Nacional

Explicó que en el oficialismo "no hay pelea"

CFK cuestionó rumbo económico y dijo que gestión “no hace honor” a voto

06|05|22 20:34 hs.

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner dijo que lo que está sucediendo en el Poder Ejecutivo no es “una pelea” sino “un debate” de ideas políticas, al tiempo que precisó que el eje de ese debate es cómo se distribuye el crecimiento en Argentina en lo que constituyó una nueva crítica al rumbo económico del gobierno. Aunque no rompió con el presidente Alberto Fernández, advirtió que la gestión “no le está haciendo honor a tanta confianza” depositada en esa coalición por los votantes. 


 La Vicepresidenta aseguró, en un discurso en la Universidad Austral de Chaco de una hora y media, que no solo no mantiene una pelea con Fernández sino un debate, sino que tamoco se trata de una disputa de poder, en un tramo en el que pareció minimizar la figura del Presidente. “Elegí (para encabezar la fórmula presidencial) a alguien que no representaba a ninguna fuerza política, pero que además me había criticado duramente desde 2008″, sostuvo. Y lo diferenció de Sergio Massa, líder del Frente de Renovador; de Emilio Pérsico, uno de los referentes del Movimiento Evita: y de Héctor Daer, uno de los jerarcas de la CGT.

“Ahí habría una disputa de poder”, precisó. Según Cristina Kirchner, haber elegido a Alberto Fernández fue “un acto inteligente y generoso”. 

 En medio de la fuerte presión del kirchnerismo sobre el ministro de Economía, Martín Guzmán, Cristina elogió además a Augusto Costa, uno de los funcionarios más cercanos a Axel Kicillof, responsable de la creación del programa Precios Cuidados, uno de lo que lanzó el gobierno después de la disparada inflacionaria posterior a la devaluación de 2014, que se dio con el actual gobernador como ministro de Economía. Cristina también elogió a Kicillof por esa gestión de contención de la inflación, lo que contrastó con varias referencias a las subas de precios en la actualidad y a que a la “gente no le alcanza”, además de al fenómeno de los asalariados en blanco que son pobres. 

 De todos modos, buscó relativizar la interna en el Gobierno por el rumbo de la gestión económica. “Lo que está pasando en el Poder Ejecutivo no es una pelea; yo no le pegué a nadie, a mí nadie me pegó”, apuntó. Y dijo que buscó el significado de la palabra “pelea” en el diccionario. “Esto es un debate de ideas”, remarcó. Y se quejó por la interpretación en los medios de la disputa en el seno del oficialismo y lamentó no ser escuchada por sus socios. “No digo esto porque me creo la más inteligente. Estuve ocho años en la Casa Rosada atajando penales y esquivando tiros”, dijo. 

 La vicepresidenta dijo que “la verdadera causa” de la escalada inflacionaria es la “escasez de dólares” en el país y no el aumento de la emisión monetaria. Y apuntó contra los opositores que hablan de que los precios suben porque el gobierno activa la “maquinita”. 

 “La escasez de dólares es la verdadera causa de la disparada de los precios”, afirmó. La exmandataria remarcó que “el principal problema que tiene la Argentina es la economía bimonetaria” que demanda dólares que necesita el país, y consideró que esta cuestión debe resolverse “con un gran acuerdo político”. 

 También se refirió a las críticas en su contra: “De mí dicen: ‘Es mala, es mala, es mala’. Tengo muchísimos defectos, pero nunca decido las cosas a través de mis hormonas, sino de mis neuronas”. Y dijo que eso la diferenciaba de muchos dirigentes políticos de distintos partidos.

La vicepresidenta contó varias “infidencias” sobre su vínculo con Fernández y su rol en el Gobierno. Afirmó que el Presidente quería colocar a Eduardo “Wado” de Pedro como jefe de Gabinete, pero que ella le recomendó que lo nombrara como ministro del Interior. 

