El ingeniero Luis A. Borruat fue el primer director

La Ciudad

La Escuela Técnica celebró su 98º aniversario

31|05|22 11:58 hs.

En la década de 1920 el Gobierno Nacional mostró especial interés en la creación de establecimientos de enseñanza técnica de los cuales egresaran artesanos y técnicos, especialmente en aquellos lugares donde la industria requería una especialización creciente. El 28 de mayo de 1924 el presidente de la Nación, Marcelo Torcuato de Alvear, suscribió el decreto por el cual se dispuso la creación de estos establecimientos. En septiembre del mismo año el intendente municipal de la ciudad de Tres Arroyos, don José V. Aldasoro, recibía instrucciones del inspector de Escuelas, señalando la necesidad de lograr un edificio en el cual funcionaran inicialmente talleres de herrería y carpintería manual, ya que los fondos asignados no contemplaban más especializaciones.


El 30 de octubre, entonces, se constituyó la Comisión Pro Escuela de Artes y Oficios, presidida por el intendente municipal, acompañado como vicepresidente por don Juan B. Istilart. Finalmente, en septiembre de 1925, dicha comisión logró que el Concejo Deliberante cediera, por cinco años, el edificio donde funcionara el Hospital Municipal, sito en calle Pedro N. Carrera Nº 625. En agosto del mismo año se designó el primer director del establecimiento, don Luis A. Borruat, de 24 años de edad. 

Al iniciar el ciclo lectivo de 1926, la escuela comienza a funcionar efectivamente con 31 alumnos inscriptos. La primera promoción egresó en 1929 y constaba de 7 estudiantes. 

El edificio

Las gestiones para un edificio propio comenzaron en 1928 y se lograron en 1929, con una partida del Parlamento consistente en 100.000 pesos, destinada a dicho fin. La misma fue gestionada por el entonces diputado nacional Antonio Maciel. Sin embargo, tras la caída del gobierno constitucional de Hipólito Yrigoyen, el gobierno militar subsiguiente excluyó la escuela del presupuesto nacional. Por ello ésta se mantuvo cerrada desde marzo de 1931 hasta julio de 1936, reanudándose en 1933 la construcción del edificio, la cual se encontraba demorada desde 1930. 

En 1946 la escuela cambia su nombre a Escuela Industrial de la Nación, y en 1952 se gradúan los primeros cinco técnicos. Los aportes económicos no gubernamentales que cimentaron este camino provinieron primero de la llamada “Caja escolar Cooperativa Bartolomé Mitre”, creada el 29 de abril de 1926, y luego, y hasta la actualidad, por la Sociedad de Fomento, hoy llamada Asociación Cooperadora, formada por los padres de los alumnos. 

Además, en septiembre de 1982 se crea la Comisión de Madres, con el objeto de fortalecer vínculos entre en hogar y la escuela. 

Durante el año 1980 se esbozó la idea de afrontar la construcción de un edificio que sirviera como gimnasio de la escuela y se usara, además, como salón de actos y para otras actividades. 

A fines de ese año se logró la cesión de un terreno de 1380 metros cuadrados. Las obras comenzaron en el año 1981, y fueron financiadas en un 80 por ciento por la Asociación Cooperadora de la Institución. A su finalización, se convirtió en el Salón de Usos Múltiples, ámbito obligado para cada acontecimiento que convoca a la comunidad educativa. 

La feria

En enero del año 1994 la Escuela pasa a estar bajo jurisdicción de la provincia de Buenos Aires, llamándose a partir de entonces Escuela de Educación Secundaria Técnica Nº 1. Al año siguiente, más concretamente entre los días 5 y 8 de octubre de 1995, la institución se convirtió en anfitriona de uno de los eventos culturales más importantes de la historia de la ciudad: la “Feria Nacional de Ciencias y Tecnología”, la cual convocó a más de mil personas provenientes de todo el país, entre ellas a trescientos alumnos de dieciocho provincias, los cuales presentaron 145 trabajos. 

Surgida bajo la iniciativa del ingeniero Carlos Cuestas, coordinador general de la Feria, esta representó, sin lugar a dudas, un enorme logro para la institución educativa, convirtiéndola en el centro cultural de una comunidad la cual se volcó masivamente a la misma. 

Actualidad

Finalmente, en el año 2008, y atendiendo a las leyes de Educación Nacional, de Educación Provincial y de Educación Técnico Profesional, se restablece a la Educación Secundaria Técnica como una alternativa de educación obligatoria, de siete años de duración, la cual promueve el asociativismo, el trabajo autogestivo, la interacción responsable con el medio ambiente, la producción de alimentos sanos y seguros, el eslabonamiento de procesos productivos para agregar valor a la producción primaria, la promoción de energías alternativas y la producción de bienes y servicios con una mirada prospectiva. 

Como parte de dicha reestructuración de la Educación Técnico Profesional, la escuela se encuentra hoy formando parte del compromiso asumido de formar Técnicos que puedan desempeñarse como actores en procesos productivos en pequeñas y medianas empresas, pero también como emprendedores autogestivos con sentido crítico y responsabilidad ciudadana que sean verdaderos agentes de promoción del cambio y el desarrollo.  




Add space 300x250x2