El paso de la menor por la Cámara Gesell es necesario para contrastar la información (ilustrativa)

Policiales

Avanza la investigación

Presunto abuso: piden la Cámara Gessell para poder tomar medidas

26|07|21 21:21 hs.

Desde el sábado en que se denunció el presunto abuso sexual contra una menor de 15 años, los investigadores aún no pudieron tomar medidas de detención contra el sospechoso del delito. Por el momento se registró un allanamiento, indagatorias y análisis clínicos.


Se tomaron muestras de sangre y orina que se remitieron al Laboratorio Clínico Pericial de Bahía Blanca para confirmar si en la bebida de la menor se le introdujo, sin su conocimiento, alguna sustancia que pudiera hacerle perder el control de sus actos.

“Se trabaja intensamente”, afirman fuentes de la investigación desde donde se tramita la realización de una cámara Gesell entendiendo que a partir de su testimonio –que aún no fue escuchado por la fiscalía- se pueden tomar más medidas de las que se dispusieron hasta el momento.

Pero la pericia recién podría realizarse durante la semana que viene. Incluso, de confirmarse el consumo de alguna sustancia, podría agravarse aún más la situación del –hasta ahora- único sospechoso de abuso sexual simple.

Por el momento el testimonio de una menor testigo del hecho coincidiría con lo que la víctima le habría expuesto a sus padres. Esa misma información es con la que cuenta la fiscalía; a partir de los detalles que les describió a sus progenitores. Por eso la Cámara Gesell es necesaria para contrastar la información con la que se cuenta hasta el momento.

Allanamiento 
El sábado en horas de la mañana, momentos después que el caso fuera denunciado en la Comisaría de la Mujer, se dispuso en forma inmediata un allanamiento en un domicilio ubicado en calle Viamonte entre el 300 y el 400, que es denunciado por los padres como el sitio donde habría ocurrido el abuso.

En ese procedimiento se buscaban las prendas restantes de la víctima, que apareció semidesnuda en la plaza Pellegrini, entre las 7 y 8 de la mañana, cuando una persona la encontró en esas condiciones y la asistió. 

El resultado de la orden judicial no arrojó resultados positivos; y según el padre de la menor, el sospechoso habría descartado las prendas momentos previos al dispositivo policial, según confió a este diario en la nota publicada este lunes. 


Mientras avanza la investigación, el padre de la menor continúa con su pedido de justicia (archivo)


En tanto entre las tareas que desarrollan los investigadores se encuentra la búsqueda de imágenes que puedan proveer cámaras de seguridad pública y privada. En ese trabajo se encuentra la Comisaría de la Mujer. 

“Prueba principal” 
“La prueba principal es la cámara Gesell”, a partir de ese testimonio se podrá convocar a declarar a quien aparece como sospechoso del abuso, sostienen los investigadores.

Las fuentes explicaron que la realización de la cámara Gesell podrá realizarse si es que la psicóloga que interviene en el tema aprueba el procedimiento, que podrá confirmar -para que se haga efectiva- la justicia de Garantías. 

Desde el mismo sábado en que se denunció el presunto abuso sexual, desde la fiscalía se convocó a declarar a la amiga de la víctima, a la familia y también a vecinos.

Producto de esas primeras indagatorias se pudo identificar a un responsable; que de acuerdo al testimonio que se espera de la víctima, podría ser procesado por el delito de abuso sexual simple, delito que es no detenible, y establece una pena de entre seis meses y 4 años de prisión. Interviene en el caso la fiscalía especializada en Violencia de Género, a cargo de la fiscal Natalia Ramos que se encuentra de licencia; y que es subrogada esta semana por el fiscal Gabriel Lopazzo. 

Según describió el padre de la menor de 15 años, ella habría llegado hasta la plaza del Árbol después que lograra escapar de la vivienda donde se encontraba junto a su amiga y con ‘desconocidos’, ocasión donde advirtió que perdió el control de sus actos y le fue quitado el teléfono celular para no poder regresar a su casa a las dos de la madrugada, tal como había acordado con su familia.