Emilia María de Los Ángeles Barac Mavrich junto a Diana Arias

La Ciudad

Una de las protagonistas de Amores Inmigrantes

Mila celebra 99 años de vida

02|08|21 21:02 hs.

Amores Inmigrantes es un libro, escrito por la autora Diana Arias, quien tiene el sueño de contar el mundo con historias de amor. La novela sintetiza anécdotas de los hombres y mujeres que generaron nuestras raíces culturales, familiares y religiosas. 


Uno de los siete capítulos, “Elena y Vinko”, tiene como protagonistas a dos croatas que debieron pasar por una serie de adversidades para poder finalmente concretar su amor. Emilia María de Los Ángeles Barac Mavrich, fruto de esta pareja y quien estuvo en contacto con Diana Arias durante la creación del libro, hoy cumple 99 años de vida. 

Mila parecía tener todo un mundo para asimilar cuando abrió sus ojos celeste cielo el 2 de agosto de 1922. Sus padres, Elena y Vinko sellaban su amor con la llegada de la primera y única hija que tuvieron. 






Ella le dio sentido a tanta esperanza y tenacidad. Deja en la historia de Tres Arroyos y Claromecó un relato de la vida de sus padres que, desde Croacia, en los albores del siglo XX llegaron a estas tierras como otros tantos inmigrantes en busca de paz y trabajo.

La historia
Sus padres protagonizaron una historia que se repite en nuestros antepasados: Vinko Barac se despidió de Elena Mavrich en el puerto de Crikvenica, Croacia, en 1912. 

Estaba contratado por una empresa para levantar la “piedra movediza” de Tandil, que se había desplomado en febrero de ese año. Reuniría el dinero suficiente para pagar el pasaje de su esposa, y juntos formarían una familia en la Argentina. 

Elena permaneció en su pueblo y, para sobrevivir durante la Primera Guerra Mundial, traficó telas en la frontera con Italia. El destino los separó durante casi una década. 

El libro Amores Inmigrantes da cuenta de esta historia que tiene en el faro de Claromecó gran parte de su contenido. Su hijo Omar y su nuera Graciela, junto a los nietos y bisnietos dan cuenta de esa familia que dos croatas soñaban construir al otro lado del Océano Atlántico, un siglo atrás.