Julián Lamberti

La Ciudad

Julián Lamberti, delegado de Claromecó

“No tenemos reclamos de los jóvenes”

28|01|22 10:49 hs.

El director del Ente Descentralizado de Claromecó, Julián Lamberti, en el marco de una extensa entrevista con este diario, brindó su mirada con respecto a los jóvenes y la nocturnidad. El funcionario, entre sus respuestas, tocó varias aristas de uno de los temas que marcaron la agenda política del actual verano. 


Entre sus consideraciones, sostuvo que las propuestas que recibió del arco opositor para afrontar la temática fueron descartadas porque, de aplicarse, se estarían incumpliendo leyes provinciales. 

A su vez, dio su punto de vista con respecto a los cambios de hábitos que los jóvenes manifiestan desde hace unos años a la hora de disfrutar de la nocturnidad y habló de lo que se necesita en la localidad para generar que los empresarios de la noche se vean motivados para invertir en Claromecó.

- ¿Qué análisis/autocrítica podés hacer sobre la nocturnidad en un Claromecó que, desde hace unos años, no cuenta con un espacio adecuado para que los jóvenes se diviertan? 
-Creo que lo primero que hay que hacer es entender como sociedad que la nocturnidad no es mala palabra. Claromecó tuvo durante muchos años hermosas propuestas nocturnas. El Tucu, La Terraza, Llueve, Chaplin, Monkey, La Barra, La Playita del Medio, entre otros. Estos lugares han marcado el corazón de varias generaciones de jóvenes durante los veranos en Claromecó. El verano 2021 fue el de las restricciones y las luces de los boliches fueron apagadas por la fuerza de la pandemia en todo el mundo. Coincidentemente se venció la concesión de La Barra y Monkey se vendió para otros fines. El 2022 fue el verano de los médanos y no tengo dudas de que los jóvenes se llevarán imborrables momentos vividos allí. El problema es el riesgo que implica la masividad en zonas tan alejadas. Esto preocupa y mucho. Claromecó necesita un reordenamiento en cuanto a la nocturnidad desde hace tiempo. Un destino turístico sin propuesta nocturna está incompleto. Por ahí suena idealista pero se necesita un lugar para que los empresarios puedan instalarse con seguridad jurídica para trabajar, donde los jóvenes puedan divertirse en un entorno cuidado para que sus padres puedan estar tranquilos y sin molestar a los vecinos. 

- ¿Las fiestas en los médanos llegaron para quedarse? 
- Creo que hoy los médanos son el cable a tierra de los jóvenes después de tantas restricciones. En los médanos son libres y están disfrutando de eso. Creo que si hay propuestas de calidad desde el sector privado, los jóvenes se prenden, pero están cada vez más exigentes. No se les puede vender humo, y eso me parece bien. 

- ¿Hubo propuestas de la oposición para que, aunque sea por este verano, se ofrezcan alternativas para los jóvenes en la playa, con fuerte presencia del Estado municipal? ¿Qué te parecieron esas ideas? 
-Se plantearon algunas ideas que, de llevarse a cabo, incumplirían leyes provinciales, por lo que fueron descartadas. No se puede poner un boliche municipal. En lo que coincidimos es en que hay que legislar desde el Concejo Deliberante para ordenar la situación. Obviamente el ordenamiento requiere de un proceso, y los procesos llevan tiempo. Los jóvenes no van a esperar a nadie. Ellos van a salir a divertirse y hoy eligen los médanos para eso. 

- ¿Claromecó está preparado para que cuente con una zona exclusiva de boliches? Si es así, ¿cuál debería ser? 
- Claromecó viene creciendo rápidamente y tiene un mercado importante en cuanto a nocturnidad. Miles de jóvenes buscan divertirse. El ordenamiento es necesario. Él o los lugares para poder desarrollar la actividad será seguramente tema de debate. Hay que analizar en profundidad las alternativas y pensar en un Claromecó a 50 años. 

- ¿Cómo se puede incentivar desde el Estado para que un particular invierta en un boliche en Claromecó?
- Los empresarios necesitan previsibilidad, reglas claras y seguridad jurídica. El mercado ya está. 

- En la reunión que se llevó a cabo hace unos días en Claromecó, con la presencia de concejales, funcionarios y referentes de la nocturnidad, no se convocó a los jóvenes, ni a la Dirección Municipal de Políticas para la Juventud. ¿Por qué pasó eso?
-Creo que los jóvenes están felices con los médanos. No tenemos reclamos de los jóvenes. Los preocupados somos nosotros, los vecinos que se encuentran en su trayecto de regreso y sus padres. Obviamente trabajaremos desde todas las áreas, junto a la Dirección de Políticas para la Juventud, esta problemática. 

-¿Consideras que es necesario escuchar más a los jóvenes/adolescentes para conocer sus inquietudes y a partir de eso generar políticas de Estado para buscarle una solución a la problemática? 
-Totalmente. No tengo dudas. Hay que escucharlos y tratar de comprenderlos. Tienen mucho para enseñar y aportar. Pero fundamentalmente hay que sentir amor por los jóvenes. Este es otro desafío que tenemos como sociedad. Los jóvenes no son mala palabra. A veces me pregunto: ¿Qué Claromecó queremos como sociedad? Y yo no tengo dudas en esto: Claromecó, como destino turístico, quiere recibir de brazos abiertos a la juventud y para eso debemos trabajar unidos para que tengan propuestas y alternativas de calidad. 

-En los últimos años, cambiaron muchos hábitos de los jóvenes en cuanto a la nocturnidad. ¿Por qué crees que se dio ese fenómeno? 
-La aparición de las redes sociales dejaron en segundo plano a los boliches como punto de encuentro para sociabilizar, o para escuchar cierta música, la aparición de bares y cervecerías con formatos de moda, y algunos contextos económicos dieron lugar a nuevos hábitos, como por ejemplo las previas, los after y las fiestas al aire libre. 

- ¿Qué opinas de las fiestas privadas que se hacen o que se van a hacer en Claromecó? En tu paso por el rubro, hiciste varias…Fuiste criticado y también elogiado por esas iniciativas.
-Es una modalidad que a los jóvenes les gusta mucho si son innovadoras y están bien hechas. Mientras se desarrollen en un marco de seguridad y con toda la documentación que exige la Secretaría de Seguridad y los Bomberos de la Provincia de Buenos Aires, lo veo bien. Se hacen en todos los destinos turísticos de playa. 

-¿Cómo se consigue el equilibrio entre ofrecer opciones para los jóvenes y no molestar al turista que va a vacacionar y al residente estable de Claromecó? 
-En principio, alejando la actividad de las zonas residenciales. Pero a la salida, en el retorno a sus hogares, siempre se generan molestias. Eso siempre pasó. Es un lugar turístico. 

-¿Qué opinión te merece lo que expresó a este diario Néstor Epherra?
-Petete es un vecino de Claromecó a quien aprecio mucho. Es el padrino de mi hermano. Su casa está aproximadamente a 100 metros de la carpa -el espacio donde este fin de semana habrá una fiesta-. Personalmente me he encargado de verificar que todo estuviera cuidado y no signifique un riesgo para su propiedad.     



Add space 300x250x2