Carolina Pohn junto al reconocimiento que le brindó el Club 24 de Abril (Emanuel Fredes)

Sociales

Finalizó en el Colegio Jesús Adolescente

Pohn, la chica con el mejor promedio

23|05|21 13:13 hs.

Carolina Pohn terminó el Secundario en el 2020 y lo hizo de una gran forma ya que logró el mejor promedio de Sexto año con 9,86. Pero esto no es todo ya que además Carolina logró cerrar su ciclo educativo con el mejor promedio general de todos los años de secundaria con 9,17. 


Sus buenos rendimientos generaron que la joven sea reconocida por el Club 24 de Abril con un diploma y una medalla y le permitieron, además, conseguir una beca para continuar con sus estudios a nivel universitario. 

“El año pasado me llamaron desde el colegio para decirme que me habían dado un premio del Club 24 de Abril por haber sido, de todos los sextos de todas las escuelas de la ciudad, el mejor promedio. El reconocimiento me lo entregaron en un pequeño acto ya no se pudo hacer la ceremonia que otros años se han hecho por el Covid” sintetizó Carolina. 

- ¿Cómo fue transitar el último año del colegio de manera virtual? ¿Fue difícil mantener el promedio en este marco? 
- Fue difícil por un lado, pero sí hay que destacar que el colegio siempre trató de darnos todas las facilidades posibles para que nosotros pudiéramos más o menos mantenernos, incluso muchas ayudas. La primera parte del año, no sé si habrán sido tres meses, nos manejamos por una plataforma virtual donde los profesores nos iban escribiendo, nos subían trabajos o lecturas. Ya después, más avanzado el año, ahí si empezamos con clases virtuales por teams y es como que por un lado era un poco más fácil porque eran horarios más reducidos, y era más hacer trabajos que exámenes, pero sí se complicaba muchísimo el tema de la comunicación, el tema de poder entenderle a los profesores, los problemas de conectividad o algún problema con el horario... todo ese tema era como que te atrasaba. También lo que perjudicó es que por ahí no pudimos adquirir todos los contenidos planificados para un año normal sino que tuvimos que ir mucho más lento, pero en sí la mayor dificultad venía del lado de la comunicación ya que si tenías alguna duda era mucho más complicado conectarte con un profesor... no es lo mismo estar en una clase. 

- ¿Qué fue lo que más extrañaste a la hora de trabajar? 
- El tema de poder trabajar en grupo, el intercambio... a mí me gusta mucho poder trabajar aunque sea en parejas por el tema de poder hablar con la otra persona e intercambiar ideas, y si bien hicimos varios trabajos en grupo, fue difícil hacerlo. 

Aquí Carolina contó su experiencia de trabajar en grupo pero en forma virtual. “Todos los sextos, todos los años, hacen proyectos en donde hay que realizar encuestas, estadísticas, recorrer, investigar y eso no se pudo hacer. El año pasado nosotros tomamos el tema de las cooperativas de trabajo y estuvimos hablando con los directivos de Policoop por ejemplo, pero todo fue por Zoom. Fue una experiencia re linda pero también se cortó mucho y nos perdimos muchas cosas”. 

A pesar de todos estos escollos, Pohn destacó el trabajo realizado tanto por profesores como por alumnos: “Mucha gente cree que porque es virtual o los alumnos no hacen nada o los profesores no hacen nada y en realidad no; puedo entender que la gente piense eso sino lo vivió, pero es muy difícil por la comunicación. Igualmente no significa que porque no estés 6 horas en un colegio no estés haciendo nada, sino que la mayoría del tiempo estás haciendo trabajo o entregas, igual que los profesores. Es posible hacer las cosas pero lleva el mismo esfuerzo o incluso más que una presencialidad”. 


La joven cursó sus estudios en el Colegio Jesús Adolescente




La chica 10 
Carolina Pohn no solo obtuvo el mejor promedio en su último año de colegio, sino que el mismo lo acompaña desde sus comienzos en la educación. 

- ¿Siempre buscaste estar entre los mejores promedios? 
- Soy una persona muy autoexigente y si me pongo una meta o algo, siempre quiero tratar de hacer lo mejor que pueda. Desde chica siempre estuve acostumbrada a tener notas altas y una nota baja, que las he tenido, para mí es como horrible… no está tan bueno ser tan autoexigente porque después te pones re mal, esa es la parte mala. Siempre tuve como meta tratar de ser el mejor o uno de los mejores promedios pero no sé por qué. En Primeria fui abanderada y pensé que en Secundaria también tenía que serlo. Siempre fui apuntando a más y me fui esforzando. 

La universidad 
El futuro de Carolina tuvo varias aristas, hasta que se decidió por una. Amante del arte, confesó que “en un momento consideré estudiar piano porque había conseguido la beca que me dieron por el promedio para ir a la UCA, pero, por todo el tema del Covid y porque mi familia es grande y son factores de riesgo, pensé en tomarme un año. Seguí estudiando cosas y en este tiempo estuve pensando y reflexionando y me di cuenta que me gusta tocar el piano pero como hobbie, estudiando a mi tiempo y cuando tengo ganas, sin presión. Por eso después de reflexionar, decidí estudiar Ingeniería en Inteligencia Artificial en la Universidad de San Andrés”. 

Para continuar con esta carrera, Pohn tuvo que poner manos a la obra. “Tengo que conseguir una nueva beca para esta universidad y en septiembre rindo los exámenes; a partir de ahí me dicen cuánto porcentaje de beca me dan”. 

En el cierre de la nota, Carolina Pohn aprovechó para agradecerle “a los profesores y directivos a todos los que acompañaron todos estos años en el Colegio de Padres, al que fui desde maternal. También al Club 24 de Abril por el reconocimiento, fue una sorpresa re linda que disfrutamos mucho con mi familia”.

Te interesaría leer