Tomás y Nicolás Sabo, los hijos del kiosquero Roberto Sabo

Policiales

Se trata de la suegra de uno de los hijos

Ramos Mejía: asaltan y le gatillan un arma a una familiar del kiosquero Roberto Sabo

20|04|22 19:58 hs.

Una familiar de Roberto Sabo, el kiosquero asesinado a balazos el pasado 7 de noviembre en la localidad de Ramos Mejía, fue asaltada en la misma zona del partido por delincuentes armados que le robaron sus pertenencias y le gatillaron un arma. La mujer los persiguió con su camioneta y hasta los llegó a embestir, aunque no pudo evitar que escaparan.


 El hecho ocurrió ayer, alrededor de las 13, en avenida de Mayo al 1000, de la zona comercial de la citada localidad del partido de La Matanza, cuando la mujer, que es suegra de uno de los hijos de Sabo, bajaba de su camioneta Hyundai Tucson y fue sorprendida por un hombre armado que, secundado por otros dos, ingresó al vehículo con intenciones de robo.

Una vez adentro del habitáculo, el ladrón intentó apoderarse de la cartera de la víctima, momento en que se produjo un forcejeo en el que éste gatilló un arma, aunque no llegó a disparar, según relató el hijo del kiosquero asesinado y yerno de la mujer, Nicolás Sabo. 

 Finalmente, el delincuente le sustrajo la cartera, el teléfono celular y dinero, tras lo cual escapó junto a sus dos cómplices que lo aguardaban a bordo de un automóvil. 

 “Uno termina agradeciendo que no estamos lamentado otra perdida en menos de seis meses”, dijo el hijo del kiosquero asesinado en diálogo con medios radiales, al ser consultado sobre el robo que tuvo como víctima a la madre de su pareja. 

 El joven expresó que “no la mataron por que no salió la bala, por que si no la matan” y agregó que no se siente seguro “en ningún lugar”. 

 Sabo contó que tras la muerte de su padre en la zona implementaron algunas medidas de seguridad: “Pusieron policías en la puerta del kiosco, a veces van rotando, pero caminas dos cuadras y te roban o te matan tranquilamente”, aseguró. 

 A su vez, Nicolás recordó que semanas atrás ocurrieron en la zona una serie de robos, tanto a locales comerciales como a personas que circulaban a pie. 

 El hijo de Sabo dijo que han considerado vender el fondo de comercio del kiosco en el que fue asesinado su padre y agregó: “Queremos vender esto, mi hermano se quiere ir del país y yo también”. 

 El asalto ocurrió a 200 metros del comercio que era propiedad de Roberto Sabo, asesinado a balazos por una pareja de delincuentes que lo asaltó. 

 Roberto Sabo, quien tenía 48 años, fue asesinado el domingo 7 de noviembre a las 14, en su kiosco, ubicado en pleno centro de Ramos Mejía. El crimen generó gran conmoción entre los vecinos que salieron a repudiar el hecho y a pedir más seguridad en la zona. (DIB) ACR



Add space 300x250x2