La Ciudad

Así lo revelan las cartas escritas a un amigo

Istilart también sabía estenografía

26|08|20 16:42 hs.

Por Ricardo Messina Massigoge (*) 


El 26 de junio pasado se cumplió un año más del fallecimiento de don Juan Bautista Istilart. 

Conocido personaje francés que recalara en Tres Arroyos, donde fundara en compañía de otros conocidos franceses diversas sociedades en nuestro medio, entre las que se destaca nuestra Sociedad Francesa de Socorros Mutuos de Tres Arroyos, como fuera la denominación primaria de la Sociedad que aún hoy disfrutamos. 



Mucho se ha dicho de este hombre y su desenvolvimiento en nuestro medio. 

El que suscribe esta nota ocupa hoy la presidencia de dicha institución y en un boletín que la comisión directiva resolvió publicar en forma bimensual o trimestral se hacen habituales referencias a su acompañamiento como integrante de la comisión directiva de antes y durante los primeros años de funcionamiento de la Sociedad. 

Esta vez venimos a destacar algo que tiene mi familia y que hoy el diario local permite que se tome conocimiento al publicarlo. 

Nos referimos a la familia de Messina Massigoge. Es una carta de varias que se tiene en su poder escritas por el querido Istilart a su abuelo paterno Claudio Messina como amigo, fechada una de ellas en el mes de junio de 1897. 

Cabe aclarar que don Claudio era una persona que había servido como capataz y encargado en las tareas agrícolas que desarrollara Istilart en campos de la zona, pero aquí no se viola ninguna intimidad dado el tiempo transcurrido por lo que se puede leer sin limitación. 

Lo que quiero destacar es algo que nunca he escuchado que se dijera, que el señor Juan Bautista Istilart supiera escribir en estenografía, como se puede ver en el borde de la izquierda de la carta. Por nuestra parte, que mi abuelo entendiera lo que transmitía. 

Les informo que en repetidas oportunidades he querido saber lo que contenía. Creo que han pasado suficientes años como para permitirnos esta libertad. Pero no lo he podido hacer. Algunas de las limitaciones es que no es fácil conseguir en estas épocas personas que manejen esa forma de escribir. Las escuelas ya no lo enseñan, amén de que se hace difícil saber si está escrito en francés o en castellano o la utilización de modismo de época, etc. 

Bueno, estimo que mi inquietud la doy por cumplida. En mi caso corría el año 1952 cuando por trabajar con mi familia en la Librería Biarritz, aquí en Tres Arroyos, iba al Colegio Nacional de Comercio nocturno en calle Chacabuco y me enseñaban estenografía, que por supuesto nunca apliqué.

(*) El autor es presidente de la Sociedad Francesa de Tres Arroyos 

¿Qué es? 
 La estenografía –mejor conocida como taquigrafía- se refiere a todo sistema de escritura rápido, ya sea a mano o con una máquina de estenotipia. 

Este sistema era indispensable para secretarias, periodistas, y otras personas que necesitan recopilar información de manera concisa y rápida. 

 Esta habilidad aún es requerida en ciertos lugares como los Tribunales de Justicia, Congresos de senadores y diputados, en donde las transcripciones en tiempo real son parte de las exigencias legales. 

Existen diferentes tipos de sistemas taquigráficos, algunos se basan en símbolos que representan ciertas letras, sonidos o conceptos, en tanto otros utilizan letras conocidas a las que se les signa un significado diferente. 

Es importante mencionar que debido a la complejidad y concentración que requiere este trabajo, los estenógrafos pueden realizar su tarea en su idioma materno, por lo que si quien se encuentra dando la declaración lo hace en otro idioma es indispensable contar con un intérprete simultáneo que traduzca el discurso para que quien esté a cargo de la taquigrafía pueda ir anotando lo que este dice.

En cualquier caso, el objetivo de la estenografía es facilitar la escritura, para que el proceso sea rápido y muy preciso, de este modo, se puede registrar información mucho más rápido (al mismo tiempo en que la conversación se desarrolla). 

La estenografía manual es una de las herramientas más prácticas de secretarias e intérpretes consecutivos, quienes suelen desarrollar sus propios sistemas de escritura rápida, los cuales pueden ser comprendidos por nadie más que por ellos. Este tipo de sistema es muy útil para quienes desean mantener a salvo cierta información confidencial. 

Por otra parte, quienes utilizan las máquinas taquigráficas pueden resumir frases completas con solo algunas letras. Acá, muchas veces una misma letra, ubicada en una misma posición, puede tener diferentes significados dependiendo del contexto. 

Una de las curiosidades de este sistema es que aunque sus aspectos técnicos son universales la mayoría no puede comprender los textos escritos taquigráficos por otra persona. 

Como vemos, pese a que la estenografía es un proceso cada vez menos utilizado, aún quedan contextos en los que es necesaria, muy útil y donde se aplica como el arte que es. 

Cuando el mensaje llega a su destino se aplicará el descifrado, se procederá a separar el camuflaje del mensaje para así poder obtener la información de interés. 

La estenografía utiliza dos elementos principales: 

-El mensaje: la información o el contenido que se desea ocultar
-El camuflaje: elemento que se utilizará para ocultar el mensaje 

Dentro del camuflaje encontraremos diferentes técnicas para que el mensaje pueda pasar desapercibido dentro de este; es frecuente que la estenografía requiera algún tipo de clave para poder descifrar el mensaje enviado. 

El objetivo de la estenografía es que esos receptores no deseados sean incapaces de localizar el mensaje oculto, y en caso de localizarlo, que no sean capaces de descifrar el mensaje.