Sociales

Así lo indicó Jorge Pereyra

Hacer teatro “sirve para desinhibir”

28|02|21 18:52 hs.

Jorge Pereyra es docente de teatro y de a poco va reordenando todo para continuar dando clases. 


En el espacio Bloom de Brandsen 646 está preparando junto a un grupo de “actores indirigibles” como el los califica una nueva obra. 

Pereyra tiene una forma particular de ver el arte y también el teatro ya que estudió la carrera en la Escuela de Arte de Necochea Orillas del Quequén. 

 Reconoce que nuestra ciudad en muchos aspectos está más que adelantada por tener la materia Teatro dentro de la cuadrícula curricular dejando de pertenecer a una materia extra programática, “algo que Necochea todavía no logró. Yo estudié allá porque además había un convenio entre el Conservatorio, el Instituto Nº 167 y Orillas del Quequén. Nosotros íbamos los sábados desde las 10 de la mañana a las nueve de la noche. Algo que ahora no se puede porque es presencial de lunes a viernes, antes acá hacíamos lo teórico en esos dos lugares y lo práctico en Necochea”. Una carrera que con pocas materias -cuenta- “te permitía estar trabajando; en eso Tres Arroyos era único porque al teatro lo hizo curricular. Fue muy bueno que hagan eso pero igualmente el sistema educativo no está preparado en muchos aspectos para eso ya que el profesor de teatro no es quien prepara el acto escolar o los de fin de curso en la secundaria. El teatro sirve para desinhibir no para formar actores sino personas” esto fue una de las razones por las que renunció al sistema educativo. 

 Casting e integración 
Su periplo comenzó en 2019 en la Biblioteca Campano con una convocatoria a un casting de actores y no actores que posteriormente trasladó a Bloom. Se reunieron “unas 150 personas, hicimos dos encuentros. Entre toda esa gente quedaron cinco a los que denominé Los Indirigibles pero en pleno marzo después de una o dos clases nos agarró la pandemia. Seguimos virtualmente poniéndonos al día con juegos y cuando a mediados de año nos dieron el protocolo comenzamos acá nuevamente”. 

Para ello debieron respetar todo lo establecido por el municipio al punto tal que siguen trabajando con barbijo; “vamos por mitad de obra con una creación colectiva. Teníamos idea de otra cosa pero por la pandemia se postergó por los derechos de autor así que hasta que salga estamos con esto” dice orgulloso. 

Cuenta además que está tan contento de cómo van los ensayos de esta propuesta que seguro sea la que quede para estrenar. El grupo de Los Indirigibles está integrado por Emiliano Krogh, Florencia Serra, Eduardo Re, Cristina Echaves y Diego Jiménez. A ellos se les suma Victoria D’Llanos Barrientos como asistente de dirección y escenografía y el propio Jorge Pereyra en la dirección sumado al grupo de peinadores, maquilladores y arregladores. 





 El producto 
La obra que están desarrollando cuenta con personajes “que tienen distintos toc y tic, muy diferentes entre ellos. La obra tira para lo absurdo, es muy loca, ya vamos por la mitad y está por explotar lo que le pasa al personaje. La historia es muy loca, está creada por ellos, muy divertida y seria a la vez. Estamos demostrando distintos toc con los que muchos se van a sentir identificados, de hecho incorporamos el Covid. Más allá que se levante esta pandemia vamos a ponerla en escena con no más de cuarenta personas, con burbuja, y dando las funciones que se pueda” cuenta satisfecho. 

Es una constante demostrativa a cada rato que a Jorge Pereyra, una de las cosas que más le gusta es trabajar con “gente que no hizo teatro. No te lo puedo definir al porqué pero en el caso de actor formado es diferente. El no actor labura bien, tiene alguna faceta escondida también o es algo que quiso hacer durante toda la vida y el momento es ahora. La mayoría de los que se anotan para hacer teatro es porque había vergüenza, los padres no querían o la vida misma. Esas personas hoy pueden van a los talleres o se anotan en un casting…”. 

Volviendo a marcar que lo que proponen en escena es lo “que quieren ellos” siendo él quien ordena y nada más. Marcando en esto que en la obra no se vea el director, que los personajes sean muy naturales, “muy ellos, yo puedo decir sí, no pero la propuesta de lo que generalmente sea en la obra fuese de ellos”. 

 Respeto 
Siente gran reconocimiento por estar aprendiendo mucho de sus alumnos “mucho más de lo que me enseñaron o la experiencia me da”. Explicando con ello que en muchos aspectos un juego que le da aun grupo no tiene el mismo resultado que con otro y aún se diferencia en mucho a lo que el presentara en principio; “lo otro es teoría, una carrera para la escuela. Te da herramientas, un montón de cosas pero lo esencial en el teatro para poder actuar o dirigir lo veo en otros encuentros. Yo me animo a dirigir porque los que lo hicieron conmigo fueron muy buenos y saqué un montón de ellos. De hecho en mi primera obra yo ponía coordinador en vez de director y un profe me dijo ‘coordinador es el de los viajes, vos dirigís, hacete cargo’… y tenía razón”. 

Para Jorge Pereyra el teatro sin formatos es el verdadero; el sin estructuras, “subirse a un escenario y no tener miedo. Este tipo de teatro que es una creación colectiva que está hecha en base a ejercicios, a juegos, a improvisaciones. Si te gusta este personaje, quiero que lo investigues, que se fijen tanto en eso como en su atuendo, que el personaje lo creen ellos, que lo sientan. Por eso me gusta esto de sentarte y de la nada crear algo”.

Durante este año Jorge Pereyra va a estar dando el Taller de Adultos y Adultos Mayores en la Biblioteca Campano, miércoles de 17 a 19 horas y en Bloom Adolescentes y Adultos con horario a determinar.