En esta casa vivía Matías Verga y su familia. Hoy están en la calle esperando poder volver

Policiales

Hace una semana deambula con su esposa y un bebé

Desesperante: salió un momento con su familia y le usurparon la casa

01|04|20 08:51 hs.

Un joven y su familia salieron de su casa para visitar a otro pariente que reside en Indio Rico y, su ausencia fue aprovechada por dos parejas para ocuparle la casa. 


El hecho, por el que se realizó la respectiva denuncia penal y ya está tomando intervención la UFI Nª13, a cargo del doctor Carlos Lemble, motivó también el interés del propio intendente Carlos Sánchez, quien ordenó que se ayude a la familia; ocurrió el pasado viernes 20 de marzo, en una vivienda ubicada en la calle Rondeau 1136, encuadrada dentro del Plan Federal que la propia Municipalidad les entregó en 2011. 

La casa está a nombre de la esposa de Matías Verga, un changarín de 29 años, que prefiere no revelar la identidad de su mujer y madre de un bebé de ambos de siete meses de edad, quienes la primera noche de la noticia, la pasaron en la calle. 

Todo comenzó cuando el joven se encontraba en Indio Rico, donde recibió la noticia del inicio de la cuarentena y, poco después, el llamado telefónico donde vecinos le advirtieron la presencia de desconocidos tomando su casa. 

Inmediatamente, Verga se acercó al inmueble para dialogar con los moradores, quienes lo amenazaron de muerte, antes de advertirle que “no le tenían miedo a nada ni nadie”. 

“Fuímos con la policía y desde adentro (el ocupante) nos amenazó. El sábado (21) fuí con dos amigos míos, a ver cómo podía arreglar para recuperar la casa, y (los ocupantes) se pusieron en una posición de que no se iban a ir y, cuando yo me estaba yendo, me empezaron a amenazar, diciendo que si volvía ahí a ‘molestar’, nos iban a hacer boleta a mí y a mi familia. ‘Nosotros no le tenemos miedo a nadie’, me dijeron”, recordó.

El miedo mayor 
Ahora, mientras que esperan que la Justicia resuelva la devolución de la casa que le adjudicaron a la mujer en 2011, ven como los ocupantes sacaron sus cosas a la calle y venden aquellos elementos a los que pueden sacarle algo de valor, “sé que el televisor me lo estaban vendiendo”, dijo. 

Fueron días difíciles para Matías Verga, quien buscó ayuda por todos los rincones institucionales de la ciudad y, con la ayuda del propio intendente Carlos Sánchez, se instruyeron las actuaciones judiciales de índole penal para constatar la ocupación ilegal y formar un expediente que está en la órbita del fiscal Carlos Lemble,. 

“Fuímos a hablar con el intendente y él le ordenó a Pablo Abraham para ayudarnos y hasta Acción Social tomó intervención. El tema acá es que ellos nos quieren vender la casa y hacerse un mango”, explicó preocupado.

El temor a una venta, a pesar que aseguran tener documentación, está sostenido por la posibilidad de que los ocupantes se hagan de papeles truchos que les permitan engañar a algún comprador distraído, “nosotros tenemos un papel firmado por el intendente, donde dice que nos adjudican la vivienda, que nos dan los derechos para vivir ahí. Tenemos todos los impuestos pagos a nombre nuestro, los servicios como la luz y el gas. Incluso ellos (por la gente del Municipio) se acuerdan del momento en que la propiedad nos fue cedida como corresponde a mi señora”, indicó el joven a este diario, antes de informar también que, a pesar de cortarles un servicio como la luz, estos realizaron una conexión ilegal en una casa vecina, donde cada vez que Celta procede al corte, aseguran, que vuelven a conectarse. 


La denuncia radicada la misma noche del incidente


En la actualidad, la casa se encuentra tomada por dos hombres, uno que acaba de salir de la cárcel tras haber purgado una condena por distintos delitos contra la propiedad, dos mujeres y cinco menores de edad, “esto te da impotencia porque la Justicia, dentro de todo va rápido, porque se metió la Municipalidad y el doctor Pablo Abraham, pero para nosotros es un trastorno”, comentó el joven, que ayer pensaba dormir en lo de su suegro y, los demás días de la semana, rodará con su bolso entre distintas casas de amigos y familiares. 

“A pesar de que a nosotros nos llegaron las chequeras recién el año pasado, nosotros vamos pagando todas las cuotas al día. Igualmente, ellos (por los ocupantes), consiguen papeles truchos para venderlas. Yo quiero recuperar mi casa y que no engañen a otra pobre gente”. 

LA VOZ DEL PUEBLO pudo confirmar con fuentes del caso que la policía ya realizó pericias en el inmueble a los efectos de determinar si hubo ingresos violentos y, esas actuaciones, ya están en manos del fiscal Carlos Lemble, quien deberá resolver en los próximos días el destino de esta causa en función de los elementos recolectados, se indicó.