Sociales

Un idioma milenario

“Muestra nushu”, Alianza Francesa 2009

16|02|20 16:37 hs.

Aisladas en sus casas y sometidas a la autoridad de los hombres, las mujeres de una remota provincia china, crearon hace siglos un lenguaje secreto para comunicarse libremente entre sí: el nushu. Mediante mensajes camuflados en telas, abanicos y objetos compartían sus más íntimos pensamientos y emociones. 


En octubre del 2009 participé con cuatro artistas más en una muestra que se realizó en la Alianza Francesa de Bahía Blanca. Fue una muestra que justamente “no pasó sin penas ni gloria”, es verdad hoy ya hacen 11 años de ese momento, pero fue una muestra que dejó, aparte de la increíble camaradería entre el grupo creativo, un cúmulo de nuevos conocimientos a partir de un disparador que generó más de una expectativa y otros muchos proyectos personales. 

Cinco miradas diferentes, donde mujeres, esposas, madres, docentes, trabajadoras y talentosas artistas (esto último lo digo por mis colegas), nos agrupamos en torno al secreto lenguaje de aquellas mujeres orientales, para sumergirnos con miradas femeninas en ese mundo fascinante y misterioso, cargado de símbolos y sentidos. Fue una exposición femenina, donde se destacó el conflicto de género subyacente en el lenguaje nushu.

Una problemática social donde el idioma ayudó para sobrevivir a muchas mujeres en una sociedad machista, en la cual la inferioridad de derechos era moneda corriente. 

El nushu fue una lengua que existió en China desde el siglo III de nuestra era, no fue conocida al mundo hasta 1983, debido al intenso secretismo que siempre rodeó a esta lengua.

Lo verdaderamente fascinante es que esta lengua surgió como un sistema para contrarrestar los abusos de una sólida sociedad machista. Tal era la discriminación de las mujeres en la China antigua, que no sólo les estaba prohibida la educación, sino que además debían vivir encerradas en las casas de sus maridos o padres. De manera que ellas fueron inventando un idioma secreto, al que los hombres no tuvieran acceso. Por medio de increíbles y delicados bordados transmitían, los diferentes caracteres que encerraban significados íntimos, reflexiones, dolencias, consejos o simplemente descripciones de hechos cotidianos. Un vínculo propio y fuerte que les permitió a esas mujeres sobrevivir momentos de crudas realidades. 

”Las cartas del tercer día”, folletos disimulados de varias maneras que, secretamente eran escritos dejados por las madres y tías, sus hijas y sobrinas que servirían a manera de consejos, recomendaciones y canciones. Por medio de bordados en dibujos abstractos, en jarrones, abanicos y pinturas iban y venían innumerables mensajes secretos que quedaban guardados en corazones de hielo. 

Muchos de estos testimonios, eran destruidos una vez leídos debido a su carácter secreto, por lo cual fue difícil su acceso, su reconocimiento y recuperación como un elemento indispensable y único del patrimonio cultural de la región de Huan. 

La prestigiosa Universidad de Qinghua, se interesa por esta temática, por una lengua que casi extinguida fue recuperada por su última representante hablante, Huanyi quién aprovechó la Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Mujer celebradas en Beijing en 1995 para entregar a los estudiosos gran cantidad de escritos y artículos que servirían para difundir esta lengua casi extinta, en un libro publicado en el 2006. 

Lo más llamativo de esto es que a partir de la recuperación de este idioma, esta región de China tuvo una explosión turística a partir de un grupo de mujeres jóvenes que comenzaron a retomar el idioma olvidado, pero esta vez no por razones de comunicación y opresión, sino por motivos económicos. 

Miles de turistas llegan buscando comprar poemas o encargar textos especiales a medida escritos en Nushu, 1700 años después de haber nacido, las mujeres han encontrado una vez más un beneficio positivo en un recurso cultural, generando un producto económico de desarrollo regional. 

¿Posibilidades?... infinitas, sólo hay que encontrarlas. 

(*) Docente, publicista y artista plástica