Agustina Ortiz, entre la docencia y la Tecnicatura en Turismo

Sociales

Agustina Ortiz y Hugo Costanzo

Dos realidades de una misma paleta

31|05|20 19:17 hs.

Agustina Ortiz y Hugo Costanzo viven este momento de cuarentena de diferente manera en cuanto al arte. 


Agustina, con su trabajo de docente de Plástica en la EATA más el haber retomado las clases del Instituto en la Tecnicatura en Turismo dice “no tengo tiempo para nada. Hoy por hoy en Turismo los profesores te mandan trabajos como si fuese presencial. En tanto con el colegio lo hacés todo por la plataforma de la EATA pero no es lo mismo porque es más lento, los docentes estamos trabajando mucho más que antes. Mi proyecto de los trabajos que quería mandar a España quedó en la nada… imagínate con el valor del dólar ahora lo dejé en stand by como también trabajar en pinturas nuevas…”. 

En tanto el caso de Hugo es diferente porque para él “aún en los tiempos de King Publicidad que teníamos mucho trabajo y varios empleados siempre me hacía un rato para hacer algo. Dos rayas, dos manchitas pero siempre hacía algo; yo creo que el tiempo se lo hace uno en estas cosas. A mí, ¿sabés para qué me sirvió esta cuarentena?, para dejar al descubierto algunas cosas que yo siempre las tenía adentro y nunca me animé a hacerlas”.


Hugo Costanzo siempre tiene tiempo para la pintura


Vuelta de tuerca 
Hugo Costanzo cree que en su vida debe tomar nuevas decisiones porque el tiempo pasa y lo habla con mucha soltura al futuro, a pesar de sus dudas. “Mi pretensión es ir de a poco avanzando en el proyecto de darle menos tiempo a la parte que me ‘da de comer’, la de publicidad, y ver si me puedo dedicar a pintar y dibujar durante todo el día. No sé cómo lo voy a hacer, no sé si me va a dar el cuero para eso… Estoy medio día en el estudio con May, hemos tenido poco trabajo realmente pues esto de la cuarentena ha retraído a muchas empresas y anunciantes. Me queda la tarde libre, mucho tiempo para hacer algunas cosas particulares pero también para pintar y dibujar. Y a mí la verdad me está haciendo mucho bien. Me da incertidumbre el tema económico como a cualquier ser que camine en dos patitas, pero yo no tengo tantos compromisos con mi vida. Mis hijas están grandes, tienen un buen pasar, Agustina me acompaña y ha colaborado mucho en esto. Además tengo 77 años… me da miedo como todo cambio. Lo que me ha dado para vivir ha sido siempre la publicidad, he tenido más o menos trabajo pero siempre he tenido un nivel de ingresos que me permitía vivir cómodo. Pero este es un cambio que yo lo quiero hacer porque me debo el para mí. Supone que vaya pasando de un medio día de trabajo y después el resto es para mí, para proyectar, para pintar y bueno sigo produciendo”. 

Seguir adelante 
Con su actual pareja, Agustina, están viviendo distintas realidades ya que en el caso de ella la pandemia le coartó la gran posibilidad de exponer en el extranjero. A esto se sumó su actividad como docente y la de alumna de Turismo. 

En tanto Hugo es como que ve con mayor claridad, no por ser más decidido, sino por creer que este sería el momento: “Yo siempre he estado trabajando, si vos vieras la cantidad de dibujos que tengo ahí, toda mi vida he estado dibujando y pintando, entonces no lo quiero perder. Ojalá pudiera decir armo una exposición o una muestra y puedo vender dos o tres trabajos para invertir o reinvertir en esto”. 

Aquí el presente le marca que la realidad económica ha puesto difícil la concreción de muchos de sus proyectos en pintura. “Como está tan acotada la cosa me quedé quieto, por ejemplo no compro óleo; mis hijas para Navidad me regalaron unas cajas de óleo pero hoy no puedo comprar por el costo. Pero vos sabés que a pesar que este país todo lo criticamos tantas veces, el Fondo Nacional de las Artes largó una convocatoria que se llama Beca para Sostener la Cultura. Esa beca no es tan así porque tenés que devolverla, te piden datos, currículo, obras, fotos de catálogos toda una cosa bastante puntual. Yo la mandé toda, me dieron el OK que lo habían recibido bien y estoy esperando porque creo que a fin de mes resuelven. Te dan hasta veinte mil pesos, yo no pedí eso saqué una cuenta en cuanto a valores que averigüé y solicité quince mil y puse claramente que era para materiales”. 

Así con la franqueza que siempre da él cuando hablamos de plástica, se refiere a esta particular situación de la pandemia desatada por el Covid-19 que nos toca a todos; pero que evidentemente a Hugo Costanzo le está sirviendo para tomar “decisiones y para dejar al descubierto algunas cosas que yo siempre las tenía adentro y nunca me animé a hacerlas”.