Deportes

Por Luciano Moran

Quince años sin Roberto Lorenzo Bottino

16|09|20 00:33 hs.


El recuerdo imborrable de un dirigente con todas las letras. Alguien que supo marcar un antes y un después en el ámbito local

El tiempo pasa, las causas no se borran. Un 16 de septiembre de 2005 fallecía en nuestra ciudad a los 82 años de edad Roberto Lorenzo Bottino, el gran dirigente deportivo y por sobre todo una excelente persona que tuvo Tres Arroyos y el Club Atlético Huracán (TA) en particular. Un hombre íntegro y con valores ampliamente justificables, tal es así que dedicó toda su vida al trabajo y al deporte con el fútbol como epicentro.

Aportó absolutamente todo por su querido Huracán. Lo máximo posible, y vaya si cumplió. No tuvo hijos pero adoptó a la institución de calle Suipacha durante toda su vida. Reconocido por el famoso “papucho” o visto como “el dueño de la pelota”. Con una humildad que pocos tienen y con la firme ideología de que mediante el trabajo, todo se puede, fue así que llevó al equipo de su ciudad a competir en la máxima categoría del fútbol argentino. Algo inédito para todos los tresarroyenses. Convirtió a Huracán en un club modelo para la provincia. La historia lo marca y juega a su favor.

Fue un dirigente distinto al resto. De los que hoy no abundan. Tenía la capacidad excepcional y un ojo especial para seleccionar jugadores que traía de localidades vecinas y hacerlos rendir para formar grandes equipos en torneos regionales, federales y nacionales donde Huracán fue gran artífice. A la par de eso, les conseguía trabajo para que se radiquen en la ciudad, ya que siempre fue un hombre de negocios, donde comenzó desde joven con la venta de autos usados y, además, se desarrolló en materia agrícola ganadera con la compra de alguna fracción de campo. Supo unificar criterios en todo sentido para que Huracán, su amado Globo, volara lo más alto posible. Y así fue nomás. Cumplió el sueño de verlo jugar en Primera División de AFA.

Compartió eterna cantidad de viajes y kilómetros. Supo andar muchas rutas (provinciales y nacionales) con todas las delegaciones de futbolistas y cuerpo técnico que le tocó manejar como dirigente y cómo máximo responsable de la institución albirroja. La vida de Roberto Lorenzo Bottino y la trayectoria de Huracán (TA) son dos factores imposibles de pensar por separado. Estarán, de por vida, el uno ligado con el otro. Los años pasan. Los recuerdos quedan guardados en la memoria de las personas.

Allá por octubre del año 2000, Bottino fue declarado “ciudadano ilustre” por el Concejo Deliberante junto a otros grandes dirigentes deportivos del ámbito local, como lo fueron Orfel Fontán, José Del Vecchio y Matías Goizueta. Un reconocido hecho que trató de dar cuenta el incansable accionar de uno de los dirigentes más importantes que tuvo la ciudad en pos de la colaboración y el trabajo constante en el club de sus afectos. Siempre estuvo un paso adelantado. Así fue lo que logró. Su nombre supo trascender todo tipo de fronteras.      

Te interesaría leer