Oviedo interpretó “Salta es una mujer” y consiguió que giren su butaca Soledad Pastorutti y Mau y Ri

La Ciudad

Lucas Oviedo brilló en La Voz Argentina

“Reta, Copetonas y Tres Arroyos me han brindado mucho”

28|07|21 11:21 hs.

En la noche del martes, una voz de la región retumbó en toda la Argentina. Con nervios pero con presencia, Lucas Oviedo, habitante de Reta, pisó el escenario de La Voz Argentina y dejó su huella: interpretó “Salta es una mujer” y cautivó al jurado, sobre todo a Soledad Pastorutti y a Mau y Ricky, que fueron los que se dieron vuelta y le brindaron la oportunidad de ingresar al programa. 


El miércoles por la tarde y ya con las revoluciones bajas, La Voz del Pueblo dialogó con el artista, quien con mucha tranquilidad, contó cómo vivió tanto las horas previas como el después de su presentación en el programa. “Lo que fue la previa lo viví muy en familia” comenzó diciendo Lucas y enseguida explicó que “el casting fue en 2019 en Bahía Blanca. El programa arrancaba más o menos en marzo del 2020 con las audiciones a ciegas, pero vino la pandemia y lo echaron para atrás. Pasó todo el año, yo ya lo había dado por perdido realmente al programa, pensé que no lo iban a hacer más y en enero de este año me avisaron que arrancaba”.

Desde aquel llamado hasta su presentación, pasaron casi tres meses. “La presentación de ayer la grabamos en abril” confesó y manifestó que “yo me enteré ayer a las dos de la tarde que salía mi parte”.

Repercusiones 
- ¿Cómo fueron las repercusiones luego de tu aparición? 
- Hoy –por ayer- me levanté bastante tarde y había más de 500 solicitudes de amistad en Facebook, ahora me fijé y hay como mil. En Instagram también, hay como dos mil o tres mil seguidores nuevos; fue increíble. 

Para Oviedo el mundo de las redes sociales no es algo que maneje. “Las redes las maneja mi hija y me dijo que a los 10 minutos que salió la audición ya tenía como mil seguidores más en Instagram, es una locura y no lo podía creer; yo entiendo muy poco pero me dijo que es mucho. Fue muy masivo” señaló. 

Para ejemplificar la magnitud del suceso, Lucas contó que “en el 2014 participé en Soñando por Cantar pero no tiene nada que ver con esto, es otro nivel, es otra cosa… es terrible lo que causa esto”. 

Grabación 
Para poder participar del show, Lucas Oviedo debió trasladarse a Capital Federal e instalarse allí por un par de semanas por una cuestión de protocolo. “El día de mi audición fue terrible; yo hacía ya como 15 o 20 días que estaba en un hotel allá en Capital Federal y no veía a mi familia, todos los días nos hisopábamos... nos tuvimos que aislar”.

Más adelante indicó que “el día de la audición estaba muy tranquilo con respecto a lo que iba a hacer... el día anterior había ensayado en el canal y al otro día se graba con el jurado. El día de la grabación fueron mi mamá y mi señora, que fueron las que estuvieron ahí en la audición, las vi después de muchísimo tiempo y me agarró una alegría terrible, pero no nos podíamos abrazar ni nada por protocolo. Llega el momento, me llaman y yo siempre estoy muy tranquilo, es más, tenía la experiencia de haber cantado ante muchísima gente pero antes de entrar, de abrir la puerta, me puse recontra nervioso pero mal, me empezó a faltar el aire y cuando subí al escenario estaba muy nervioso, encima vos no sabes qué jurado es quién porque no tienen el nombre atrás las sillas y encima se terminaba la canción y no se daban vuelta...”. 

- ¿Qué se siente que estés cantando y el jurado no se de vuelta? 
- En realidad la carga emocional no es porque no se den vuelta, por lo menos lo que me pasó a mí, el problema era que mi madre, mi abuela, mis amigos y todos decían 'vos pasas de una'; ellos iban con toda la esperanza, con toda la fe de que iba a quedar, entonces la carga era la familia, los amigos… pensaba 'los voy a defraudar porque no se dan vuelta', ese era el peso mío... si no se daban vuelta a mí no me iba a afectar porque yo sabía que podía ser o no podía ser. 

Pero entonces, la primera butaca giró. “Se dio vuelta Sole y después Mau y Ricky y me relajé. Ellos no lo mostraron pero cuando se da vuelta Sole yo me persigné y le agradecí en ese momento... me dio mucha alegría, mucha tranquilidad y me acordé de todos. Después cuando canté la canción de Montaner ya estaba relajado, estaba más suelto, entonces creo que salió mejor la canción de Montaner que la zamba; creo que si hubiera audicionado con la canción de Montaner no hubiera salido bien como salió después porque ya me había sacado todos los nervios y la carga de encima”. 

Agradecimientos 
En el cierre de la amena charla, Lucas Oviedo se tomó un momento para agradecer. “A mi Reta, Copetonas y Tres Arroyos me han brindado mucho; yo soy platense y me abrieron las puertas de su partido y me han dado trabajo, además me recibieron muy cálidos hace unos años” remarcó y luego agradeció a “Carlos Molinari y a su familia que fueron los que me llevaron al casting en Bahía Blanca... Carlos llevó mi familia a Buenos Aires cuando hice la audición a ciegas. Yo no estaba muy bien económicamente y él fue quien pagó todo en el viaje cuando fui a audicionar y fue el tipo que me ayudó y me dio la posibilidad de hoy estar en La Voz Argentina. También quiero agradecer a mi familia y mis amigos y a Mariano Hernández, el delegado de Copetonas, que también hizo lo posible porque yo pueda viajar a Capital Federal… sin ellos no podría haber hecho la audición” finalizó.