La Ciudad

Belén, Rocío y Napolitano, una familia de almas nómades

El sueño de andar sobre ruedas

08|05|22 20:17 hs.

Belén tiene 27 años y, si bien nació en Jujuy, vive desde los dos meses en Tres Arroyos, por lo que es prácticamente nativa de la ciudad. Estudió trabajo social y astrología maya. Actualmente se dedica a las terapias integrales energéticas y lleva adelante un proyecto llamado Bruja Lunar Roja (@brujalunar.roja en Instagram). 

Rocío, por su parte, tiene 26 años y nació en la ciudad. Es acompañante terapéutico y comenzó a estudiar hace unos años una Tecnicatura en Gestión Ambiental en CRESTA, que espera poder terminar. 

 Ambas se conocieron por amigos en común y hace dos años decidieron empezar a transitar esta vida juntas. Las dos con la idea de viajar desde hacía mucho tiempo, un día contándose sus proyectos personales y charlando sobre sus deseos, decidieron comenzar a planificar una nueva vida de viajeras, juntas. 

 Las dos tuvieron sus experiencias de viajes, algunas de mochileras, otras en colectivo o auto, pero nunca partieron durante un largo tiempo por diferentes destinos a conocer y recorrer esta tierra. “Yo a los 21 viajé a Perú. Mi idea era conocer Machu Picchu y los alrededores. No me fui de mochila, pero sí sola, que era un desafío. Ahí fue cuando me di cuenta que quería conocer y viajar y hacer eso, estar viviendo así”, contó Rocío a este diario. 

 La preparación 
Un factor fundamental a la hora de elegir cómo encarar la nueva forma de vida y qué vehículo adquirir, fue su perro Napolitano. “Cuando decidimos definitivamente que íbamos a unir sueños y viajar juntas, comenzamos pensando en diferentes camionetas. Necesitábamos algo de nuestro alcance pero que también entremos los tres cómodos. Buscamos un montón de vehículos y nos terminamos comprando una Partner”, recordaron. 

 La lograron comprar en agosto de 2021 y en ese momento comenzó el inicio de este viaje. “La camioneta tiene un mobiliario adentro. Tuvimos que ver videos y pensar cómo podíamos estar cómodos los tres. Además, fuimos conociendo mucha gente que viaja y vive de esta manera, así que íbamos viendo ideas de todos lados. Mientras tanto estábamos trabajando y juntando plata para poder armarla”. 

En noviembre ambas deciden dejar sus trabajos y el departamento donde vivían, y se instalaron en Claromecó para armar la camioneta, con la idea de salir para Navidad, fecha que no pudieron alcanzar. “Ese fue el primer aprendizaje de esta forma de vida que es nómade. Que planear estrictamente algo no funciona”, opinaron. 

En el balneario, destinaron sus ahorros para el armado del mobiliario interior y para poner los servicios básicos como agua, gas y una pequeña instalación eléctrica para en un futuro colocar un panel solar. “Cuando iba llegando la supuesta fecha de viaje, nos dimos cuenta que el armado era mucho más complicado de lo que pensábamos y nos llevó mucho tiempo más. La terminamos a fines de enero”, relataron. 

En ese momento, que todo parecía estar listo para agarrar ruta, descubrieron un desperfecto mecánico en la camioneta, “que terminó siendo todo el motor. Arreglar eso nos llevó dos meses más”, comentaron. 

 Sobre la ruta 
Luego de los diferentes desafíos y obstáculos que se fueron presentando, comenzaron a probar de hacer pequeños viajes a la zona, para comenzar a probar el vehículo y este estilo de vida. También aprovecharon el tiempo para realizar todo el papeleo necesario para en algún momento poder cruzar el país juntas con Napolitano. “Hace unos días pasamos la VTV, que eso fue un gran logro para nosotras después de todo este proceso del motor, que fue mucha ilusión y después mucha desilusión”, señalaron. 

 Este proceso sirvió para ayudarlas a crecer como personas. “Fue todo pensar en que en algún momento todo iba a suceder, tal vez no de la manera que habíamos pensado en aquel noviembre, pero si está sucediendo hoy en día a nuestra forma. Tres Arroyos hoy sigue siendo nuestro núcleo y nos vamos moviendo a la zona. Una semana a Tandil, una semana a Chaves y así. Vamos recorriendo y probando”, sostuvieron. 

