A horas de la realización de la fiesta, el evento no fue habilitado

Claro, Reta y Orense

Se iba a desarrollar este fin de semana

Fue inhabilitada la fiesta prevista para este fin de semana en Claromecó

21|01|22 19:19 hs.

Ayer por la tarde, y en conjunto con el municipio, se determinó que la fiesta a realizarse entre la madrugada de hoy y el domingo haya quedado suspendida por falta de la habilitación correspondiente. 


La falta del certificado antisiniestral, irregularidades con la jabalina y cuestiones de electrotécnica fueron las principales faltas que bomberos de De la Garma detectaron ayer por la tarde en la inspección realizada en el predio donde se iba a concretar el evento impulsado por el empresario Bruno Chiquette. 

En contacto con este diario, Jorge Merino, jefe del cuerpo de Bomberos de De la Garma, confirmó que la fiesta no fue habilitada luego de encontrar cuestiones propias de la seguridad fuera del protocolo correspondiente para permitir el desarrollo de la propuesta nocturna, sobre la cual, antes de la revisión, ya se habían puesto a la venta las entradas en las redes sociales, donde además también se había hecho una amplia difusión. 

"Para un evento de este tipo, hay que tener un certificado antisiniestral en el que se dé cuenta de todas las medidas. Se trató de una inspección general. Nosotros trabajamos también con otras áreas municipales, como por ejemplo, Inspección General", expresó el referente. 

En tanto, también se supo que el organizador no habría llegado a completar con cuestiones ligadas a las obras requeridas para un evento de esta magnitud. "Como lo decimos y hacemos siempre, la fiesta no se hace", dijo a este diario el director del Ente Descentralizado, Julián Lamberti.

"Desde nuestra mirada, la fiesta no se hace porque no cuenta con la habilitación. Desde lo oficial, el organizador no pasó la inspección. Después él verá si la posterga o la suspende", manifestó. 

En los días previos, cabe recordar, desde el Concejo Deliberante hubo una marcada resistencia al desarrollo de la propuesta impulsada por el empresario Bruno Chiquette.

El desacuerdo, expresado puntualmente desde la oposición, se basó fundamentalmente en el lugar elegido para la realización de la fiesta, la cual estaba prevista a concretarse en un predio ubicado al ingreso de Claromecó, a pocos metros de la ruta 73.