La Ciudad

Carlos Ramón García

El adiós a un referente del folklore

24|03|22 22:18 hs.

El folklore tresarroyense está de luto debido a que este jueves abandonó este plano el reconocido referente de la danza Carlos Ramón García, a los 77 años de edad. 


Nacido en Tres Arroyos, vivió toda su vida en el barrio de la Escuela 18, donde pasó gran parte de su infancia ya que las maestras lo invitaron a inscribirse en aquella institución educativa. 

 En su adolescencia asistió al colegio industrial y allí aprendió el oficio de carpintería que quedó grabado en sus manos para toda la vida, convirtiéndose en una de sus pasiones. Llegó a trabajar en diferentes carpinterías y a crear gran cantidad de objetos, como cajas de televisores. 

Se casó y tuvo dos hijos, Ana y Daniel, que ambos resultaron ser también folkloristas. Ellos le dieron a Carlos la posibilidad de vivir otra de sus pasiones: la de ser padre. 



Maestro de vida 
El folklore llegó a la vida de Carlos a temprana edad, cuando en el primario el casero de la escuela les enseñaba a todos los chicos esta disciplina. 

 Así conoció lo que le llenaría el alma y el corazón. “Me falta el folklore y me falta la vida”, había expresado en una entrevista con La Voz del Pueblo en el año 2008. 

Impulsó varias peñas y participó de muchas otras. En el ’74 formó Danza 4 con la idea de irse a Cosquín, por lo que comenzó a inclinar la compañía más hacia la danza folklórica estilizada, llegando a bailar en el escenario mayor del festival en el ’76. 

Con Danza 4 pasó junto a la profesora Bety Berardi por el Fortín Gaucho, por Copetonas, por Oriente y tuvo una larga trayectoria en el Club Español de Tres Arroyos. 

Luego, llegó el turno de Danzares, compañía de danza que fundó y tomó gran importancia tanto en la ciudad como en la zona. Si bien fue continuada por su hijo Daniel, Carlos siempre estuvo presente, acompañando y brindando su apoyo a quienes conformaban el grupo porque le nacía de adentro el darle una mano a la gente. 

Carlos para muchos fue padre del corazón, maestro de danza y de vida. Dejó marca en cada uno de sus alumnos que pasaron por sus clases y dejó un legado en la historia del folklore y de la cultura de la ciudad. Será siempre recordado como aquel hombre que dio la vida por los suyos.  



Add space 300x250x2