Muchas embarcaciones se acercaron a la Fragata Libertad para estar cerca de sus tripulantes y expres

Claro, Reta y Orense

El Comandante de la Fragata Libertad, Osvaldo Chiñi

“Es algo que no lo vamos a olvidar más”

05|08|21 08:48 hs.

La original manera en que fue recibida la Fragata Libertad en Claromecó mereció un sentido reconocimiento de parte del Comandante Osvaldo Chiñi. 


El Capitán de Navío le confesó a Radio Comunidad Claromecó cómo impactó en la tripulación el ‘prende y apaga’ que cubrió el largo de la avenida Costanera con vehículos, que hasta llegaron a formar una doble fila en determinados sectores. 

“Con la experiencia que tengo -de varios viajes- nunca había vivido una experiencia así. La Fragata siempre llega de día, y el recibimiento es con buques que se acercan a saludar -o embarcaciones- pero nunca que el pueblo se movilice. El prende y apaga fue único, muy emocionante. Fue impactante para todos los tripulantes, lo vamos a recordar toda la vida, es un orgullo que el primer puerto -por decirlo así- haya sido Claromecó”, expresó en medio de una comunicación telefónica entre el estudio de la emisora en calle 28 y la Fragata ubicada a dos millas y media de la costa y a una profundidad de 16 metros. 

Chiñi explicó que actualmente la embarcación funciona como una burbuja, en el marco de la pandemia. “Arrancamos con un aislamiento preventivo diez días, antes de zarpar, con dos hisopados”, señaló. 

Esa modalidad de protección sanitaria se sostendrá hasta llegar el martes 31 de agosto a Valparaíso, Chile. A partir de esa jornada habrá mínimas actividades que se compartirán con personas ajenas al buque escuela argentino. 

Dijo que en cada puerto la tripulación entregará a representantes de cada municipio que reciba al paso a la Fragata, una de las acuarelas del artista Walter Patricio Di Santo. Se trata de una serie denominada “Mascarones de Libertad”, una de las cuales quedó para el distrito de Tres Arroyos. 


Osvaldo Chiñi




En el marco de la entrevista, el Capitán de Navío contó que la tripulación es cuidada con la alimentación que reciben a bordo y que responde a un esquema de distintas comidas balanceadas. 

Hecha por un dietista, para una tripulación que en su mayoría es joven y con mucha actividad, se rige con un desayuno, almuerzo, cena y refuerzos en la merienda y a las dos de la madrugada. 

Para ello el abastecimiento de alimentos se hace previo a los viajes, pero también en cada puerto que visitan para comprar los alimentos frescos. 

En cuando a la salud de cada uno de los integrantes, es cuidada por dos médicos, una bioquímica, un odontólogo y cuatro enfermeros. El equipo sanitario cuenta además con un quirófano para todo tipo de emergencias y con salas de internación, incluyendo un espacio para Covid. 

Asimismo, indicó que durante la reparación de media vida realizada en el Astillero Río Santiago, en 2004, se concretaron reparaciones y modificaciones en los sistemas y en el casco; además de acondicionarlo para que pudiera ser tripulado por hombres y mujeres. Actualmente son 35 las mujeres que forman parte de la tripulación, una experiencia que crece desde 2007 cuando egresó la primera promoción femenina de la Escuela Naval Militar. 

Durante los viajes de instrucción, confió que se navega a velocidades promedio de 7 nudos, pero también a vela, con el objetivo de instruir a los guardiamarinas en todos los conocimientos teóricos que ponen en práctica, mientras se comienza a formar también a futuros líderes. 

La Fragata Libertad, que fue diseñada y construida por técnicos e ingenieros argentinos, fue la primera en América generada con recursos humanos propios, nacionales. 

Entre ellos se destaca el Capitán de Fragata e Ingeniero Naval tresarroyense, Amelio D’Arcangelo. 

“Ha recibido premios, ha ganado regatas internacionales y tiene el record del cruce del Atlántico Norte -que no fue batido hasta el día de hoy- con 8 días y 12 horas”, explicó Chiñi, quien reiteró su gratitud hacia la gran comunidad que los recibió el martes por la noche y que les rindió reconocimiento durante este miércoles. 

“Los agradecidos somos nosotros; notamos el cariño de la gente. Es algo que no lo vamos a olvidar más”, concluyó.