Internacional

.

#BlackoutTuesday: la iniciativa contra el racismo que se multiplica en las redes

02|06|20 20:35 hs.

Este 2 de junio el color negro se ha apoderado en gran medida de las principales redes sociales. En Twitter, Facebook… pero sobre todo en Instagram, imágenes de color negro publicadas por personas anónimas, personajes famosos e incluso empresas claman contra el racismo en Estados Unidos y otros países recordando a George Floyd, el afroamericano de 46 años que perdió la vida hace poco más de una semana tras ser arrestado por la policía en Minneapolis.




Blackout Tuesday (Martes de apagón, en español) es el nombre con el que se ha difundido esta iniciativa que ha partido del mundo de la industria musical estadounidense y se ha extendido rápidamente a otros sectores y rincones del planeta. El objetivo es parar, reflexionar sobre el racismo y actuar contra él. 

Las promotoras de este parón han sido las directoras musicales de Atlantic Record y Platoon, Jamila Thomas y Brianna Agyemang, que iniciaron Blackout Tuesday con la etiqueta #TheShowMustBePaused (El espectáculo debe parar) como una respuesta a la muerte de George Floyd y otros ciudadanos afroamericanos a manos de la policía en Estados Unidos. 

La web creada para difundir la iniciativa, theshowmustbepaused.com, explica que nace “ante el permanente racismo y la desigualdad que existe desde la sala de juntas hasta el bulevar” y asegura que no seguirán haciendo negocios como de costumbre “sin tener en cuenta las vidas de los negros”. 

A la iniciativa se han sumado cantantes como Katy Perry , Rihanna o Ricky Martin plataformas como Apple Music y Spotify, cadenas de televisión como MTV o VH1, así como radios musicales como BBC Radio 1. E innumerables personas anónimas que pueden encontrarse en redes sociales a través de la etiqueta #BlackoutTuesday.

La muerte de George Floyd 
El pasado lunes 25 de mayo, lo que empezó como un aviso sobre un intento de pago con un billete falso de 20 dólares estadounidenses terminó con la muerte de George Floyd. Tras ser arrestado, tres policías presionaban su cuerpo contra el suelo. Uno se arrodilló sobre su cuello y otros dos sobre la espalda y sus piernas mientras el detenido les decía “no puedo respirar”.



Durante 8 minutos y 46 segundos se mantuvo uno de los agentes con su rodilla sobre el cuello del hombre. Tras los primeros 6 minutos, Floyd dejó de reaccionar. Pese a ello, y la insistencia de algunos presenten en que le tomaran el pulso (uno de los agentes lo hizo, sin poder encontrarlo según manifestó), los policías siguieron inmovilizando al detenido sin moverse unos minutos más. 

 El hombre fue llevado al hospital y declarado muerto una hora después. Tanto la autopsia oficial como la encargada por la familia concluyen que el hombre falleció “por asfixia producida por compresión del cuello y la espalda que desencadenó la suspensión del riego de sangre el cerebro”. Sería, por tanto, un homicidio. DIB