Se colabora con cada familia para llevar adelante el proceso de amamantamiento

La Ciudad

InfoSalud

Los nacimientos en pandemia

12|09|20 09:25 hs.

Ningún servicio de salud es ajeno a los cambios que debió sufrir en su metodología de atención a raíz de la pandemia. La salud sexual y reproductiva no es una excepción. Los nacimientos no se detienen y los controles de embarazos no deben suspenderse, por lo cual para conocer los detalles consultamos a la doctora Analía Barcala y a la trabajadora social Vanesa Villegas, integrantes del servicio de Maternidad. 


Manifiestan que si bien la reestructuración que debió realizarse en el sistema de salud, para el abordaje y la atención de la pandemia, fue muy amplia, en el servicio de Ginecología y Obstetricia se continua trabajando, llevando adelante una readecuación de los turnos. 

“Los profesionales estamos todos atendiendo. Nos estamos manejando con una menor cantidad de turnos, sin embargo, solo posponemos lo que son los controles de rutina. Ya que desde el punto de vista obstétrico se atienden lo que son embarazos tanto de alto como de bajo riesgo, por lo cual se están llevando a cabo los análisis y ecografías que garanticen una óptima atención de la paciente”, explicó la doctora Barcala. 

También puso de manifiesto que “lo que hacemos es ajustar los controles y los tratamientos, para lograr una menor asistencia al hospital, a manera de protección; ya que está demostrado que el virus no viene a nosotros sino que nosotros vamos a él, con los desplazamientos; por lo cual apuntamos a que nuestras pacientes tengan unos muy buenos embarazos, ajustando los tiempos de los controles o de las ecografías a cada necesidad”.

Acompañamiento 
Se busca realizar una consejería, para que las pacientes no concurran al Hospital con acompañantes que no son necesarios, tratamos de trabajar mucho eso. Que cada entorno o familia se sienta contenida y acompañada en esta situación de pandemia, pero evitando toda exposición innecesaria. 

Por lo cual, quien concurre a realizar controles o seguimientos debe asistir con un solo acompañante o sola si es posible. Siempre y durante toda la permanencia en la institución con el barbijo correctamente colocado y frecuente higiene con alcohol en gel. 

Internación
Respecto de la situación de internación, deben traer en su bolso de maternidad las pertenencias habituales. Solo se les pide que tengan, en todo momento el barbijo colocado, y cuando el personal de salud ingresa a la habitación lo hará con el equipo de protección personal que corresponda. 

A la hora de dar a luz al bebé, ya en la sala de maternidad, cada persona debe elegir un acompañante que será quien permanecerá en la habitación en el parto, la asistirá en los momentos posteriores y será la única visita admitida hasta el momento del alta. Barcala indicó: “Lo que necesitamos lograr es que no ocurra un intercambio de familiares. Que la persona que acompaña siempre sea la misma, y que generalmente sea el conviviente”. 

Según el protocolo dispuesto por el Ministerio de Salud de la Nación, es recomendable que el acompañante debe ser una persona sin contacto estrecho con persona Covid positivo, y mayor de edad y menor de 60 años y que no posea enfermedades preexistentes. 

Luego del nacimiento, se produce la internación conjunta binomio mamá-bebé, para lo que se capacita a la mamá para la utilización de los métodos de prevención, como lo son el uso de barbijo, el lavado de manos (antes y después de tocar al recién nacido). 

Además de tener todos los cuidados en el aseo personal, para lo que el equipo de salud del área de Maternidad, estará siempre atento y dispuesto tanto para asistir a la mamá antes del parto como también luego al binomio mamá-bebé. Se le brindará todo el asesoramiento que requiera a la hora de llegar a su hogar. 

Algunos cuidados que se pueden mencionar a la hora de la llegada a casa, son los siguientes: si el recién nacido es cuidado por un acompañante, debe utilizar barbijo y estar sano, en lo posible permanecer en una cuna, se recomienda evitar la convivencia y el contacto con adultos mayores de 60 años, personas con comorbilidades y/o inmunodeprimidas. 

Lactancia materna
Si la madre está en condiciones clínicas y desea amamantar, debe tomar la decisión en conjunto con el equipo de salud, ya que desde el servicio de Neonatología, se realiza una consejería, en la que se colabora con cada familia, en forma personalizada y en todo lo que necesite para lograr un proceso de amamantamiento amoroso y exitoso, en términos de alimentación para el recién nacido y de generar un vinculo insustituible con la mamá.

De manera general, se pueden realizar las siguientes recomendaciones: 
- Realizar el amamantamiento, en lo posible fuera de la cama para reducir contacto del recién nacido con superficies potencialmente contaminadas. 

 -Lavar las manos durante por lo menos 50 segundos antes de tocar al bebé o antes de retirar la leche materna, en caso de extracción manual o con bomba extractora. 

-Usar barbijo (cubriendo completamente nariz y boca) durante las tomas; evitar hablar o toser durante el amamantamiento.  
- El barbijo debe ser inmediatamente sustituido en caso de tos o estornudo, o ante cada nueva toma. 

Al ser consultadas las profesionales sobre las sensaciones que tienen las familias al cursar un embarazo en esta situación particular, expresan que no manifiestan temores, ni incertidumbres adicionales, a las que ya se producen previas al parto. 

Es el personal de salud, quien le indica las pautas, para que reduzcan las actividades en la vida cotidiana, que las actitudes dinámicas de hacer, de trasladarse, de ir a lugares se minimicen, entre los que son sus hábitos de vida, justamente para prevenir, esta situación de contacto entre personas, que potencia la transmisión del Covid-19. 

Se aconseja reducir las acciones voluntarias de desplazamiento. “Queremos hacer hincapié -indica la trabajadora social Vanesa Villegas-, en que a partir de la llegada del binomio mamá-bebé al hogar no deben ingresar más personas que las convivientes; que en este momento no están permitidas las visitas; sabemos que la llegada de un bebé, es un momento de felicidad y alegría y para ser compartido. Por ello, desde el embarazo ya se conversa, que en este momento tanto la familia extensa como los hermanitos deberán conocer al bebé por videollamada, en principio. Trabajamos en estos espacios de preparación para la maternidad, ya que creemos que con ciertas adaptaciones es posible vivir estos momentos con mucha felicidad a pesar de que hay que posponer estar en compañía, para cuidar y preservar la salud”. 

Las profesionales del servicio de Ginecología aseguran que “no hay que ir a buscar el virus”. A su vez, Villegas resalta la tarea de los servicios de Neonatología y Pediatría, donde se trabaja mucho también en generar conciencia, sobre estas pautas que son fundamentales. 

Con enfermedades respiratorias
En tanto, dejan en claro las entrevistadas, que si hay alguna embarazada o mamá reciente que tenga síntomas de una enfermedad respiratoria, deben llamar al teléfono 439-499, para realizar el triage y ser atendida, según corresponda, a los protocolos Covid-19. 

Atención de otras patologías
Por otro lado, no es menos importante destacar, que en el servicio de Ginecología y Obstetricia se abarca la atención de todas las otras patologías que presenta la mujer y que no deben dejarse de atender; por lo cual si bien están restringidos los turnos, ante cualquier inquietud al respecto aconsejan a todas aquellas pacientes, que concurran a consultar a los médicos de los Centros de Atención Primaria, ya que si ellos detectan que la paciente requiere de atención inmediata la derivan y de ser necesaria la atención de emergencia se le otorga y de no serlo se le da un turno. Barcala sostuvo que “tenemos una red de atención y contención. Debemos utilizarla”.