Esteban Julián junto a Russi y Pessina, en el show realizado el pasado 17 de diciembre en La Estació

Sociales

El cantante cerró un gran 2021

Esteban Julián: “Lo que me pasó este año fue fantástico”

02|01|22 11:19 hs.

Una de las voces más reconocidas de la ciudad es, sin dudas, Esteban Julián. Con un amplio recorrido sobre las tablas, el cantante se mostró muy activo el pasado 2021, logrando, según él, su “mejor año” desde su vuelta al pago. 


“Lo que me pasó este año para mí fue fantástico” señaló Julián en diálogo con La Voz del Pueblo, en el cierre del pasado año. “Empecé a tener como mucha demanda de gente que quería aprender a cantar, aprender a respirar, así que fui sumando alumnos” recordó el músico. 

Si bien las reaperturas obligaron a que algunos de los estudiantes dejen de asistir a clases, el flujo de asistentes se mantuvo. “Yo nunca hice clases por Zoom, todo fue presencial y en espacios abiertos, amplios. De lunes a jueves di clases sin parar tanto en mi casa como en particulares, y lunes y martes en el Centro Cultural La Estación. Esto me llevó primero a conocer a un montón de gente nueva que yo ni sabía que existía ni que se iban a largar a cantar ni las cualidades de cada uno” expresó. 

En las clases, Julián les enseña no solo la parte técnica, sino que va más allá. “Yo a las clases las hago ante todo lúdicas para que no sean tan aburradas, tengo una manera de ser que tengo mucho desparpajo en cuanto a mi vocabulario y puedo decirles cosas sin que se enojen... hay que tener cierto tacto con la gente porque algunos se ofenden, hay maneras de decir las cosas y entonces trato de hacer las clases totalmente relajadas, que sean divertidas, que cada uno de los alumnos elija la propuesta o un tema para que veamos cómo se encara, cómo se desglosa una letra... más allá de una técnica respiratoria también hay una técnica de estudio en cuanto al entendimiento de lo que cada uno está diciendo, porque por algo elegís una letra para cantar”. 

En ese sentido, explicó que “la persona que va a interpretar una canción quiere decir algo, entonces desde qué lugar lo vas a decir, cuál va a ser la intención; todo eso es muy interesante... la acentuación de la palabra, el fraseo...”. 

Como broche de oro del 2021, Julián realizó un show en el Centro Cultural La Estación que contó con la presencia de algunos de sus alumnos. “El 17 de diciembre el espectáculo se hizo en La Estación, con Carlitos Russi y con Jorge Herrera, dos enormes guitarristas tresarroyenses y vinieron las alumnas que perduraron, que más o menos tuvimos oportunidad de aceitar las voces y de mezclarlas y salió muy lindo” explayó. 



Junto a una de sus alumnas. Varias mujeres de su grupo formaron parte del último show


Además de las alumnas particulares, participaron del evento un par de alumnos del Grupo Envión. “Un poco más adelante de mitad de año Cultura me ofrece tener a los chicos del Envión y eso fue para mí un descubrimiento muy interesante” recordó.

“Hubo dos chicos del Envión que me acompañaron el 17, uno es Ariel Pincheira que es un pibe que canta como un ángel, es increíble lo que hace vocalmente, y el otro es Maxi Ongarini, que está en silla de ruedas, hace tango-trap y su inspiración es Julio Sosa; con él cantamos el tango 'Nada'. Fue alucinante el solo hecho de poder convocar a esta gente, que estuviesen ahí en el espectáculo, que se suban al escenario conmigo y compartan algo conmigo, porque yo en ningún momento los dejé solos a ellos, ni tampoco al resto de los alumnos porque también canté con ellos”. 


Un gran marcó de público acompañó a Julián en su última presentación


Esta oportunidad de trabajar juntos los puso a la par. “Para mí es fantástico porque uno en el trabajo es un par, eso es lo importante, que uno pueda llegar a ser un par. He descubierto como una gama de gente tan talentosa y con tantas ganas...”. 

 Hace cuatro años que Julián regresó a Tres Arroyos, su ciudad. Las circunstancias de la vida lo devolvieron a su lugar de nacimiento, donde él supo hacerse un lugar hasta llegar a completar un año como el 2021. “Este año fue muy fructífero para mí a todo nivel porque me llevó a tener relaciones con la gente desde otro lugar y armar un grupo que realmente es bellísimo; el artista se tiene que sentir contenido donde esté como para poder seguir adelante, eso es muy importante, y acá me siento contenido. Además el cierre del año fue fantástico y muy productivo para mí, más allá de la emoción que uno carga en todo esto, la verdad que estoy muy contento, estoy disfrutando, eso es lo que me regocija, el disfrute, el poder hacer lo que a mí me gusta y lo que yo sé”.  

Futuro 
Luego de este agitado año, Esteban Julián planea tomarse un descanso en enero, aunque eso puede cambiar. “Por ahí sale algo en Claromecó” confesó el artista y agregó: “Hay algunas alumnas mías allá así que quizás se pueda repetir esto que hicimos en Tres Arroyos. No sé dónde va a hacer, se me presentó algo y lo estamos analizando”. 

Esta posibilidad de brindar un show es algo que lo mueve. “Está bueno ir y brindar arte; es muy importante eso para la gente, aparte alimenta el alma, es un rato de distracción... la música lo puede todo, es terapéutica, es curativa, entonces eso también está bueno”.

Agradecimientos 
Sobre el final, Esteban Julián agradeció “a mis alumnos a todos, a los que vinieron a mi casa, a los que me acompañaron el 17, y los que volverán, a Cultura de Tres Arroyos porque la verdad que me abrieron las puertas de este lugar, a la gente del Envión por darme la posibilidad de trabajar con estos chicos y a alumnos, músicos, directivos y gente que me abrió la puerta de un establecimiento que es bellísimo”.