En esta cuadra. Fue interceptado Rodrigo por los delincuentes

Policiales

Reacción solidaria ante una injusticia

Robo de zapatillas: Rodrigo recibió tres pares de regalo

11|04|21 12:01 hs.

Después de haber sufrido un hecho de inseguridad que indignó a la sociedad, distintos vecinos de Tres Arroyos y hasta uno de Bahía Blanca, se conmovieron con la noticia y decidieron donarle un par de zapatillas a Rodrigo. 


El nene que fue abordado en la tarde del miércoles por un grupo de delincuentes que lo empujaron al suelo para robarle sus zapatillas en momentos que se dirigía a la Escuela de Educación Secundaria N°2, recibió tres pares de zapatillas donadas por distintas personas que se enteraron el dramático episodio.

“Todos estaban muy conmovidos por esta noticia”, le dijo Leonela Di Croce a LA VOZ DEL PUEBLO ayer por la tarde, luego de confirmar la recepción de las donaciones, “todos me felicitaban porque me había animado a hablar”, agregó. 

En ese sentido, la hermana de Rodrigo comentó que, “se comunicaron tres personas conmigo, y estoy muy agradecida”. Fue ella misma quien recibió a dos de esas personas, entre las cuales se encuentra una familia de trabajadores, una mujer de Bahía Blanca y un concejal tresarroyense, “una es una familia que puso plata entre todos y le compraron las zapatillas y otro fue Martín Garate. También me llamó una mujer de Bahía Blanca”, indicó la mujer, quien, tal como lo había mencionado en la nota publicada el pasado viernes por este diario, “no hizo la denuncia”. 

Según le confió la hermana de Rodrigo a este diario, ellos conforman una familia de trabajadores que se mantiene con lo que les deja el trabajo de rotisería y delivery que administra su hermano mayor, de 31 años, mientras que Leonela cursa el último año de profesorado de educación especial, “nos ayudamos entre todos”, reconoce. 

Rodrigo no tiene contacto con su padre y lo educan entre su mamá y sus hermanos. El miércoles, alrededor de las 15.20, cuando caminaba por la calle Betolaza al 400, Rodrigo fue interceptado por tres delincuentes que lo amenazaron, lo tiraron al piso y, luego de quitarle un par de zapatillas que su mamá le acababa de comprar, lo increparon para que les entregue el teléfono celular. 

Al constatar que no tenía encima el aparato, se retiraron rápidamente del lugar y, a pesar que un testigo lo siguió, no logró atraparlos ni identificarlos. 

Afortunadamente, el espíritu solidario de tresarroyenses y vecinos de la región, lograron hacer que recupere lo perdido y pueda seguir asistiendo a clases con el objetivo de no terminar como esas personas que el miércoles lo transformaron en otra nota triste de estos tiempos.  


Add space 300x250x2