Policiales

.

Tras la queja, finalmentele tomaron la denuncia

08|05|20 10:15 hs.

Finalmente, la encargada del comedor solidario que se había quejado públicamente de la imposibilidad de denunciar al responsable del robo de su bicicleta porque no le habrían querido recepcionar la declaración en la seccional tresarroyense, ayer pudo completar el trámite ante el personal de la DDI. 


Se trata de Cristina Ruíz, la encargada del comedor barrial Payasolidaria, quien en la tarde del lunes sufrió la sustracción de su bicicleta en las instalaciones del espacio de asistencia alimentaria, en la calle Jujuy 1042. 

Presa de la indignación, la damnificada decidió compartir su mal momento en las redes sociales. La publicación fue vista por algunos vecinos que, al día siguiente, se encargaron de resitituirle el rodado, no sin antes abonar una especie de “rescate” a la persona que se lo había robado. 

Si bien ninguna de estas personas aceptó identificar al autor de la sustracción, Ruíz realizó unos sondeos en el barrio que le permitieron evacuar sus sospechas y confirmar la identidad del responsable del hecho: un joven que había salido hace poco de prisión y que, mientras estuvo confinado, sus hijos concurrieron al comedor donde luego terminaría robando la bicicleta de su encargada. 

Cuando Ruíz tuvo confirmada la identidad del autor, se acercó a la Estación de Policía para radicar la correspondiente denuncia y se encontró con la respuesta menos esperada. El oficial encargado de recepcionarle la denuncia penal, le dijo que no le podía tomar la declaración, ya que, como había recuperado la bicicleta, “no había nada para investigar”. 

Intervención judicial 
La damnificada compartió su bronca en una entrevista con LA VOZ DEL PUEBLO en nuestra edición del miércoles, donde cuestionó la respuesta recibida y criticó la postura oficial de denunciar, cuando después terminan ocurriendo circunstancias como la que le tocó vivir, “lamento mucho la justicia que tenemos, luego dicen que vayamos a la comisaría”, dijo. 

Sin embargo, cuando el caso tomó estado público, fueron los miembros de la UFI N°16, a cargo del doctor Gabriel Lopazzo, quienes tomaron contacto con la situación y motivaron una entrevista de los miembros de la DDI con la damnificada que, finalmente ayer por la tarde, logró informar sus sospechas a los policías que actúan a instancias del Ministerio Público. 

Ahora, con esa información, la Justicia formará la respectiva causa y tratará de reunir los elementos que permitan el procesamiento del sujeto identificado en la respectiva denuncia.