Con su tesoro. En Olavarría, donde transcurre su vida –es dueño de un gimnasio-, Galván guarda la ca

Deportes

Cristian Galván

Una zurda que puso primera en Primera

18|07|20 09:41 hs.

La historia del fútbol tresarroyense está plagada de figuras, de jugadores que dejaron su huella y que destacaron a nivel local, regional e incluso nacional. Además, hay hechos específicos que han quedado guardados en la memoria del colectivo de amantes del balompié. 


La gran campaña realizada por el Club Atlético Huracán es uno de estos hechos. El Globo comenzó su travesía por el fútbol profesional allá por 1998, cuando se destacó en el Argentino B y empezó la escalada que lo llevó a disputar una temporada –la 2004/2005- en la Primera División de AFA –de hecho, hace poco más de 10 días se cumplió un nuevo aniversario de la recordada epopeya-. 

Y, si mezclamos estos dos factores, encontramos una buena cantidad de jugadores que formaron parte de ese equipo y que fueron piezas importantes en momentos claves. Uno de ellos es, sin dudas, Cristian Galván. El Gorila, como se lo bautizó en Tres Arroyos, fue pieza fundamental del engranaje de aquel equipo que comandaba primero Hugo Tenaglia y luego Eduardo “Chavo” Anzarda, aportando sacrificio y gol. 

Con una gran velocidad y potencia física y una zurda peligrosa, el volante terminó siendo fundamental, ya que fue quien abrió el marcador en el duelo de vuelta ante Atlético Rafaela por la Promoción. Además, el zurdo fue el autor del primer tanto del Albo en Primera, en aquel recordado empate con Estudiantes 1 a 1 en el estadio de 1 y 57.


Herrera, ya vencido, observa como la pelota se cola en la red, mientras Galván ya se “llena la boca de gol”. Estudiantes y Huracán empataron 1 a 1 en aquella primera fecha del Torneo Apertura 2004


Una vida en Globo 
Cristian Galván pasó gran parte de su vida futbolística defendiendo los colores de Huracán. Si bien pasó por Sportivo Olimpo y Ferro Carril Sud de Olavarría, su nombre siempre estará ligado al Globo, y más aún, los 4 de julio.

“Es una fecha que quedó en la memoria de todos y un recuerdo que va a durar para siempre y más para mí que me tocó jugar y convertir un gol… es importante para cualquier jugador ya que cualquiera querría estar en ese lugar” comienza diciendo el otrora volante.   

- Imagino la cantidad de mensajes que debes tener cada vez que se acerca la fecha, es una costumbre en estos últimos años… 
- Siempre ha sido una fecha importante tanto para mí como para el club. Es un logro importantísimo que se pudo dar; se llegó hasta lo máximo que se podía llegar así que sí, tengo llamados de compañeros que me ha dado el fútbol y en esa fecha nos comunicamos… además por ahí un periodista siempre me llama. Está bueno porque hace un montón de tiempo que la gente te recuerda sabiendo que hiciste bien las cosas. 


Galván le ofrece su ayuda a Ezequiel Miralles, en el festejo de un gol. De espaldas, otro histórico, Jorge "Chopi" Izquierdo


- Imagino que con Huracán deben tener un sentimiento muy especial de manera recíproca. Vos estuviste muchos años en el club… 
- Estuve 13 años ahí jugando, así que no tengo más que palabras de agradecimiento hacia la gente. Traté de aportarle como cada jugador que fue… por ahí tuvimos la suerte de venir jugando desde el Argentino A hasta Primera casi los mismos jugadores, entonces eso te daba la pauta de que se iban haciendo las cosas bien. 

El periplo del equipo albo fue rápido y vertiginoso y Galván lo recuerda casi a la perfección. “En el Argentino A quedamos afuera en el primer campeonato, no ascendimos por diferencia de un gol (en realidad fueron 2) y sí lo hizo General Paz Juniors. En el segundo torneo sí ascendimos y encaramos el Nacional B. Fue duro, pero no imposible porque en el primer año jugamos la Promoción con Lanús”. 


