Dorrego y Oriente

Los 65 años de la Peña Nativista de Coronel Dorrego

Con la llama viva de la tradición

02|08|20 17:14 hs.

“Ninguna fuerza abatirá tus sueños, porque ellos se nutren con su propia luz. Se alimentan de su propia pasión”. Es una de las tantísimas frases célebres que nos dejara Atahualpa Yupanqui, y que bien vale aplicar a ese gran compromiso que a lo largo de 65 años mantiene vigente la Peña Nativista de Coronel Dorrego merced a sus dirigentes, desde Pedro Iribarne -su creador- hasta Daniel Civardi, actual presidente de la entidad tradicionalista, que supo en su rica historia albergar a Don Ata. 


Y parte de ese “gran compromiso que tienen todos los dirigentes, de los que estamos actualmente en la peña y los que estuvieron siempre, que es hacer una propuesta para que la juventud se sienta identificada”, resumía Civardi en referencia al porqué de la vigencia de 65 años recién cumplidos manteniendo bien altos las costumbres sureras. 

“Significa que está muy bueno tener un cuerpo de baile, un cuerpo de jinetes, un ámbito donde desarrollar la guitarra, la música, pero también después hay que darle un lugar a todo eso”, apuntaba luego para hacer notar que la propuesta tiene un sentido de pertenencia por las tradiciones y costumbres camperas, que cada año trasciende más allá de las fronteras con la Fiesta Nacional de las Llanuras. 

“Soy de la idea que los dirigentes no tenemos que eternizarnos como autoridades, porque los jóvenes sienten que no encuentran su lugar y salen a buscarlo en otro ámbito, es un tema bastante delicado. Una institución como la Peña Nativista nació en el ámbito del barrio, de las poblaciones y las comunidades, el ambiente es andar de botas, bombachas, alpargatas, a caballo, bailar, esa euforia de los años sesenta, setenta la revivíamos estos días que hemos estado recopilando material para el festejo, donde encontramos por ejemplo fotos de Cafrune desfilando en una carroza, y era muy normal, hoy traemos a los número uno y los podemos subir a todos a una carroza, era Dorrego el lugar donde venían todos”, sentencia Civardi con mucho de nostalgia pero a su vez con el orgullo de saber que en Coronel Dorrego la llama de la tradición sigue encendida como hace 65 años.

Ilustre visitante 
Y recuerda, vaya visitante ilustre, que “por ejemplo Atahualpa Yupanqui venía en un Citroën 2CV a pasear a Dorrego, hay anécdotas como que en un momento estaban los dirigentes de la Peña Nativista de esa época en una esquina y pasó un Citroën blanco y era Atahualpa que andaba buscando donde encontrar la gente de la peña, ese tipo de cosas han pasado en Dorrego. O quedarse varios meses por acá porque encontraban su ámbito para vivir, Yupanqui mismo cuando ya no podía andar por su cerro colorado, se le había muerto su caballo y le resultaba difícil caminar en esos lugares, pensó en la llanura y en venir a vivir a Dorrego, entonces todo eso realmente es un gran honor y hay que saberlo valorar y sostener, pero para eso hay que trabajar, y hoy en día la cosa no es muy fácil”. 

Por eso Civardi profundiza en el tema. “A la juventud la traemos, le damos el lugar, pero hay que hacer un trabajo casi personalizado, hablar con los muchachos sobre los beneficios de estar en un ámbito de este tipo, alejados de ciertos vicios y un montón de prejuicios que andan dando vuelta, todo eso está bien, pero después hay que estar armando constantemente las cabalgatas, las pruebas de riendas, los encuentros y así para poderlos retener, aunque igualmente después no todos quedan trabajando en las instituciones”. 

