En Larrea y Reconquista. El local donde Ariel Alesahad recibe a los clientes

La Ciudad

Lubricentro El Turco

En un lugar nuevo, hay energías nuevas

04|07|21 13:05 hs.

Luego de cumplir tres años de trayectoria en junio, Lubricentro El Turco se mudó de su anterior local ubicado en avenida Rivadavia 243 a la vistosa esquina de Larrea y Reconquista. 


Manteniendo la misma excelencia de productos de lubricantes, filtros, repuestos y cosmética de vehículos, sumó además nuevos servicios, como el cambio de aceite y filtro en el acto, productos de ferretería y hasta una parte de quiosco que cuenta con yerba, galletitas y demás. 

Recordando la historia, el dueño del lubricentro, Ariel Alesahad, comentó que “lo bueno de ese lugar en Rivadavia fue que sirvió para dar a conocer el negocio, después había varias incomodidades con el tránsito, así que opté cuando se me venció el contrato por mudarme a otro lugar con más comodidades”.

La atención es de lunes a sábados de 8 a 12.30 y de 15.30 a 17.30 horas. “Trato de amoldar un poco los horarios por el tema de las restricciones. De todas formas hacemos guardia a través del número de teléfono (2983-501878), por cualquier cosa. Por más que esté cerrado, me llaman y estoy enseguida. También hacemos envíos a domicilio. Tratamos de hacerlo lo más completo posible y de solucionar las necesidades de los clientes”, indicó Ariel sobre la prestación de servicios.

Trayectoria 
Sobre cómo ha sentido estos tres años de historia, Ariel contó que “me han dejado una felicidad bárbara, porque siempre me llevé muy bien con los clientes”. 

El dueño ya contaba con experiencia previa en atención al público ya que trabajó durante cuatro años en una estación de servicio en la ciudad, lo que además le aportó mucha capacitación en el rubro del lubricentro. “Amo la atención al cliente y me encanta ponerme a charlar con ellos. Ya pasa a ser como una especie de amistad con la mayoría de los que vienen. Los saludo por la calle, la verdad que es algo muy lindo”, expresó. 


Mantiene la misma línea de productos, sumó servicios y una parte de quiosco


Desde chico Ariel siempre quería tener un lubricentro. “Entre tantas cosas que quiero hacer siempre digo que tendría que tener tres vidas. Pero desde chico me gustó el rubro, estuve metido con el tema de las motos, los talleres y trabajando en la estación de servicio aprendí muchísimas más cosas, así que dije qué mejor que largarme por mi cuenta con algo que me gusta”, manifestó. 

Para adelante
Ariel siempre tiene muchos proyectos en mente. “Ahora es como, no digo arrancar de cero, pero lugar nuevo, energías nuevas, proyectos nuevos, todo para adelante, para expandir nuevos servicios”, afirmó. 

Contó además que está llegando gente nueva y que los clientes del local anterior también se están acercando al lugar. “La verdad que me sorprendió porque yo pensé que esto iba llevar mucho más tiempo, el tema del movimiento y demás”, declaró Ariel. 

Para finalizar, reflexionó que “siempre lo que intento es primero que nada solucionarles el problema que tengan a los clientes. También que se sientan cómodos, no como que vienen a comprar algo, pagarlo y se van, sino trato de hacer otro tipo de relación. Amo esto y me encanta atender a la gente”.  



Add space 300x250x2