Huracán fue mucho para Unión y festejó de local. Ciccioli maneja el balón entre Barú y Rivera

Deportes

Copa Aiello

Huracán sigue firme y arriba

12|04|21 11:57 hs.

Al rótulo de candidato que tenía en la previa del match ante Unión, Huracán se encargó de adoptar, certificar y revalidar en apenas un puñado de minutos. Sin dejar dudas y exhibiendo una marcada diferencia de calidad individual y colectiva, el equipo de Leonardo Gómez terminó ganando 4-0, manteniéndose así como uno de los líderes de la Copa Roberto Aiello que el mismo Globo organiza. 


Los primeros 25 minutos del partido fueron para Huracán como la tarde: brillante por el radiante sol que iluminó el verde césped del Bottino que, pese a la lluvia de los últimos días, lució en un impecable estado. 

El mismísimo arranque del partido mostró una radiografía donde se determinó un diagnóstico para lo que vendría, porque al minuto Elizondo definió desviado cuando enfrentó al arquero. Ejerciendo una asfixiante presión en campo rival, recuperó fácil la pelota el Globo que además distribuyó con velocidad y eficacia. Así, y aprovechando un preciso pelotazo, Zubillada que metió un pique demoledor, fue objeto de penal por parte de Daguerre. La falta la tomó Barroca, quien puso el 1-0 con un remate certero a la derecha de un arquero que fue al otro palo. 

Apenas pasaron 4 minutos para que otra pelota parada desatara un nuevo festejo. Un córner ejecutado por Barroca al segundo palo encontró a un Elizondo ganador en lo alto, para poner el 2-0. El curso del resultado, en esa escasa altura del desarrollo, parecía estar definido porque Unión no lograba salir del encierro ni amigarse con la pelota. Y cuando comenzó a soltarse, o mejor dicho a intentar salir jugando del fondo, a los 23’ cometió un grueso error que fue usufructuado por Elizondo, quien se llevó la pelota y en el cara a cara con Daguerre definió rasante y al primer palo, poniendo el 3-0. Este impacto dinamitó un poco más el débil ánimo de un “Tatengue” que inmediatamente desnudó más errores defensivos, ya que a los 25’ en otro centro al segundo palo, esta vez Zanel fue quien ganó con facilidad, poniendo el 4-0. 

Faltando aún 15’ del primer tiempo, donde dicho sea de paso lo más peligroso de Unión fueron dos córners, Huracán se tomó un respiro.

 La tarea ya estaba concretada, y la goleada era una realidad. Por eso el complemento regaló muy poco para el espectáculo; sirvió sí para que ambos técnicos movieran el banco de suplentes y le dieran mayor rodaje a los más chicos. De emociones y peligros, muy poco; sólo que en los últimos 10 segundos Unión tuvo su única chance de peligro, fue en los pies de un Iriarte que definió mal ante la salida de Fernández.