Sociales

El rincón de Andrés Errea

Hoy compramos en Casa Arteta

31|05|20 01:12 hs.

En la época en que por la calle Colón se circulaba en sentido contrario al actual, ya en la esquina de esta arteria, cruzando Hipólito Yrigoyen, se encontraba Casa Arteta. 


Además de estar situada en un lugar de privilegio, llamaba la atención su cartelería, diseñada en letra “redondilla”, aquella que en la escuela primaria, hacíamos con pluma gótica. 



Surge en la década del ’30 (más precisamente en 1938), como casi todas las grandes cadenas de negocios: Gath y Chaves, Adúriz, Galli, Tonsa, entre otras. Cuando comenzó a funcionar, las calles principales ya estaban empedradas facilitando, de esta manera, el tránsito de carruajes y automóviles (según lo muestran las fotografías). 



Como ya se ha dicho, en otras entregas, estas sucursales de las cadenas de tiendas, contaban con múltiples secciones, las mismas de que disponían sus respectivas casas centrales. En las grandes vidrieras se podían observar los rubros de zapatería, marroquinería, telas, ropa de niños y de adultos, y hasta artículos de mercería, desde hilos para coser o bordar, hasta botones.



Las características de esta tienda requerían de un numeroso personal, para atender las demandas de una nutrida clientela y reordenar, posteriormente, la mercadería ofrecida. 



Todos los empleados, tanto mujeres como hombres, estaban uniformados, cuestión que, además de otorgarles cierta jerarquía a los comercios de la época, permitía identificarlos según la sección a la que pertenecían. 



El espacioso local en el que estaba emplazada la tienda, mejoraba, notablemente la circulación de los potenciales clientes y permitía además, detenerse a observar calidad y comparar precios. 



No faltaban, como en otros negocios del ramo, las clásicas liquidaciones de fin de temporada y algún que otro sorteo importante del cual debían ser rigurosamente informados los clientes por los vendedores, además de figurar en sus vidrieras. 



 Esta entrega sobre Casa Arteta, va a acrecentar, para muchos este imaginario álbum de recuerdos.