En uno de esos viajes a Tandil, se encontraron con otros viajeros que les dijeron: “Viajando no hay plan B, plan C, no hay plan. Es lo que sucede en el momento, día a día”. 

 En cuanto a sus trabajos, ellas se definen como “autogestivas”, una forma distinta de ver la economía, que es lo que las ayudará a subsistir en este nuevo camino. “Durante el verano para poder hacer lo del motor hicimos mucha feria, vendimos comida y también muchos amigues y familia nos bancaron y acompañaron. La gente de la ciudad y de Claromecó se re copaba para comprarnos y nos alentaba a seguir”, agradecieron. 

 Y agregaron: “Es acostumbrarnos a otra vida cotidiana, que no tenemos un sueldo fijo todos los meses. Ahora con la VTV pasada lo único que nos queda es viajar. Estamos muy motivadas, pero es un desprendimiento de un montón de costumbres, vínculos, el desapego”. 



Para comenzar esta nueva vida, acondicionaron una Partner


Andares Sobre Ruedas 
Esta forma de vida que Belén y Rocío están encarando, sale de las estructuras tradicionales. “Nosotras lo hacemos desde muchos aspectos de nuestras vidas. Desde la orientación sexual, el trabajo, de todo. De toda la norma, creo que hemos salido. Es parte de nuestro ser y de esta familia”, aseguraron. 

En ese momento de la charla, surgió el tema del nombre del proyecto. “En un principio habíamos pensado en ‘Disidencia Rutera’, que estuvo re presente. La disidencia no solamente sexual sino ante todo, como una forma de vida a la propuesta por el sistema”, indicaron. 

Finalmente, por cuestiones personales que debatieron entre ellas, se inclinaron por llamar este proyecto “Andares Sobre Ruedas”. 

Sin plan 
Si bien la experiencia les ha enseñado que en vida nómade no existe ningún plan, ambas tienen sueños y objetivos por cumplir. “Lo primero que vamos a hacer es toda la parte de Villa Gesell, para ir despidiéndonos de nuestras familias. Va a ser toda esa zona, Tandil y de ahí para arriba. Salir de la provincia más buscando el calor, que es una decisión que tomamos ambas, que eso sea lo que nos lleve”, destacaron. 

En ese sentido, explicaron que “nuestra vida es al aire libre, porque en una Partner y por más que tengamos todos los servicios, adentro de la camioneta solo vamos a dormir, después vivimos en el exterior. Por eso la idea es ir lo más arriba que podamos, en principio, dentro de Argentina”. No hay un destino puntal al cual llegar, “es más que nada a donde vaya pintando, pero nos gustaría andar por toda latinoamérica”, contaron. 

En tanto, Belén expresó que “a nivel personal, yo quiero volver a Jujuy donde nací que tengo familia allá. Tengo ganas de poder vincularme, reconocerme en mi tierra”. Rocío, por su parte, añadió que “mi idea más que nada es empaparme de la gente de los lugares y conocer culturas. Por eso también la idea es viajar e ir parando un tiempo en cada espacio como para conocerlo realmente. Hay lugares que no son turísticos e igual son lindos y mágicos, entonces el objetivo es por ese lado, del vínculo con el lugar”. 

Todo este recorrido será compartido en redes sociales, a través del Instagram @andares.sobre.ruedas y del canal de Youtube que aún está en etapa de creación. “Compartimos cuando viajamos, los lugares donde vamos, lo que hacemos, como para ir contándole a aquellos que quieran estar al tanto de la historia. También como una forma de mostrar que es super posible tener una vida así, que es una elección y no tiene por qué ser una utopía”, reflexionaron. 

- ¿Alguna fecha estimativa de partida? 
- La vida nos enseñó a que no tenemos que poner fecha. Ya pusimos tres veces y no nos salió. Entonces decimos que ya empezó, que ya estamos viajando. Vamos a ir por la zona y cuando todo esté dado, nos iremos definitivamente. La fecha va a hablar por sí sola.   



Add space 300x250x2