Belén Valdés y Juan Luna, docentes y guardavidas desde hace 15 años

La Ciudad

Capacitando Tres Arroyos, nueva propuesta

Capacitar para salvar vidas

15|05|22 12:55 hs.

El 12 de junio pasado, el corazón de Christian Eriksen, futbolista de la selección de Dinamarca, se paralizó en pleno partido de la Eurocopa. La imagen recorrió y conmovió a todo el planeta. "Lo recuerdo todo, excepto cinco minutos que me fui de este mundo", dijo el futbolista luego de recuperarse milagrosamente de un paro cardíaco que sufrió en plena competencia. 


Afortunadamente, o no, el danés, 259 días después de aquella inolvidable jornada, volvió a las canchas a jugar de manera profesional. Ni bien se desplomó en el césped, rápidamente recibió atención médica, principalmente, primeros auxilios basados en reanimación cardiovascular, maniobra conocida como RCP. 

Lo mencionado, tranquilamente, se puede atar a la reflexión de un tresarroyense que desde hace poco tiempo es parte de una propuesta tan interesante como necesaria. "Cualquier persona puede salvar una vida en la calle si sabe aplicar los conocimientos en primeros auxilios, desde un policía, una maestra de escuela o un empleado bancario". 

La observación es de Juan Luna, quien junto a su pareja Belén Valdés son los referentes de Capacitando Tres Arroyos, una idea que nació en octubre de 2021 y que tiene como objetivo brindar conocimientos en primeros auxilios a toda persona que lo requiera. 

Ambos, además de sus respectivas actividades como docentes, también forman parte del cuerpo de Guardavidas de Claromecó desde hace quince años. 


Belén Valdés y Juan Luna brindan las capacitaciones en un espacio adaptado que tienen para desarrollar esta propuesta o bien visitan los lugares de donde son convocados


En principio, con el fin de nutrirse como profesionales de la seguridad en la playa, apostaron por instruirse y capacitarse en ese tipo de intervenciones. Sin embargo, con el paso del tiempo, decidieron ir por más: apostaron a transmitir esos conocimientos con el propósito de que la mayor cantidad de gente sepa qué hacer ante una emergencia.

Inicio y consolidación 
En diálogo con este diario, Luna, quien es profesor de Educación Física, describió cómo fueron los inicios en el mundo del perfeccionamiento en primeros auxilios. "En principio, nuestra idea -incluye a Belén en el relato- era buscar capacitaciones para nosotros como guardavidas. Primero fui a Mar del Plata, a una capacitación para instructores, me certifiqué para eso como profesional. Luego, a raíz de muchas consultas de entidades o de personas que están en los ámbitos donde trabajo, empecé a armar el proyecto enfocado al ciudadano común, en el primer respondiente, y a los guardavidas colegas", expresó.

A medida que pasó el tiempo, la idea original de Juan y Belén fue mutando, evolucionando y hoy en día son los únicos referentes del distrito que ofrecen capacitaciones en todo lo relacionado con primeros auxilios prehospitalarios. "Así surgió este proyecto propio, a partir del cual pudimos implementar ciertas normas. El camino empezó de esa forma. Desde octubre del año pasado hasta la actualidad, visitamos muchos lugares y capacitamos a mucha gente", señaló. Luna, instructor el primeros auxilios y bioseguridad, brinda capacitaciones en el Centro de Entrenamiento Policial y es parte del programa de primeros auxilios para instituciones deportivas que lleva adelante la Dirección de Deportes. 

"Además, damos jornadas en empresas privadas, en gimnasios y también estuvimos en el Centro Municipal de Salud. Las capacitaciones están enfocadas en el soporte vital básico, es decir, en el manejo prehospitalario", manifestó. 

Más conciencia
A medida que Capacitando Tres Arroyos fue consolidándose, la demanda de personas o entidades interesadas en obtener conocimientos en primeros auxilios fue en aumento. "La idea es que quienes asistan a nuestros cursos se vayan con certezas y no con dudas. Por eso tratamos de abundar en conceptos claros en todo lo que es el manejo prehospitalario, en el soporte vital básico", indicó.



En sus consideraciones, Luna dejó en claro que "el objetivo es que las maniobras que la gente aprendan sean de calidad. El método que aplicamos es semipersonalizado para poder evaluar de la mejor manera posible a cada alumno. De esa forma, también evitamos que quien haga el curso no pregunte algo por vergüenza o porque se siente incómodo en caso de que haya mucha gente".

"Entonces -agregó- en este formato que implementamos, tratamos de que cada asistente pueda estar cómodo y pueda evacuar todas las dudas que surjan durante la capacitación". 

Los cursos que dictan Juan y Belén, quienes además de sus conocimientos aportan todo el equipamiento necesario para su realización, tienen una duración de dos horas. Están divididos en dos tramos: uno teórico, de unos 30 minutos, y otro práctico, de una hora y media de duración. "Las capacitaciones que damos son dinámicas. No son para nada aburridas ni pesadas. Tratamos de aplicar tecnología a la educación de estas maniobras. Esa combinación hace que la persona tenga una devolución de lo que está haciendo con cada torso que usamos para la capacitación", expresó. 

Para el desarrollo adecuado de las capacitaciones, Juan y Belén disponen de todo el equipamiento necesario para tal fin. "Contamos con un equipo bastante grande. Tenemos torsos de adultos, lactantes, niños, para desobstruir las vías aéreas y el Desfibrilador Externo Automático (DEA) de entrenamiento. También tenemos máscaras y collarines. Contamos con todo. La persona que viene, solo se tiene que preocupar por asistir. A su vez, disponemos de un aula taller para hacer la simulación de las maniobras", manifestó. 


Los instructores cuentan con todo el equipamiento para brindar la capacitación


Importancia
Las capacitaciones que dictan los instructores están destinadas a todo el público. "Muchas veces, las personas se paralizan cuando les toca vivir este tipo de situaciones o tienen miedo de hacer las maniobras de primeros auxilios por tener problemas legales", indicó. 

Sobre ese aspecto puntual, Luna despejó todo tipo de dudas. "En la capacitación también se da el marco legal y el fundamento de las maniobras que se hacen. Es importante que las personas puedan participar. Nuestra idea es que esto sea abierto a todos y no algo cerrado", dijo. "Por ejemplo, un accidente cerebrovascular puede suceder en la calle y cualquier persona puede estar presente, desde un policía hasta una maestra o un empleado de banco. La capacitación está dirigida al primer respondiente", sostuvo. 

En el cierre, se tomó un tiempo para agradecer. "Muchas gracias a la comunidad de Tres Arroyos en general. Sabemos que muchos nos conocer por nuestros trabajos como docentes y guardavidas. Queremos agradecer porque en este tiempo hemos tenido muchas consultas y demanda. Nos sorprendió mucho y para bien la repercusión que ha tenido nuestra propuesta", finalizó.   

   -0-0-0-

En las redes
Para obtener mayor información sobre la propuesta, Capacitando Tres Arroyos tiene una fuerte presencia en las redes sociales para quienes tengan interés en tener más precisiones al respecto. En Instagram: capacitandots.as. En Facebook: Capacitando Juan Luna.  



Add space 300x250x2