encuentra la maquinaria pesada. 

En su análisis, subrayó que “es un proyecto que nos tiene muy entusiasmados, un tema muy importante para nosotros y no deja de ser también significativo para la ciudad incorporar esta cantidad de lotes a la oferta”. 

A partir de la experiencia y lo que perciben en el encuentro con potenciales compradores, afirmó que “hay un cambio cultural a la hora de elegir donde vivir. La gente busca vivir en un entorno verde, no hay comparación alguna con lo que sucedía hace 15 o 20 años”. 

Al respecto, observó que “en su mayoría son jóvenes, que privilegian otros conceptos. No tanto la cercanía, sí el contacto con el verde. De ahí el auge de todos estos barrios”. Se ha modificado además la ciudad, porque “lo que antes parecía una quinta lejana hoy por hoy quedó muy próximo, muy unido, está dentro del cinturón de crecimiento y de expansión de la ciudad”.

Dentro del área mencionada, indicó que “incluye toda la zona que arranca desde Alem, en la intersección con calle Dorrego hay otro desarrollo urbanístico nuestro. Sigue con San Agustín 3, San Agustín 1 y 2, así como lo hará luego con San Agustín Norte. El crecimiento y los desarrollos urbanísticos están consagrados hacia ese sector en el código de planeamiento, a través de las reformas que se hicieron en los últimos años”. 

 Desde 2014 
En septiembre se van a cumplir ocho años “desde el momento fundacional” del barrio San Agustín 1 y 2, sobre avenida Monteagudo. 

 Cuenta con 322 lotes, de los cuales ya se vendieron 220 y hay más de 80 casas construidas o en marcha. “Supera lo que nosotros podíamos imaginar para esta etapa -valoró Juan Pardo-. Estábamos seguros del proyecto, pero no que iba a tener una evolución tan buena”.

 Le otorgó relevancia a que “una veintena de propietarios están con el proyecto bajo el brazo para empezar a construir, junto con un arquitecto, terminando las aprobaciones”. 

Al igual que ocurre con San Agustín 3, se están haciendo gestiones por el gas. Reiteró que “tanto este servicio, como la incorporación de pavimento u otras obras, se realizan de manera privada. Sobre fines del año pasado se hicieron cuatro cuadras de hormigón y ahora estamos con otras tres cuadras extensas, en una inversión de aproximadamente 12 millones de pesos que absorben los frentistas. Nosotros participamos con los lotes que aún no se han vendido. Nada tiene que ver el municipio, tampoco la Provincia o la Nación, no intervienen”. 

Consideró que “es bueno aclararlo porque hay barrios con mucha más historia que San Agustín, que están hace tiempo esperando que desde el Estado se le brinden determinados servicios”. 

 En el caso específico del gas, sostuvo finalmente que “la idea macro proyectada en el tiempo está vinculada a hacer toda la obra de instalación para San Agustín 1 y 2, para San Agustín 3 que aún es íntegramente nuestro porque no salió a la venta, para San Agustín Norte que no está iniciado, y para todos los barrios que vengan en esa zona. Es el proyecto a mediano y largo plazo”.   

              ---------------------

Los preparativos de “un proyecto popular masivo con servicios”

Restan aprobaciones para su presentación. Juan Pardo anticipó que será de 480 lotes, con valores “en función de lo que puede pagar un asalariado”

Los desarrollos de Pardo Inmobiliaria superan los mil terrenos “con todo lo que se hizo en Claromecó, en Tres Arroyos y lo que se va a hacer. En nuestra ciudad son 322 de San Agustín 1 y 2, 119 previstos en San Agustín 3 y 117 que va a tener San Agustín Norte. En el loteo de Alem hay 68”. 

 En este contexto, Juan Pardo comentó que “tenemos un proyecto que debo esperar un poco para presentarlo, estamos todavía en período de aprobaciones. Es de corte popular, la franja que nos falta cubrir a nosotros y que necesita lotes disponibles”. 

Planteó que “el trabajador asalariado está cada vez más lejos de lograr un terreno. Nos encontramos avanzando en un proyecto popular masivo para que con servicios, pueda adquirir el lote mediante facilidades. En 30 o 60 días vamos a tener concreto todo el master plan, que son unos 480 terrenos”. 

Teniendo en cuenta las dificultades de acceder, indicó que “lo vamos a acomodar en función de lo que sabemos que puede pagar un asalariado. Históricamente, a través de nuestra oficina que va a cumplir 60 años, se hacían remates y compraba gente que iba en bicicleta. A principio de mes después de cobrar quincenas o sueldos se juntaban ocho, diez o doce bicicletas de quienes iban a pagar la cuota. Eso desapareció hace muchos años”. 

El objetivo de la iniciativa es “cubrir ese sector de los interesados que hoy lo único que tiene son lotes aislados en lugares puntuales. Queremos presentar un bloque masivo, donde puedan comprar el terreno propio y construir. Va a entusiasmar a muchos”.   



Add space 300x250x2