Contra Almagro


Aquella primera chance no se dio pero “seguimos luchando y por suerte después se nos dio. Nos enajenamos un poco cuando jugamos contra Almagro, que perdimos y ascendió en nuestra cancha, pero después nos tocó Rafaela, un equipo de Primera, que sabíamos que era difícil pero no imposible” recordó. En ese instante el Gorila hizo una pequeña pausa y reflexionó: “Es distinta la motivación que tiene un jugador del Nacional B para jugar en Primera que uno de Primera, que tiene miedo de descender. Nosotros íbamos confiados, no teníamos nada que perder, es más, teníamos más para ganar”. 

- ¿Se sentía la diferencia cuando jugaron con Lanús primero y con Rafaela después? 
- Con Lanús sí porque recién habíamos jugado el Nacional B por primera vez. Con Rafaela después no, porque eran un equipo que habían jugado el Nacional y sabían de qué se trataban las promociones, por eso fue más parejo… además eran de meter y por ahí Lanús era más vertical, era correr y correr.  

- Vos quedaste en la historia del club porque sos el autor de primer gol de Huracán en Primera. Dentro de un mes se cumplirá un nuevo aniversario de ese gol. ¿Cómo recordas ese partido, el gol...? 
- El bautismo máximo en Primera fue hermoso, algo soñado para cualquier jugador, más por como veníamos nosotros, jugando desde abajo. Se nos dio justo de empatar ese partido y eso quedará siempre en la memoria de cada uno. Recuerdo a la gente alentando y era algo impresionante… 


foto Miguel Angel


- ¿Pudiste ver el especial que hizo TyC Sports del ascenso de Huracán? 
- Sí, lo vi, justo fue un domingo a la mañana. Igual amigos como Fone de ahí de Tres Arroyos me mandaron la captura de pantalla para que lo vea así que, estuvo todo muy bien. 

- ¿Qué significa para vos verte, recordar los partidos? 
- Es una emoción pensar que estabas ahí arriba y que habíamos llegado desde tan abajo. Yo arranqué en un club la campaña y después jugar en Primera es el sueño de cualquier pibe. 


Una montaña de fútbol. La época en la que Huracán ganaba, gustaba y goleaba por las canchas del país (archivo)


- A la distancia... después de que pasaron muchos años. ¿Qué crees que le faltó a Huracán para poder mantenerse durante muchos más años en la B Nacional? 
- Nada, bajar de Primera al Nacional B fue un golpe duro… por ahí pasó porque no se mantuvieron los mismos jugadores. Cuando descendimos de Primera dieron de baja a todos los jugadores, ese, para mí, fue el error más grande... yo quedé porque era jugador del club, pero había chicos que veníamos jugando del Argentino B o Argentino A. Se fueron todos, no quedó nadie... quedamos 3 o 4 nada más, vinieron todos nuevos y de ahí se empezó a ir... venían 15 o 20 jugadores cada nuevo campeonato, entonces no tenías una base como para seguir peleando.  

- Huracán tenía un plantel con mucha experiencia antes de que se desmantele. 
 - Me acuerdo que la última vez que estuvimos todos estaba Clausen dirigiendo, después no siguió más, se fue; dio de baja todos los jugadores y no siguió y creo que ahí le erraron también. Después volvió Anzarda. Creo que si hubiésemos estado los jugadores de antes, todo habría sido distinto.  

Cristian Galván fue uno de los últimos jugadores de aquella histórica campaña en abandonar el club. Hoy su vida transcurre en su Olavarría natal, aunque el nexo con Tres Arroyos sigue vigente. “Al club hace bastante que no voy, pero a Tres Arroyos voy seguido” asegura, pensando que “la próxima vez por ahí paso un rato a ver cómo está”. 

En el cierre de la charla, el volante se tomó unos minutos para agradecer “a los de siempre, a toda la gente y a todo lo que tiene que ver con el club… utileros, la gente de la cantina, de la pileta, para todos nada más que un agradecimiento y decirles que pienso en ellos en cada momento que hay algún aniversario”.