Lucas y Rubén Fonte, del rubro materiales de construción

Chaves

Gonzales Chaves

Construcción y campo siguen su marcha

14|05|20 11:53 hs.

Con motivo de la cuarentena muchos comercios han sufrido en su economía y otros con la apertura que se ha realizado en el último tiempo se están acomodando en cuanto a su funcionamiento. Para saber respecto al rubro de materiales de construcción dialogamos con Lucas Fonte, que tiene su comercio junto a su padre Rubén. 


En principio manifestó que “nosotros estuvimos cerrados quince días y luego se dio la posibilidad de abrir y no hemos notado gran diferencia en relación a la época normal, salvo que se tienen menos horas para trabajar, pero gracias a Dios podemos hacerlo",

En ese sentido, Lucas apuntó que “la gente responde bien, no nos podemos quejar, como tenemos buen surtido el cliente encuentra de todo, incluso como ahora hay muchos que están en sus domicilios siempre algo tienen que hacer y necesitan de nuestros materiales”. 

En referencia a los costos “hay cosas que subieron, pero no demasiado, en lo nuestro estuvo el aumento alrededor de un diez por ciento, que creo que se da porque todo el mundo necesita vender, no sé qué pasará más adelante”, especificó.

Fonte destacó que fundamentalmente “lo importante es que no hay faltantes de mercadería, solo había inconvenientes con el abastecimiento de los ladrillos, pero ahora se va normalizando, lo demás todo normal, incluso siempre van surgiendo nuevas cosas que hace que vayamos actualizándonos y de acuerdo a lo que nos demanda el cliente”. 

Previo a la cuarentena “veníamos trabajando bien, no nos podemos quejar, si bien había un mes más difícil que otro, pero todo bien, además tenemos un solo empleado, el resto lo hacemos todo en familia. Lo que sí se terminaron los plazos y ese es un problema ahora, porque no pasa de treinta días y en otros casos es solo a siete días, con lo cual nosotros también tuvimos que cortar la financiación”.

Y el campo 
“Creo que la gente del campo tiene un privilegio en esta situación de cuarentena debido a que se sigue trabajando, la cosecha se está levantando, con la ganadería se continúa igual, por lo cual en realidad nos ha tocado en un momento difícil para mucha gente que el caso nuestro no lo es tan así”, manifestaba a La Voz del Pueblo el productor agropecuario y consignatario de hacienda, Eugenio Arrachea. 


Eugenio Arrachea y el privilegio del campo en tiempos de pandemia


El aspecto negativo para el campo ha sido “la gran sequía que hubo, toda la zona que va hacia Laprida y De la Garma estuvo muy afectada, según datos estadísticos ha sido una sequía de las más fuertes en los últimos cuarenta años por dicha zona y eso hizo que todo lo que fuera la cosecha fina y lo que se está haciendo ahora de gruesa tenga malos rindes, y a su vez se sumó que no hubiera pasto para la hacienda, lo que llevó a que se tuvieran que vender anticipadamente los terneros y en ese caso de la vaca también”. 

Consultado si esta situación llevó a que el valor de la hacienda se redujera, Arrachea aseguró que “en realidad el precio mientras se mantenga el consumo va a seguir estando estable, incluso si esta pandemia se prolonga en el tiempo, el consumo va a disminuir mucho y mientras no abra Europa la exportación de los mejores cortes, no habrá buenos valores. La disminución del consumo todavía no se nota mucho en los pueblos, porque dentro de todo la carne sigue siendo la mejor variable en relación al valor de otras mercaderías, pero hay lugares que ya se nota la reducción”.

Remarcó como algo “bueno es que desde hace unos veinte días a la fecha, todo lo que es vientre que estaba más rezagado hoy se lo está demandando, lo cual implica que hay interés de aumentar la hacienda en los campos, fundamentalmente porque la agricultura no ha acompañado para nada por el clima y se está apuntando más a la ganadería, que siempre ha sido un valor muy firme ante cualquier circunstancia”. 

Finalmente Arrachea apuntó que “lo más importante de esto que nos está pasando al mundo entero, independientemente de que se encuentre la vacuna o no, creo que la principal vacuna somos nosotros mismos, si no nos damos cuenta que nos tenemos que cuidar y hacer caso de todo lo que la gente de la ciencia nos aconsejan, si no lo cumplimos, será muy complicado”.