La Ciudad

Podrá reabrir su calesita en Plaza España

Osmar cumple 63 años y recibió el mejor regalo

01|08|20 00:01 hs.


Este sábado es el día de cumpleaños de Osmar, el calesitero de la Plaza España. “Cumplo 63 años”, dijo el viernes por la tarde en su casa, donde recibió a La Voz del Pueblo. Es coincidente con el regreso a la actividad, tras la habilitación brindada por el municipio. El mejor regalo para quien lleva esta tarea en el alma. 

El 19 de julio cumplió 17 años como calesitero en Tres Arroyos y anteriormente, tuvo una primera experiencia durante cinco años en una calesita de La Plata, período en el que fue empleado. 

Consideró que “la gente está con una expectativa tremenda, pidiendo que se vuelvan a abrir las calesitas. Hicimos las cosas por derecha, hablando con las personas correspondientes, el que tenía la llave era el Ejecutivo”. Ayer formó parte de la reunión con Gabriel Guerra, Matías Fhurer y el intendente Carlos Sánchez, quien “nos atendió en forma espectacular –destacó-. Nos dijo que nos iban a dejar reabrir, con un protocolo. Mientras no haya ningún caso, si llega a haber uno tenemos que cerrar nosotros y seguramente otras actividades también”. 

Sobre este aspecto, Osmar sostuvo que “con el protocolo vamos a ser inflexibles. No está en juego solo nuestra salud, sino la de toda la ciudad. Si nosotros no cumplimos podemos cometer un error que nos cueste muy caro”. 

Se requerirá el uso del barbijo, los adultos y los chicos a partir de cuatro años de edad. Guardar distancia en los bancos y también en la calesita; “solo se permitirá la entrada de diez personas por vez y van a dar un máximo de cuatro vueltas, porque suponemos que habrá gente afuera esperando, a la que también le pediremos que guarden las distancias”. 

Habrá que pisar, al ingresar, una alfombra con lavandina y agua, así como “se dispondrá de alcohol en gel para colocar en las manos”. Al retirarse los chicos y antes del ingreso de otros, “vamos a limpiar los juguetes, los lugares que los niños tocaron mediante agua con alcohol con un pulverizador y lo secaremos con rollo de cocina. Nos va a demorar cinco minutos, pero hay que hacerlo para que quede desinfectado el lugar”. 

Observó que es fundamental “dar tranquilidad. También vamos a abrir los días de semana, si no hay personas esperando se podrá dar más de cuatro vueltas. Debemos tener mucho cuidado en los detalles”. 

En una planilla se anotará el nombre completo de las personas que concurran, así como el día y horario. De registrarse un caso, para el municipio es necesario acceder a información que facilite un seguimiento. 

La apertura, en principio, será de 14 a 18 horas. “Después en la medida en que se alarguen los días tal vez extendamos un poco el horario nosotros. Vamos a ir viendo la evolución de la pandemia”, planteó. 

Es optimista acerca del comportamiento de los vecinos. “Creo que la gente va a ser respetuosa, está entusiasmada, los chicos quieren andar. Vamos a hacerlo con el cariño, el amor de siempre”, expresó. 

Sobre los recaudos con la sortija, afirmó que “pondría dos nada más dentro de alcohol al 70 por ciento y las secaría con rollos de cocina. Tenemos guantes, máscaras que me regaló Blasfema, estoy muy agradecido”. 

Respaldo 
En su análisis del regreso, valoró que “las calesitas tienen una concurrencia bastante masiva, mucho más que en otras ciudades. Somos muy cariñosos, regalamos muchas vueltas, hacemos un trabajo a conciencia y con voluntad, la gente ve todo eso, el cariño y la actitud desinteresada. Uno quiere un peso, pero a su vez garantizar el buen momento, la alegría, que todos la pasen bien, que se vayan contentos y con ganas de volver”. 

Subrayó que “en Tres Arroyos hay un público calesitero bastante grande que no se da en otras ciudades. Incluso en La Plata, donde yo trabajé, se ha ido dejando de lado -en estos espacios- el interés en jugar con los chicos cuando esa es la base de la calesita”. 

Habló de su colega Luciano Zarza, quien tiene la calesita en la Plaza Pellegrini. “Está haciendo un trabajo similar al mío. Como dijo el otro día ‘Osmar es mi maestro’, de alguna manera le he enseñado un montón de cosas que hay que tener en cuenta para que la calesita sea exitosa, alegre, divertida. Es alguien que va a continuarme a mí cuando yo sea más viejo. Disfruta mucho de lo que hace, esa es la clave”, indicó. 

Una pausa 
El 15 de enero, Osmar se cayó de una escalera en su casa “por haberla colocado mal”. Contó que “me fracturé el hueso calcáneo del pie derecho. Es un hueso del talón, muy importante porque recibe el peso del cuerpo. Gracias a Dios la fractura no fue tan grande, no necesité cirugía, solamente dos meses de silla de ruedas, yeso y después un mes de andador”. 

No pudo trabajar en las semanas siguientes al accidente, pero sí tenía organizado el reinicio en marzo, con un ayudante. La pandemia y el comienzo del aislamiento provocaron la postergación obligada. “Ahora estoy bien –señaló-. Había estudiado la manera de trabajar, apareció la pandemia y hubo que cambiar los planes”. 

Los controles son necesarios y de acuerdo a lo que manifestó, “el municipio va a estar atento a nuestra manera de cuidar a la gente”. Y agregó que “el último tiempo había muchos chicos en los juegos, tocando todo, eso no estaba bien. La gente empezó a decir porque los juegos sí y la calesita no. Se lo planteamos al intendente, le llevamos el protocolo y fotos de los elementos de prevención que tenemos para usar”. 

Finalmente, anticipó que “no habrá un sorteo por el Día del Niño, pido a todos tener paciencia, es prioritario evitar la aglomeración. Si la cosa se aliviana el Día de la Madre vamos a hacer un sorteo para ellas y el que quede pendiente por el Día del Niño. Nunca fallamos, pero hay que esperar, lo haremos en la medida que veamos que la situación va mejorando”.               

Te interesaría leer