Gabriel Guerra asumió el cargo de secretario de Prevención y Salud en diciembre de 2019, meses antes

La Ciudad

La pandemia en el distrito

Análisis y perspectivas en la Secretaría Prevención y Salud

10|09|21 08:35 hs.

En diálogo con este diario, el secretario de Prevención y Salud, Gabriel Guerra, efectuó un análisis relacionado con el accionar que desde la salud pública local se concretó en el marco de la pandemia, desde su comienzo y hasta el actual escenario. En tanto, y en medio de un panorama sanitario más que favorable, se refirió a las perspectivas trazadas y proyecto a encarar en el área que tiene a cargo desde 2019. 


El funcionario hizo algo de historia cuando recordó el impacto que generó el Covid a fines de 2019 y principios de 2020 en países lejanos al nuestro. "Se veía con mucha incertidumbre y atención. Íbamos evaluando la posibilidad de la alta transmisibilidad que tenía este nuevo virus. Entonces, con distintos secretarios de la Región Sanitaria y con el resto de los directivos de salud del distrito comenzamos a pensar en la posibilidad de la pandemia llegue al país y a Tres Arroyos", indicó.

Una de las medidas tomadas para afrontar el eventual escenario sanitario giró en torno a una fusión pocas veces vista. Ante lo presentado, efectores de la salud pública y privada unieron voluntades para darle vida a un sistema de trabajo en conjunto que, según lo afirmado por Guerra, "era muy necesario" para darle una pelea de igual a igual al desconocido Covid-19. 

 "La única posibilidad que teníamos de afrontar de la mejor manera posible la llegada del coronavirus, sobre lo cual no teníamos conocimiento de la dimensión que podía cobrar, era trabajar orgánicamente, centralizado desde la salud pública para poder dar la mejor respuesta posible en nuestra ciudad. Sabíamos que si alguien trabajaba en no concordancia con el resto, íbamos a tener problemas muy serios", manifestó. 

Entre sus apreciaciones, el funcionario remarcó: "Siempre seguimos los lineamientos de todas las autoridades de la salud mundial, como así también las directivas de los ministerios de Salud de la Nación y de la Provincia". 

"Fue así que en algún momento el objetivo era que ingresara el virus. Posteriormente, nos dimos cuenta que esto era cuestión de tiempo, y que tarde o temprano iba a llegar. El propósito era, entonces, lograr la detección precoz y el bloqueo epidemiológico de esos casos, más allá de la atención sanitaria correspondiente", indicó. 

A su vez, el secretario de Prevención y Salud puso el acento en otra cuestión de relevancia. "Una de las cosas fundamentales era poder establecer un sistema en el cual la atención habitual pudiera seguir funcionando, pero con la intención de que el virus esté lo más lejos posible de la población sana. Por eso se dispusieron distintas dinámicas de atención, como por ejemplo la creación del consultorio para pacientes respiratorios, salas de atención específica para esas personas y grupo de seguimiento telefónico para aquellos pacientes que pudieran transitar la enfermedad en su domicilio", expresó. 

En tanto, Guerra dijo: "Uno en ese momento desconocía cuál iba a ser el impacto real de la pandemia, por lo cual se generaron centros de atención extrahospitalarios. Por suerte no hubo necesidad de usar".

El funcionario destacó además el avance que se dio para que en Tres Arroyos se procesen las muestras de PCR tomadas a las personas que presentaban síntomas compatibles con Covid-19. "Al principio, los resultados de esos estudios se demoraban varios días porque las muestras se trasladaban a otra ciudad. Había que generar una logística de transporte muy importante. Luego, pudimos gestionar la incorporación de la detección de PCR en nuestro Hospital".

"Eso nos dio la posibilidad realizar diagnósticos precoces y bloqueos epidemiológicos certeros y rápidos", remarcó.

Guerra, en tanto, se refirió al complejo contexto sanitario que se vivió en el distrito con el impacto de la segunda ola. "Se incorporó personal y equipamiento. En el momento más crítico de esa etapa se cuestionó la derivación de pacientes a otras ciudades. Eso ya estaba previsto desde un principio para darle al paciente la mejor atención posible", remarcó.

"El segundo impacto impacto de la pandemia fue cediendo en Tres Arroyos, al igual que en el resto del país. Hay poca cantidad de casos activos y un bajo nivel de internación y mortalidad. Este contexto se debe a que como sociedad maduramos y se entendió que era fundamental el cumplimiento de las medidas de prevención. El avance en la campaña de vacunación también fue clave", señaló.

Perspectivas 
Guerra asumió el cargo de secretario de Prevención y Salud en diciembre de 2019, meses antes de la explosión de la pandemia. La llegada del Covid-19 y sus consecuencias generó que varios de los proyectos pensados por el doctor hayan quedado, al menos, postergados hasta que la coyuntura sanitaria muestre un mejor panorama. 

"La pandemia nos atravesó, nos demoró y nos sacó de foco de los objetivos que nos habíamos planteado. Si bien en la Secretaría hay una continuidad de gestión, en mi cabeza estaba -y está- la idea de crear nuevos espacios, teniendo presente que la salud no solo implica la asistencia de la enfermedad, sino que también buscamos trabajar en el ámbito preventivo", indicó. 

Uno de los propósitos de Guerra es el de "continuar y fortalecer los centros de primera infancia, los cuales vienen trabajando en los distintos barrios de nuestra ciudad abordando la problemática de los primeros mil días de los niños, una etapa que es fundamental para el desarrollo neurocognitivo a futuro y para la inserción en la sociedad". 

Con respecto al área de Adultos Mayores, dijo: "La idea es seguir avanzando para que las residencias que reciben a los adultos mayores estén cada vez mejor preparadas, no solo desde lo edilicio sino que también desde la formación profesional". 

"El avance fundamental que quiero darle es poder trabajar para que aquellas familias que tienen a cargo a un adulto mayor estén formadas para que puedan seguir sosteniendo a esa persona dentro del grupo familiar", sostuvo.