Dorrego por siempre 
La pasión por la tradición y especialmente por lo hecho a través de los años desde la Peña Nativista, es que “no me imagino nunca la Fiesta de las Llanuras en otro lugar que no sea Coronel Dorrego, porque acá llega octubre y la comunidad se empieza a preparar, y en estos tiempos justamente donde las propuestas son diversas y por otros caminos, nosotros queremos volver a los años sesenta, es una cosa muy difícil, pero sin embargo el año pasado participaron más de treinta comercios con sus vidrieras alegóricas a la Fiesta, las carrozas son muy costosas de hacer y sin embargo hubo unas catorce, carruajes y demás. En eso Dorrego tiene mucho que ver, no nos olvidemos que una fiesta de diez días como es la nuestra es vivida a full, que venían de tantos lugares, incluso uruguayos y brasileros se quedaban una semana o más, venimos de eso y creo que las cosas se han ido haciendo bien, respetando siempre a los viejos estos que crearon y soñaron una institución de este tipo”.

Y así para llegar a este presente es que se “ha seguido siempre el mismo camino y eso para nosotros ha sido fundamental como lo es el presente, si esa gente y la de hoy, donde está la Peña Nativista lo más probable que hubiera un terreno si no se hubieran conservado las tradiciones. Es todo un trabajo de mucho respeto, de muy buena relación con las instituciones hermanas de todas las ciudades de la región, por ejemplo para este aniversario tenemos saludos desde Patagones hasta Benito Juárez de todas las entidades tradicionalistas, y son más de ochenta en total, y es un gran honor tener tantas amistades”, resalta alguien que hace un culto de las buenas relaciones y el respeto. 


Con los payadores José Curbelo y Carlos Marchesini


Fiesta al fin 
Anoche la Peña Nativista tuvo su fiesta virtual, “como la situación lo exige” admite Civardi, y aunque lejos de los abrazos gauchos de celebraciones anteriores reflexiona que “cuando estos viejos fundaron la Peña Nativista pensaron y soñaron muchísimas cosas, y creo que se le cumplieron todas, lo que no imaginaron que a los sesenta y cinco años íbamos a estar festejando el cumpleaños de una manera virtual, pero es una nueva herramienta que hay que aprovechar, de la que hay que hacerse amiga para poder disfrutar de este momento, y pudimos hacer un trabajo muy importante con Fabián Barda como el maestro de ceremonias, un joven Pablo Rodríguez que hace cosas maravillosas encargado de la producción y preparar los saludos recibidos, las fotos y videos de muchos años, por lo que realmente tenemos la historia misma desde donde nace hasta el presente, viendo tanta gente que ha pasado por acá y las cosas que se han hecho durante todos estos años”, y por todo Civardi, no deja de agradecer a La Voz del Pueblo “porque siempre están en los momentos importantes de la fibra de los dirigentes de nuestra institución y realmente los consideramos como un amigo de la Peña Nativista.     

             ---------------------------------

Un lujo, un recuerdo y mucho más



“Tantas cosas nos ha dado la patente de la Peña Nativista de Coronel Dorrego…, que en un momento se le hacía un homenaje a Alberto Merlo en la Casa de Gobierno y asistimos entre muchas instituciones tradicionalistas y hombres conocidos del ambiente de Don Alberto, para quien Dorrego ha sido su segunda casa y tal es así que parte de sus restos se encuentran en el acceso a la ciudad por decisión de la Peña Nativista y su familia por supuesto, así que en ese momento estábamos en el Salón Dorado de la Casa Rosada en la primera fila con Carlos Saravia y Argentino Luna. Cuando miro esa foto me digo que es algo soñado, porque estar con el Negro de Madariaga y con Carlos Saravia teniendo una charla…, donde el único puente que teníamos con ellos era ser integrantes de la Peña Nativista, y los dos habían venido y tenían grandes recuerdos de Dorrego y se acordaban de Pedro Iribarne, aquel hombre que fundara la peña en los años cincuenta y cinco, así que eso nos dio esta institución que hoy cumple sesenta y cinco años”, rememora Daniel Civardi de esta foto en aquella oportunidad.