La Ciudad

Los alcances de las distintas herramientas brindadas

La Oficina de Empleo y su rol en tiempos de pandemia

12|07|21 09:17 hs.

La Oficina de Empleo y Capacitación, dependiente de la Secretaría de Desarrollo Económico, está cargo de la licenciada en trabajo social, Ana Scarpaci desde marzo de 2012, sin imaginar que ocho años después el mundo iba a quedar patas para arriba por una pandemia, un fenómeno que, además de repercutir en lo sanitario, también provocó una fuerte inestabilidad en los distintos campos de acción laboral. Y el área a su cargo sintió el impacto. 


 En ese marco, la funcionaria explicó el rol que cumplió (y cumple) la dependencia con respecto a aquellas personas que por la pandemia se quedaron sin su principal fuente de ingreso y que, por necesidad, apostaron a un emprendimiento independiente. 

“Cuando comenzó la pandemia, nosotros ya veníamos de una época muy compleja. Fue a finales del gobierno de Cambiemos. Había disminuido muchísimo la inserción laboral y también había aumentado el desempleo. Cuando cambia el gobierno, y la expectativa estaba centrada en la implementación de programas laborales, llegó la pandemia. Esta oficina estuvo cerrada apenas 20 días, pero después, con muchos cuidados, volvimos a trabajar”, dijo la funcionaria a modo de introducción. 


Ana Scarpaci




Nueva normalidad 
En sus apreciaciones, la licenciada se refirió a una modalidad de generación de ingresos que comenzó a gestarse con mayor intensidad a partir de la pandemia, y sobre lo cual la Oficina a su cargo jugó y juega un papel preponderante. “Ahí empezó a surgir el incremento de las estrategias de la gente con respecto a la economía social. Muchas personas apostaron por emprendimientos productivos, algo que antes se usaba como hobby o como trabajo de complemento con la idea que dedicarse de lleno a eso en un futuro”, indicó. 

 En ese sentido, Scarpaci expresó: “De repente empezamos a ver que esa gente se volcó a ese emprendimiento porque, a lo mejor, habían perdido su empleo. Se dio, por ejemplo, en quienes trabajaban en el servicio doméstico o cuidando adultos mayores”. 

Y agregó: “En ese desarrollo de intentos de autovalerse fue cuando surgieron esos emprendimientos. Por tal motivo, esas personas se comunicaban con nosotros para que los asesoremos con su emprendimiento”. 

 Ante eso, la responsable del área manifestó: “Se abrió un espectro importante y diferente. La Oficina de Empleo siempre trabajó con el emprendedorismo y autoempleo, al igual que con la intermediación laboral directa entre el empleador y las personas que cumplen con determinado perfil buscado. También nos abocamos mucho a la capacitación. Esos son los tres ejes de esta oficina”. 

En sus consideraciones, dejó en claro que “el autoempleo o empleo independiente no es para cualquiera. Eso es real. Hay que tener un perfil particular para encarar eso. En esta situación, vimos a mucha gente que no se proyectaba como emprendedora, pero la necesidad hizo que se tuviera que poner en marcha. A partir de ahí es cuando empieza a buscar herramientas. Entonces, ante eso, le brindamos la posibilidad de hacer cursos y capacitaciones”. 

 Banco de Maquinarias 
Scarpaci se refirió a la puesta en marcha del Banco de Maquinarias, Herramientas y Materiales, un programa que llegó a Tres Arroyos y que fue motorizado por el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación a partir de la coyuntura que impuso la pandemia. 

“Se trata de un hermoso programa que lo empezamos a trabajar en equipo con la Secretaría de Desarrollo Económico y con la de Desarrollo Social. Surgió el año pasado para ayudar a quienes ya tenía un emprendimiento, como así también a los que empezaban de cero”, dijo. 

 Y agregó: “La idea es apoyar a esas personas. Lo valioso del programa es que el emprendedor podía hacerse de máquinas, herramientas e insumos sin tener que devolverlos. Desde el municipio se hace el seguimiento del emprendimiento para ir evaluando su desarrollo”.  



Add space 300x250x2