La Ciudad

.

Un aporte doble para la salud pública

07|05|20 10:32 hs.

Representantes de la Escuela de Educación Secundaria Técnica N°1 entregaron un total de 64 máscaras a la Municipalidad de Tres Arroyos. Las mismas fueron elaboradas por los docentes Oscar y Hugo Muda, utilizando para ello las dos impresoras 3D del establecimiento, haciendo uso a su vez de otras dos cedidas por las Escuelas de Educación Secundaria Agraria N°1 y N°2 de Micaela Cascallares. 


El material utilizado fue proporcionado por la municipalidad y el trabajo se realizó de manera domiciliaria. 

El automatizador 
Hugo Muda, quien es vicedirector de la institución educativa, contó a La Voz del Pueblo que además pudieron desarrollar el prototipo de un automatizador para ambú, un dispositivo utilizado para suministrar ventilación a aquellos pacientes que requieren de esa asistencia que además no requiere de intubación. 

El automatizador pudo ser construido por medio de un router 3D de la Escuela Técnica y de un fresador de la misma institución. 




El sistema, que el secretario de Prevención y Salud, doctor Gabriel Guerra, prometió ir a ver, permite regular tanto la velocidad como la cantidad de aire insuflado. 

El profesor dijo que primero construyeron uno que no resultó “confiable”, pero que en consecuencia se produjo otro “con una serie de modificaciones. Lo tuvimos 10 horas prendido y respondió perfecto”, aseguró. Y hasta consideró que en caso de necesitar realizar una cantidad importante podría tomar entre uno y un día y medio, tal posibilidad para desarrollarlos en serie. 

Trabajo domiciliario 
“El proyecto surgió a partir de esta situación que estamos viviendo, y ante la necesidad de barbijos y máscaras vimos la posibilidad de poder hacerlas con las impresoras 3D”, dijo Muda. 

Agregó posteriormente que una vez que se hicieron los primeros barbijos en plástico, resultaron “rígidos e incómodos para usarlos, a pesar de ser útiles”. Sumado a ello su elaboración por unidad demandaba unas cuatro horas de trabajo de cada impresora, y en consecuencia se pensó en las máscaras. 
¨Nos dedicamos a las máscaras y se lo planteamos a la Municipalidad, y nos dijeron que sí. Sacamos modelos de Internet, se reformaron, las adaptamos para que fueran más cómodos y empezamos a imprimirlas”, contó el directivo. 

Muda explicó que el trabajo fue hecho por su hermano, él mismo y personal de la escuela “en las casas particulares porque así no nos teníamos que juntar. La impresión tarda mucho tiempo. Una hora y veinte demora una sola máscara. Era estar muchas horas en la escuela esperando a que se hicieran, y teniéndolas a las impresoras en las casas generó más tiempo de dedicarnos a otras cosas mientras tanto”, concluyó.