El titular de la DDI y otro oficial durante el allanamiento a la joyería Mercalli

Policiales

Violento asalto a una jubilada

Aprehendieron a dos sospechosos e identificaron a un presunto reducidor

31|05|20 10:03 hs.

Dos sujetos fueron detenidos ayer por la policía en el marco de la investigación iniciada tras el violento asalto a una jubilada perpetrado en la madrugada del martes en su domicilio de la avenida Ameghino 115. 


Los sospechosos fueron identificados extraoficialmente como Maximiliano Salazar, alias "Vieja”, de 36 años, e Iñaki Irigoyen, de 20, quienes fueron imputados del delito de “robo”, mientras que el joyero Carlos Mercalli, sobre quien no se dispusieron por el momento medidas restrictivas de su libertad, fue acusado de “tenencia ilegal de arma de uso civil y encubrimiento agravado con fines de lucro”, luego que las fuerzas de seguridad instruídas por el fiscal Carlos Facundo Lemble secuestraron joyas, dos armas de fuego, teléfonos y una computadora en su local de la calle Chacabuco 454. 

Si bien no se brindaron muchos detalles de la investigación por cuestiones de reserva, pudo saberse que los procedimientos que culminaron con estos arrestos fueron realizados entre la mañana y el mediodía de ayer en la casa de los sospechosos, el citado local de Mercalli y su domicilio particular. 

En ese sentido, trascendió que los otros domicilios registrados son viviendas ubicadas en el barrio Fonavi a la altura de la avenida Almafuerte al 800, otra en Charcas al 500, estos dos inmuebles es donde fueron arrestados Salazar e Irigoyen, y en el lugar donde incautaron teléfonos celulares y prendas de vestir, y la casa de Mercalli, en la calle 12 de Octubre entre el 400 y el 500.

Con antecedentes 
A los sospechosos la policía llegó luego de un exhaustivo análisis de cámaras de seguridad y testimonios con lo que se le solicitó a la Fiscalía que pida los allanamientos al Juzgado de Garantías, subrogado en este turno por el doctor Carlos Mazzini. 

Posteriormente, fuentes del caso informaron a LA VOZ DEL PUEBLO que testigos y cámaras condujeron a los investigadores a la céntrica joyería, donde el procedimiento se extendió hasta pasadas las 22 de ayer.


Allanamiento en la joyería Mercalli


De los aprehendidos, que anoche permanecían alojados en la sede de la Estación de Policía a la espera de ser convocados por el doctor Carlos Lemble a la sede de la UFI N°13, donde anoche al cierre de nuestra edición permanecía analizando los elementos incautados, se sabe que Salazar tiene antecedentes penales firmes por delitos contra la propiedad, mientras que Irigoyen no tendría prontuario. 

La investigación que culminó con sus aprehensiones comenzó poco después de conocerse el dramático asalto a la jubilada Graciela Franzosi, a quien dos sujetos encapuchados se le metieron en su casa luego de patearle la puerta del frente y, una vez adentro, la golpearon para robarle unas pequeñas alhajas de oro que, justamente ayer se transformaron en el principal objeto de búsqueda por parte de los miembros de la DDI, que trabajaron con el apoyo de Caballería y la policía de seguridad local. 

Por el momento, restaba que la damnificada se acerque a una sede policial a reconocer los elementos incautados para que el fiscal decida el camino a seguir con los sospechosos aprehendidos.  

                       00000000000000000000000000000000000000000

Otro hecho
Un menor de edad fue trasladado al área de emergencias del hospital Pirovano luego de haber sido asaltado en la calle por otro delincuente que, a golpes, le sustrajo el celular. 

El hecho, que fue confirmado por LA VOZ DEL PUEBLO, aunque con pocas precisiones acerca del lugar de su comisión, ocurrió entre la 16 y las 17 del viernes. A raíz del mismo, el joven fue trasladado al área de emergencias, donde según fuentes médicas, recibió las respectivas curaciones y fue dado de alta horas más tarde. 

La policía, como ocurre desde hace semanas, no brinda información al respecto (y por primera vez, ni siquiera una confirmación a la prensa), según alegan, por disposición del Ministerio de Seguridad.