“En el asuntito FMI de la justicia no se habla”, señala el autor de la columna

Opinión

Desaparecidos en acción

13|03|22 09:11 hs.

Por Juan Francisco Risso

Encontré este refrito en El Cronista. Artículo nuevo. Pero más bien histórico. 

“El Gobierno decidió este lunes cerrar las exportaciones de carne durante 30 días, para intentar contener la suba de precios en los alimentos y controlar la inflación”.

“A través de un comunicado, señaló que la medida se adoptaba "como consecuencia del aumento sostenido del precio de la carne vacuna en el mercado interno" y que el objetivo era "ordenar el funcionamiento del sector, restringir prácticas especulativas, mejorar la trazabilidad de las exportaciones y evitar la evasión fiscal en el comercio exterior".

“La medida remite a la que en 2006, durante el gobierno de Néstor Kirchner, tomó la por entonces ministra de Economía, luego condenada por el hallazgo en su despacho de una bolsa con $ 100 mil y u$s 30 mil, Felisa Miceli. El propio Kirchner había dicho días antes que "a los ganaderos que no les interesaba exportar a costa del hambre y el bolsillo del pueblo argentino". 

El artículo es más largo, y digno de encomio por lo detallado; cuentan las costillas de cada vaca y señalan cada desventaja. No está mal: desde que las noticias se convirtieron en negocio la verdad dejó de importar. El Cronista y todos los demás. Lástima que nunca se llegó a la noticia estrella: la importación de carne en el país de las vacas. Dicen que NK anotaba todo en una libretita. Y regulaba. Y les hizo un corte de manga. 

La medida, de todos modos, no fue gratis. Pero el tipo que sale de su casa de noche, que toma dos -o tres- medios de transporte para entrar a CABA y que regresa cuando sus hijos ya están dormidos, ese… desaparecido de la nota. Y nada tiene que hacer, por lo demás, en un diario serio. Y… ¿es noticia? Son miles. Un diario serio habla de los mercados. Dicen: “los mercados están nerviosos”, cosas así. Nada que ver con el laburante que viaja en el estribo del micro. 

Ahora dicen que, tronada Ucrania, los alimentos van a subir, acá y allá. Tema aquel que NK encaró evitando que el “precio internacional” hiciera estragos también acá. Si no hacía nada, igualmente intervenía en favor de un sector de la economía. Si intervenía -intervino- aliviaba a otro sector de la sociedad. Pero hoy, ese tema -ese hombre que necesita comer, el proletario digamos- está desaparecido. En acción, porque está cogoteando para ver si viene el micro. 

El otro desaparecido ahora se lo cuento. Usted es ganadero y me da poder para comprar cien vacas a su nombre, bien clarito. Un vendedor, que lee el poder, me vende trescientas a pagar, todo firmado. Cuando ve lo que he hecho, usted se pone furioso, y yo… abro los brazos. Del otro lado, las vacas no eran todas del vendedor, no estaba autorizado a vender tantas y se arma otro despelote. “Che… vos y el vendedor eran amigos” dice alguien. Pero al fin la cuestión recala en la Justicia y allí comienza otra historia. 

No sé si ha notado que en el asuntito FMI -que hace agua por babor y estribor, y jamás cerrará- de la justicia no se habla. No es parte del debate. Ni como elemento de presión. Desaparecida en acción. Yo creo que nos pasan como arroyo al tranco. Y con cualquier chapuza. Y así se pasa al casillero siguiente. 

En cuanto a la perlita de Felisa Miceli, pues… fue juzgada. Muy bien. Mejor estuvo Michetti; la agarraron en la misma y logró que todo pasara por un caño. 

Y ahora Jefe, a prepararse que viene el conjunto “Los de Siempre”. No son malos muchachos. Discrepan. Nos vemos. 


Juan Francisco Risso




Add space 300x250x2