 “Nuestro Presidente lo llama al presidente de nuestro bloque, a Máximo Kirchner, y le dice que quería que el ministerio de Desarrollo Social luego de la salida de Daniel Arroyo lo ocupara Larroque. Ministerio de Desarrollo Social: planes, tarjeta social, un millón de planes”, relató. Y remató: ¿Qué le dijo el diputado Kirchner? Al Cuervo lo voy a dejar con Axel… ponelo a Juanchi Zabaleta. Me parece que algunos y algunas debería revisar editoriales. Cuánta mediocridad y chatura hay”. 

 A su vez, hizo señalamientos a las filas del Frente de Todos: “Cuando uno escucha a algunos compañeros, parece que no son solo los periodistas los que no se dan cuenta de las cosas”. Lo hizo en referencia a las críticas que indican que La Cámpora –a la que nombró específicamente- quiere quedarse con “las cajas” de la gestión. 

 Cristina Kirchner cuestionó con dureza a los referentes parlamentarios de la oposición por impulsar el tratamiento legislativo de la boleta única, al considerar que “la sociedad” tiene problemas más importantes, como que “no tiene laburo y no le alcanza la guita”. Los bloques opositores impusieron su mayoría para emplazar al oficialismo, que quedó en minoría, a que en el plazo de un mes las comisiones de Asuntos Constitucionales, Justicia y Presupuesto emitan un dictamen sobre la instrumentación de la boleta única de papel a partir de las próximas elecciones. “Votan una lista de diputados como si fuera una ristra de chorizos y ajos”, indicó.

Contra la Corte 
 Cristina Kirchner arremetió contra la Corte Suprema por el fallo que ordenó volver a la vieja composición de veinte miembros en el Consejo de la Magistratura y lo comparó con la negativa a incrementar el número de integrantes del máximo tribunal. “¿No será que al poder le conviene poquitos?”, dijo en alusión a los cuatro miembros que hoy tiene la Corte. Luego, apuntó contra Horacio Rosatti: “Un presidente que se termina votando a sí mismo, declara inconstitucional el Consejo y se convierte en su presidente”. 

 Sobre el fallo que declaró inconstitucional la composición del Consejo y reactivó la vieja integración, dijo: “Exhumó una causa después de 16 años y resucitó una ley cuan ‘Lázaro, levántate”. Cristina Kirchner volvió a criticar el funcionamiento de la Justicia y puso como ejemplo de abuso la medida cautelar contra el decreto que declaró servicio público la telefonía móvil y habilitó un mayor control de las tarifas que fijan las compañías. “Todos los meses te revientan la cabeza con aumentos”, afirmó y culpó de ello a la Justicia. 

 La vicepresidenta dijo que la responsable es la Corte, que tiene pendiente pronunciarse en este caso. Recordó además que durante sus dos gobiernos ella sufrió mucho las cautelares. “Cuando se quiere hacer cumplir una ley aparece una cautelar para impedirlo”, lanzó.

Reivindicación del capitalismo chino 
 En el primer tramo de su discurso, Cristina Kirchner se refirió al funcionamiento del sistema capitalista en China y los Estados Unidos. Elogió los logros del gobierno chino y dijo que “no se registra otro país que haya incorporado tantos trabajadores al capitalismo”. En ese marco, la exmandataria recordó su encuentro con presidente de China Xi Jinping.

Durante su discurso, la vicepresidenta dijo que “el capitalismo va donde gana plata y donde le conviene” y advirtió que “no es cuestión de ideologías” ni de posturas “internacionales”. Es más, puso como ejemplo el desarrollo generado en China en los últimos 70 años e ironizó: “Hay un latiguillo que dice que las inversiones van donde hay seguridad jurídica. Hola, ¿Qué tal? Las mayores inversiones en las últimas décadas de las empresas globalizadas de todo el mundo se dan en China”. 

 Se quejó por la interpretación en los medios de la disputa en el seno del oficialismo y lamentó no ser escuchada por sus socios. “No digo esto porque me creo la más inteligente. Estuve ocho años en la Casa Rosada atajando penales y esquivando tiros”, dijo.(DIB)



Add space 300x250x2